¿Te cuesta conciliar el sueño? Ésta es una forma natural de hacerlo

Ya todas vivimos el cambio de horario… y cuesta, porque es difícil reajustarse con “una hora menos”.  Este cambio, conlleva problemas en el biorritmo de las personas, el cual genera problemas en el sueño.

kit buenas noches adagio teasY bien sabemos que dormir ocho horas diarias no es una frase cliché. Dar a nuestro cuerpo las horas de sueño correspondientes es tan importante como alimentarnos correctamente o hacer deporte para mantenernos saludables.

Entre los múltiples beneficios del sueño reparador se cuentan el aumento de la regeneración de las células, la mantención del peso corporal, el incremento de la capacidad intelectual y la disminución de riesgo de padecer ciertas enfermedades, según datos de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).

Sin embargo, un reciente estudio de la Journal of Clinical Sleep Medicine sobre la calidad de sueño de los habitantes de capitales latinoamericanas posicionó a los santiaguinos con los peores índices: un 41,6% reconoció sufrir problemas de insomnio.

Es por eso, Adagio Teas presenta su nuevo kit Buenas Noches, una especial selección de hierbas, ideales para que te relajes, duermas y le pongas el broche final a tu día.

Este kit está compuesto por tres packs de hierbas  que favorecen al descanso reparador de manera natural:

 

  • Buenas noches (25grs) : Honeybush, Manzanilla, Menta Piperita, Flores de la Pasión, Melissa, Lavanda, Cerezas y Aciano Azul.

 

 

  • Foxtrot (20 grs): Manzanilla, Rooibos, Menta y esencia natural de Vainilla (vengo a agregar que este es mi favorito… en serio, el sabor es delicioso y te ayuda a descansar)

 

  • Cha Cha (16 grs): Lemongrass, Manzanilla y Menta.

Súmate a la revolución del té y disfruta de un descanso merecido y reparador con el nuevo Kit Buenas Noches. Encuéntralos en las tiendas de Adagio Teas ubicadas en Costanera Center, Alto Las Condes, Plaza Vespucio, Plaza Oeste, Mall Vivo Imperio, Portal la Dehesa, Los Dominicos, Mall Marina Arauco, Mall Plaza Trébol y Mall Plaza La Serena. También en http://www.adagio.cl

ABOUT ADAGIO

Adagio Teas es una marca con un fuerte enfoque en el consumidor, ofreciendo una alta calidad y variedad de tés tanto puros como saborizados, junto a una gran gama de accesorios para la preparación del té. Busca generar un cambio cultural en el mundo del té en Chile, a través de la educación y la promoción de los atributos saludables que se vinculan al consumo de té.

 

Adagio Teas es una marca estadounidense que se fundó hace 15 años y en poco tiempo ya es una de las líderes en la venta de té online en Estados Unidos. Con sus oficinas centrales en New Jersey y Los Ángeles y con 3 tiendas en Chicago, distribuye té alrededor de todo Estados Unidos y Europa. Trabaja directamente con pequeños y grandes productores, no utiliza ningún intermediario o bróker, lo que garantiza mejores precios tanto para los productores como para los consumidores, así como mayor calidad y frescor. 

Para más información ingresa a www.adagio.cl o visita sus diez  tiendas ubicadas en Costanera Center, Alto Las Condes, Plaza Vespucio, Plaza Oeste, Mall Vivo Imperio, Portal la Dehesa, Los Dominicos, Mall Marina Arauco,  Mall Plaza Trébol y Mall Plaza La Serena

¿Descansar es una tortura? Conoce más sobre los trastornos del sueño

Dormir poco y mal es un problema que afecta a cerca de un 30% de los chilenos, situación preocupante si consideramos que el sueño es una de las funciones básicas del ser humano, por lo cual cualquier alteración en su ciclo normal puede afectar nuestra salud y la de nuestro entorno.

destacadoCansancio, somnolencia diurna, irritabilidad, dolor de cabeza, falta de concentración y baja de productividad en tareas diarias, son algunos de los síntomas que desencadenan un mal dormir, provocado por escasas horas de sueño o mala calidad del descanso.

Así lo explica el doctor José Luis Castillo, neurólogo de Clínica Avansalud, quien recomienda que, si existe dificultad para iniciar o mantener el sueño, excesiva somnolencia durante el día o trastornos durante la etapa de descanso, se debe acudir pronto a un especialista. “Si se prolonga la falta de un sueño adecuado puede producir desde trastornos psiquiátricos a cuadros médicos y neurológicos, como deterioro mental. Todo depende de la causa del trastorno la que debe pesquisar, tratar y supervisar el neurólogo” afirma.

¿Cómo saber si estoy sufriendo de un trastorno del sueño?

Para efectuar un diagnóstico certero, del tipo de trastorno que se puede estar sufriendo, es necesario realizar un electroencefalograma (EEG) y polisomnografía.

Como precisa el facultativo, el ‘electroencefalograma’ permite evaluar la actividad eléctrica cerebral, la cual se puede ver alterada por la presencia de alguna enfermedad neurológica. Las patologías más importantes que alteran el ciclo del sueño sin aquellas que producen compromiso de conciencia y episodios epilépticos, lo cual se refleja en una descarga anormal de la actividad eléctrica cerebral.

En tanto, la ‘polisomnografía’ es un examen que mide diversos parámetros durante el sueño y permite evaluar las diferentes etapas del descanso, registro de posiciones, movimientos del paciente, variables respiratorias para el diagnóstico de apnea, incluyendo la saturación de oxígeno y el registro de ronquido.

Trastornos más frecuentes

Apnea del sueño: período en que la respiración se detiene mientras se duerme y que ocurre cuando las vías respiratorias se han estrechado o bloqueado parcialmente.

Enuresis: es más frecuente en niños y consiste en la pérdida del control de la orina durante el sueño.

Insomnio: dificultad para iniciar o mantener un sueño continuo. Este cuadro siempre requiere una investigación para determinar la (s) causa (s) que pueden estar provocándolo.

Síndrome de piernas inquietas: impulso irrefrenable de levantarse, pasear o caminar para no sentir sensaciones incómodas. El movimiento detiene la sensación desagradable durante un corto tiempo.

 

#Maternidad Esas noches en que no duermes…

Antes de comenzar a escribir este post debo agradecer las más de mil visitas que tuve en el post sobre las cosas que NO te dijeron sobre la lactancia. Ha sido maravilloso recibir todos los comentarios y recomendaciones. Creo que le di en el clavo esta vez.

Amo dar pecho y creo que lo dejé demostrado.

¡Lo logramos!
¡Lo logramos! – Obvie mi cara de reventada de mis primeros días como mamá

En este post quiero hablar sobre la falta de sueño que nos aqueja al 99,9% de las madres. Algo que todos obvian a la hora de ser padres o quizás tienen demasiado presentes.

Más de alguna vez haz escuchado el típico consejo que todos dicen (me incluyo en esta categoría) es “aprovecha de dormir”, como si dormir fuese una cuenta de ahorro a la que puedes ir depositando sueño para cuando te falte. 

Mentira señoras, señores y señoritas. El sueño no se recupera y lo peor de todo es que necesitas dormir para poder recuperarte de algunos exhaustos días de dedicarte en cuerpo y alma a tu bebé.

Pero para que les voy a mentir también: no todos los bebés regulan el sueño a los 2 meses como las mías (tengo una suerte enorme y creánme que no aplico nada del otro mundo para que esto funcione), sé de casos en que los bebés y niños se despiertan muchas pero muchas veces en la noche y es de lo más normal del mundo.

El sueño es un PROCESO EVOLUTIVO de cada ser humano. Es parte de la madurez de cada niño/a. No todos deben o tienen que seguir el mismo proceso. Como diría mi mamá hay de todo en la viña del señor.

¿Quieres seguir leyendo sobre el sueño de los niños? Haz click aquí y aquí

El  primer punto respecto al sueño de los bebés es que yo soy creyente, FIEL CREYENTE, de que el colecho es la solución a todos estos males. Si, porque no hay nada más tranquilizador y relajante que estar al lado de mamá o papá en las noches cuando hace frío (y también cuando hace calor).

Yo no hablo del colecho como compartir EXACTAMENTE la misma cama (el colecho es compartir el lecho, la cama, la habitación, estar cerca de tu bebé y no dejarlos en otra pieza), porque hay personas las cuáles necesitan su espacio dentro de la cama. Hay familias que no tienen problemas en compartir la misma cama, como nosotros cuando Olivia estaba recién nacida.

Este es el segundo punto y creo que muy importante: El problema de la falta de sueño no es culpa de tu bebé que no sabe conciliar bien el sueño es problema del montón de cosas que estamos viviendo, de las hormonas que no nos dejan pensar tranquilas, de las visitas que no te dejan dormir cuando podrías hacerlo, el problema es del entorno que nos dice que las supermamás perfectas que muestran que la casa está impecable cuando sabes que eso no es posible con un bebé que necesita tu atención.

Entonces ¿cómo puedo descansar para poder atender a mi bebé y hacer “esas otras cosas” que están pendientes? 

1. Busca apoyo con tu familia, es decir, que ellas puedan hacer aseo una vez a la semana, prepararte comida o encargarse de esas cosas que te faltan en casa.

Si no tienes familia cerca o vives tu maternidad sola, intenta decirle a tu mente que bloquee esos pendientes hasta que estés lo suficientemente descansada y con ánimo para hacer las cosas de la casa o de tu trabajo.

2. Dosifica, dosifica, dosifica. Hay momentos en que podrás dejar a tu bebé durmiendo, tu estar medianamente descansada y podrás hacer distintas cosas. Por eso es importante priorizar.

Yo soy fan de las listas, agarro un papel y un lápiz para ir evaluando todas las cosas que tengo que hacer y darle prioridad a aquellas tan importantes como comer. Más de alguna vez olvidé comer o comí cualquier cosa por estar metida en cuidar a mi hija en especial en sus crisis de lactancia.

3. Aliméntate lo mejor que puedas. Para combatir ese sueño terrible que tienes, lo mejor es tener una dieta rica en frutas y tomar mucho líquido. Así puedes darle recursos a tu cuerpo para poder seguir en esta empresa de ser madre.

4. Si no tienes que trabajar, estás en tu post-natal o puedes darte algunos lujos como dormir cuando tu bebé duerme (aunque sea cerrar los ojos un rato) hazlo. Es bueno poder cerrar los ojos y obviar el mundo que te rodea por un rato.  En mi caso no siempre podía cerrar los ojos, con una niña de 4 años revoloteando en casa es algo difícil.

Lo que sí instauramos fueron las siestas de delfín: mamá con un ojo abierto y el otro cerrado, pero la hija al lado.

¿Qué es lo que haces mientras tu bebé duerme?