Avon amplifica en Chile #CambiaElTrato, la campaña en que hombres visibilizan la violencia contra las mujeres

¿Cuál es el límite de lo que compartimos con nuestros contactos en el mundo digital?, ¿cuándo un piropo se transforma en acoso? o ¿en qué momento comentarios sobre el actuar de las mujeres puede convertirse en maltrato sicológico? Estas son algunas de las interrogantes sobre las que llama a recapacitar la campaña #CambiaElTrato, que forma parte del programa Promesa Avon para erradicar la violencia hacia mujeres y niñas, impulsado por la Fundación Avon.

Lanzamiento #CambiaElTrato.jpg 2La iniciativa busca hacer visibles agresiones que están naturalizadas en la sociedad y reconocer como prácticas violentas acciones que muchas veces no se perciben como tales.

A través de tres videos se recrean conversaciones donde hombres relatan instancias en que mujeres fueron objeto de intimidación, maltrato o violación a su intimidad, ya sea por acoso callejero, violencia doméstica o violencia sexual digital. En ellos invitan a sus pares a reflexionar y tener claro que, si bien, muchos actos no atentan contra la integridad física de una mujer, sí ponen en riesgo su autoestima, libertad y derechos.

La amplificación en Chile de #CambiaElTrato, iniciativa que tuvo a Argentina como punto de partida a nivel regional, se oficializó en una actividad realizada en la ONG Base Pública, en la que un panel de expertos lideró un conversatorio para abordar esta temática.

“Lo positivo de esta campaña es que no juzga ni acusa. Lo que queremos es que la persona que ejerce la violencia reconsidere su actitud y quienes sean testigos hagan visibles estos hechos; es realista, ya que muestra situaciones que todos hemos presenciado alguna vez; y tiene un tono optimista, pues creemos que empoderando a las personas podemos incentivarlas a actuar y generar el cambio”, comentó Susana Casabé, directora de Comunicaciones de Avon y vicepresidenta de la Fundación Avon para el Grupo de Mercados Sur.

A nivel local, #CambiaElTrato cuenta con el apoyo de Fundación Honra, entidad que hace seis años lucha por la equidad de género y la no violencia en la pareja; Fundación Libera, cuya línea de acción es prevenir y combatir la trata de personas y la esclavitud en todas sus formas; además de la Asociación de Magistradas Chilenas (MACHI), que tiene como foco la promoción y defensa de los derechos de las mujeres.

“Cuando hablamos de #CambiaElTrato nos referimos a un cambio cultural enfocado netamente en los hombres, para que se responsabilicen por sus actos. No debemos esperar a que sea una amiga o familiar la víctima para que nos afecte y nos importe, este es un problema social y una vulneración a los derechos humanos, ya que las mujeres tienen derecho a una vida libre de violencia”, declaró Tomás Honorato, director de Fundación Honra.

Visibilizar estos hechos es tarea de todos, por eso Avon y Fundación Avon Global invitan a todas y todos a generar conversación sobre esta realidad, compartiendo los videos que se encuentran disponibles en www.cambiaeltrato.com y en la página de Facebook Promesa Avon Chile.

Protocolo y Licencia por Violencia de Género

 Una de cada tres mujeres será víctima de violencia en algún momento de su vida y Avon ve en cada una de ellas a una persona y no a una estadística. Por eso mantiene un fuerte compromiso con ayudar a poner fin a estos abusos y para materializarlo, históricamente ha donado 200 millones de dólares a la causa.

En esta línea, junto con la amplificación de la campaña #CambiaElTrato, se lanzó en Chile el Protocolo y Licencia por Violencia de Género, iniciativa que permite brindar el marco legal necesario para que trabajadoras víctimas de violencia dispongan de hasta 10 días hábiles, continuos o discontinuos, para abordar esta situación.

Paralelamente, el Protocolo les brinda un marco formal para acompañarlas y, a través de la intervención de equipos especializados, ayudarlas a enfrentar este escenario. Este proceso garantiza absoluta confidencialidad y la continuidad de la fuente de trabajo de la afectada.

Para acceder a ella no es requisito excluyente presentar una denuncia formal, quienes manifiesten la necesidad pueden acudir en una primera instancia al departamento de Recursos Humanos o a su superior directo para comenzar el diálogo y definir cómo se desarrollará este acompañamiento y asesoría, proceso en el que colaborará directamente la Fundación Honra y su equipo de profesionales.

“Desde Avon hacemos un llamado a todas las organizaciones a ser parte de este cambio y contribuir a generar un entorno laboral que permita a las mujeres contar con una red de contención que las ayude salir del círculo de violencia. Esta es una tarea primordial que tenemos tanto desde el sector privado como desde el sector público”, expresó Sebastián Abad, gerente general de Avon Chile.

El Protocolo surgió como una necesidad de ordenar la modalidad de atención de los casos que se presentaban dentro de la organización. Argentina fue el pionero en su implementación y desde agosto de 2017 a la fecha, se han incrementado en un 50% las consultas y pedidos de asistencia.

#QuienTeQuiereTeRespeta

 La violencia en el pololeo se manifiesta en diferentes formas y grados, se trata de un fenómeno social que habla de los tipos de comunicación presentes en las relaciones de pareja de los adolescentes en las que, muchas veces, prácticas agresivas se invisibilizan y aceptan como mecanismos válidos de resolución de conflictos.

Para contribuir en la tarea de enfrentar esta problemática, Fundación Avon apoya el proyecto #QuienTeQuiereTeRespeta, dirigido por Fundación Honra, que consiste en la realización de charlas y talleres formativos dirigidos a estudiantes de tercer año medio, padres y docentes, pertenecientes a 13 colegios de la Corporación de Educación de Valparaíso. El objetivo es crear un espacio de reflexión y debate para la desnaturalización de este tipo de violencia.

En su visita a Chile, las líderes de la Fundación Avon oficializaron una donación a Honra para poder continuar con el desarrollo de esta iniciativa.

Alza la voz: conoce esta novedosa campaña contra la violencia de género

Con la invitación a vivir en primera persona la experiencia de realidad virtual “S.O.S Ella”, que muestra en ficción la historia de Laura, una mujer que sufre diariamente la violencia sicológica de Pablo, su marido, Avon lanza oficialmente en Chile su campaña global “Alza la Voz” contra la Violencia de Género. Esta se enmarca dentro de la estrategia de la Avon Foundation, que hace más de 60 años, ha tomado un compromiso y de trabajo real en dos de las principales problemáticas que más afectan a las mujeres en el mundo: la violencia género y la lucha contra el cáncer de mama.

AVON SOSELLA
Según el informe de las Naciones Unidas, The World’s Women 2015, 1 de cada 3 mujeres en el mundo sufre algún tipo de violencia física o sexual, y de ellas, menos de un 40% rompe el silencio y comparten su experiencia con familiares o amigos. La cifra es aún menor si se trata de denuncia, la que no alcanza al 10%.  

Florencia Yanuzzio, Responsable de Avon Foundation en Chile, explica que a pesar de que diariamente conocemos las historias y los terribles casos de mujeres víctimas de violencia machista, para muchos sigue siendo una realidad lejana, en especial si no han experimentado este tipo de situaciones en su círculo cercano. “A través de ‘S.O.S Ella’ (www.chile.sosella.org), trabajamos sobre la premisa de que a veces es necesario vivir en primera persona una problemática para comprometerse en su resolución. Si lo vives, actúas en consecuencia. SOS ella es un llamado a la acción, un llamado de conciencia en 360°, para ayudar a las personas que están viviendo una situación de violencia a detectar los signos de una realidad negativa. Al mismo tiempo, alerta a quienes ven y escuchan para que dejen de ser “espectadores”. Sólo cuando involucramos más de un sentido, sentimos el impulso que nos lleva a la acción”.

Alza la voz llega a Chile

SOS ELLAEl femicidio es la forma más grave y extrema dela violencia contra las mujeres. Según estadísticas del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, durante lo que va del año ya se han registrado 19 femicidios; en 2016 murieron en Chile 34 mujeres víctimas de este delito. El hogar, “lugar de protección y seguridad”, es donde estos hechos ocurrieron en el 84% de los casos, a su vez los agresores suelen ser parejas, ex parejas o familiares de la víctima. A esto además, se suma que el periodo de denuncia por parte de la mujer puede tardar 7 años en promedio.

Es fundamental detectar las señales a tiempo para evitar que la situación se agrave. Lo cierto es que para salir de ese círculo de violencia, las redes de apoyo con los que cuente la víctima son fundamentales.

Así surge “Alza la Voz”, campaña internacional desarrollada por AVON, que trabaja a nivel mundial desde 2004 con el objetivo de erradir todas las formas de violencia hacia la mujer. A lo largo de estos años, esta campaña ha permitido educar a más 29 millones de personas a través del desarrollo de diversos programas y campañas en más de 50 países. Desde sus inicios, el programa desarrolla acciones orientadas a dar visibilidad a la problemática y promover la equidad entre los géneros trabajando fundamentalmente sobre 3 ejes: Concientización, Educación, y Apoyo y Asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género.

Para la Ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual, esta campaña viene a aportar y complementar los esfuerzos que se hacen desde la política pública por difundir y sensibilizar los ámbitos de la violencia en contra de las mujeres y cuál es el papel que las chilenas y chilenos, en conjunto con el país tienen que tener en este ámbito. “Nada justifica la violencia y necesitamos erradicarla. Es importante hacer un llamado a las comunidades a estar alertas y pendientes de lo que les está pasando a las mujeres. Poder aportar en estas redes a generar esos espacios de mayor acogida de respeto y de protección, para lograr que las mujeres puedan salir, denunciar seguras rompiendo los círculos de violencia”, destacó.

Asimismo, Pascual comentó que “las políticas públicas están abordando los ámbitos de la prevención y la atención de la violencia en contra de las mujeres, pero no es menos cierto que para provocar una profunda transformación cultural en el país que implique que hombres y mujeres podamos erradicar la violencia contra las mujeres, necesitamos un nuevo trato el que implique que todos tengamos alguna acción, responsabilidad y compromiso por erradicarla”

Por su parte, Sebastián Abad, Gerente General de AVON Chile, explicó que “a través de este programa, buscamos generar una mayor sensibilización sobre este tema con un foco preventivo, donde la equidad es la base y pilar fundamental sobre el que se construyen las relaciones de igualdad entre los géneros”.

Abad agregó que la llegada de “Alza la Voz” a Chile, renueva una vez más el compromiso de la compañía con la mujer, tal como año a año lo hacen a través de otra de sus grandes causas relacionada con la lucha contra el cáncer de mama.

En materia de Violencia de Género, Abad confirmó que 2017 será un gran año para Chile, no sólo por el lanzamiento de Alza la Voz y la Campaña SOS Ella, sino porque además la Avon Foundation ha seleccionado al país como uno de los diez para recibir elInstituto de Justicia sobre Violencia de Género”. Un entrenamiento global, reconocido mundialmente como una de las actividades de capacitación de mayor impacto para mejorar los esfuerzos de protección a las víctimas y para articular la respuesta de la justicia, que ya ha sido desarrollado con éxito en Argentina, Brasil, Colombia, India, Nepal, Filipinas y Sudáfrica, entre otros. Este evento tendrá lugar en el mes de junio en Santiago de Chile.

#NiUnaMenos y el cambio es AHORA

#NiUnaMenos


¿Se han dado cuenta del doble discurso que esta campaña ha generado?
hombres y mujeres contra la violencia de género, participando activamente porque paren los grotescos actos que han pasado, también paren las mínimas acciones que en el fondo siguen avalando a los grandes.

Ni una menosPero a la primera he leído a mujeres tratándose de “putas”, “malas madres”, de “básicas”, de “weonas”, de “despechadas”, de “mariconas”. He leído a hombres escribiendo y diciendo lo mismo.

Escuché a la Jueza decirle a una madre, que no puedo criar a su hijo por diversas situaciones, de “mala madre”, de “que no hizo lo suficiente”, “de que se nota que usted es una interesada”, y un largo etcétera que me hacía doler la guata.

Al día siguiente de una marcha contra la violencia de género, seguimos diciéndole “guatona culia'” a la Presidenta de Chile, tratando de vieja maraca a la persona que te cae mal, de huacha o huacho a la niña o niño que nació “fuera del matrimonio”, de “maraca” a una mujer por que le gusta el sexo. De “maricón” a ese hombre que lava la loza, cambia los pañales o que hace las camas, de “amariconao” si se pone rosado”, de “mandoneado” si conversa con su señora/señor/pareja o parejo para contarle que saldrá con los amigos/as, o si le pide permiso. Incluso de “mantenido” a ese hombre que decide quedarse en casa para criar, mientras la mujer sale a trabajar, como también se cuestiona a la mujer que se queda en casa mientras su marido trabaja. O la que trabaja mientras sus hijos están en el jardín o en el colegio.

Me quedé callada mucho tiempo, porque me dolía leer cada historia de violencia que mujeres de mi timeline han escrito. Me duele porque leí cosas tan heavys contra la mamá de una niña terriblemente matada, por haber tomado una opción de rehacer su vida, de “como no se dio cuenta antes” “cómo no denunció” “cómo deja a su hija con ese energúmeno”. Todos saben que Fernando tomó el rol de papá de Sofía, que la ama desde lo más profundo, y a pesar de todas las adversidades del “ser padre” ha cumplido su rol con amor. Y gracias a esta clase de energúmenos todos caen en el mismo saco.

Me duele, porque yo también sufrí violencia, porque también sufro cuando salgo con vestido o cuando se me ocurre usar escote pronunciado o andar en bicicleta con la blusa abierta. Porque HOY mismo alguien me trató de weona o de básica de mierda por dar un comentario que no le gustó.

¿Qué podemos hacer al respecto?

– Enseñarle a nuestras hijas e hijos a decir cuando alguien les ha hecho algo que les molesta.

Ser ejemplo para nuestros hijos e hijas de que con violencia las cosas no cambian. El diálogo funciona, lento, pero funciona.

Dejar de tratarnos peyorativamente si no estamos de acuerdo con algo o alguien.

Respetar las opiniones de otros, aunque no sean de nuestro gusto.

Dejar de tratarnos de malas o buenas madres, cada una sabe qué “tipo de madre” somos… y los únicos que pueden juzgarnos son nuestros hijos.

– Entre mujeres dejar de calificarnos de maracas, zorras o putas, es cuestión de cada una con quién o con quién no nos metemos.

Tomar consciencia de que cada chiste misógino, aunque sea mínimo sigue preservando el machismo que llevamos dentro.

– Observemos nuestras acciones mínimas, cómo nos comportamos y reaccionamos, cómo nos referimos a otras personas, cómo tratamos a nuestros amigos o amigas, qué es lo que pensamos cuando vemos a una mujer vestida de una manera distinta a la nuestra. Y tratemos de cambiar, de buscar otras formas de hablar y referirnos. Tenemos un amplio diccionario y creo que hay más palabras para poder conversar.

Los cambios se pueden hacer ahora, no esperemos más. Dejemos de hablar de “las nuevas generaciones”, las generaciones cambian porque nosotros hacemos los cambios.

El cambio cuesta, pero se puede ✊