Detener abruptamente el proceso de aprendizaje de los niños tiene consecuencias negativas

 

15 DÍAS GRATIS EN WWW.SMARTICK.COM

  • Los padres y tutores deben asegurar que los escolares sigan avanzando en sus materias, ya que los expertos aseguran que detener abruptamente el proceso de aprendizaje de los niños tiene consecuencias negativas, a corto y largo plazo.

 

3 millones de escolares no irán al colegio por las próximas dos semanas. Algunos establecimientos tienen la infraestructura como para apoyar la educación a distancia de sus alumnos, pero ¿qué pasa con los que no? ¿qué sucede con el proceso de aprendizaje de los niños que estarán dos semanas sin poder salir de casa? “La realidad es que gran parte de los niños quedará con un vacío y no recibir clases en forma reiterada puede producir retrasos en el aprendizaje, además de provocar problemas en la adopción de rutinas”, explica Javier Arroyo, fundador de Smartick.com, método online de aprendizaje de las matemáticas.

smartick latam El reto al que se van a enfrentar miles de familias sin vacaciones para cuidar a sus hijos en casa es enorme, al igual que el de sus profesores, que tendrán que mandar tareas o trabajos para que los niños no se vean demasiado perjudicados en el curso escolar. Afortunadamente, internet ofrece en la actualidad recursos que pueden ayudar. En el caso de Smartick, método online de matemáticas, ha decidido ofrecer a las familias afectadas el uso del método gratis durante los 15 días que dura la cuarentena. 

“Jamás habríamos querido convertirnos en un recurso forzoso, pero las circunstancias han hecho que miles de familias tengan que recurrir a métodos de aprendizaje o refuerzo online para diversas materias básicas, como los idiomas en el caso de Duolingo, o las matemáticas en el caso nuestro, para que los niños puedan aprovechar el tiempo que van a estar en casa y no detengan su proceso de aprendizaje, lo que es negativo para ellos, en el corto y en el largo plazo”, explica Arroyo. Y agrega: “Desde que nacimos, siempre hemos intentado ayudar a menores que atraviesan circunstancias difíciles por estar hospitalizados, por ejemplo, pero ahora estamos hablando de otra escala mucho mayor. Creemos que esas familias están haciendo el sacrificio que les exige el Gobierno por el bien de todos y por ello nos sentimos en la obligación, como empresa de ámbito educativo y socialmente responsable, de colaborar para que los niños noten lo menos posible las consecuencias de esta medida

En definitiva, dado que en Chile el 70% de los chilenos son usuarios de internet, mientras que 9 de cada 10 tiene tienen por lo menos un celular activo, adoptar soluciones online, que además son gratuitas o muy económicas, no solo es posible de inmediato, sino que para los estudiantes de básica y media se trata de una experiencia mucho más natural de lo que los adultos imaginan. Frente a esta pandemia causada por el Coronarivus, docentes y alumnos están no solo ante el reto de seguir enseñando y aprendiendo los mismos contenidos de siempre, pero a través de otros soportes, sino que también están ante la oportunidad de probar herramientas digitales para explorar otras formas de trabajo colaborativo y co aprendizaje, ya que los docentes también pueden adquirir conocimientos de las experiencias online de sus estudiantes.

¿Cómo saber si tengo discalculalia?

La dislexia matemática se llama discalculia y la sufre el 6% de la población

 

  • Según las estadísticas es probable que en una sala de 25 alumnos al menos uno de ellos tenga discalculia. Este trastorno en el aprendizaje de las matemáticas puede traducirse en la vida real en dificultades para leer la hora del reloj, memorizar números de teléfono o calcular el vuelto de una compra. 
  • Expertos lanzan un test on line gratuito para detectar esta condición en forma temprana y tomar las medidas necesarias para poyar a los niños que la sufren. 

 

Marzo 2020.- La discalculia es un trastorno en el aprendizaje de las matemáticas que afecta de un 5% a un 7% de la población mundial y que se caracteriza, entre otras cosas, por la dificultad en la adquisición del sentido numérico y el cálculo. Así, en una clase de 25 alumnos, es probable que al menos un niño tenga discalculia. 

discalculaliaSe trata de un trastorno con consecuencias graves, pero desconocido entre el público en general, con una prevalencia alta y que tiende a confundirse con otros trastornos como el TDA/TDAH, bajo cociente intelectual, flojera en el estudio, etc. En el día a día, puede traducirse en leer mal la hora en un reloj o la patente de un auto, así como en tener dificultades para memorizar números de teléfonos, secuencias numéricas o calcular el vuelto de una compra. 

“Un niño sin diagnosticar sufre, se siente torpe y no entiende el porqué de sus dificultades para tareas numéricas que otros niños hacen con facilidad”, explican los académicos de Smartick.com. Para ellos, a los que de otra forma se suele etiquetar de “torpes” o “flojos”, el diagnóstico representa no solo una explicación, sino una liberación. Permite además rebajar los niveles de ansiedad que sufren, que pueden afectar a su autoestima y llegar a provocar el abandono escolar. 

De ahí la importancia de su diagnóstico temprano y de crear dinámicas inclusivas que apoyen el proceso de aprendizaje de estos niños. “Los niños con discalculia necesitan un entrenamiento adaptado, diario y basado en la comprensión profunda de conceptos y procedimientos. Los ejercicios y actividades de un plan de estudios personalizado pueden ayudar mucho a los alumnos que presentan estas dificultades”, apunta Javier Arroyo, fundador de Smartick.com, método online de aprendizaje de las matemáticas para niños de 4 a 14 años.

Con el objetivo de ayudar a la detección de la llamada ‘dislexia’ de los números, Smartick diseñó un test online gratuito que permite identificar de manera sencilla y rápida a los niños en riesgo de tener discalculia. Se realiza desde una tableta, tiene una duración aproximada de 15 minutos e incluye tareas en torno a tres áreas fundamentales del aprendizaje matemático: 

 

  • Números arábigos y numeración. Se incluyen ejercicios de procesamiento numérico que utilizan el código simbólico verbal, como el reconocimiento y la comparación de números. 
  • Aritmética. Los niños con discalculia suelen tener dificultades severas y persistentes en el aprendizaje de la aritmética.

 

El test está diseñado para niños de primero a cuarto básico e identifica con claridad el riesgo de que el escolar sufra de esta condición. 

HAZ EL TEST AQUÍ

¡Habemus Becas! Smartick y Cabify celebran el Día de la Niña recopilando experiencias de las beneficiarias de las becas matemáticas

  • Las niñas SI SON BUENAS EN MATEMÁTICAS… así lo creemos Smartick, Cabify y yo por supuesto.
  • En 2018, en el marco del Día Internacional de la Mujer, Cabify y Smartick ofrecieron 1.500 becas anuales del método online de aprendizaje de las matemáticas a niñas de entre 4 y 14 años, valoradas en 100.000 dólares (más de 81.000€).
  • Con esta acción, ambas empresas reafirman su compromiso con la diversidad y la igualdad entre niños y niñas a la hora de motivarlos a estudiar carreras científicas y técnicas. 

Hoy viernes, 11 de octubre, se conmemora el Día Internacional de la Niña y Smartick, el método online de aprendizaje de las matemáticas para menores de 4 a 14 años, se suma a la celebración dando a conocer las experiencias de las chicas que pudieron disfrutar de una de las 1.500 Becas Cabify Smartick de matemáticas otorgadas en 2018.

En un vídeo que recoge declaraciones de muchas de estas niñas, las protagonistas relatan sus aspiraciones y cuentan las profesiones que les gustarían ejercer en un futuro, junto a testimonios de sus madres. Científica, médico o abogada, las niñas se refieren a carreras y profesiones muy diferentes, pero con un objetivo común: poder ejercerlas en un futuro con la libertad de empezar a prepararse desde pequeña para ello.

Esta iniciativa que Smartick puso en marcha el año pasado junto a Cabify, persigue minimizar las barreras de género en la educación y que más mujeres puedan ejercer carreras científicas y tecnológicas en las que el conocimiento de las matemáticas es fundamental. Por ello, ambas compañías otorgaron un total de 1.500 becas para estudiar matemáticas a niñas de entre 4 y 14 años, en España y Latinoamérica. El valor de estas becas ascendió a 100.000$ (más de 81.000€).

Para los fundadores de Smartick, Javier Arroyo y Daniel González de Vega“las niñas y los niños son igual de buenos en matemáticas y con nuestro método conseguimos que no haya ninguna diferencia significativa. De hecho, los vídeos de las ganadoras de las becas reflejan cómo las niñas, cuando dominan las matemáticas desde pequeñas y tienen referentes científicas y matemáticas, están más preparadas para elegir estudios y cómo, además, eligen profesiones con más futuro”.

La gran cantidad de niñas que el año pasado solicitaron las becas de matemáticas demuestran el interés de ellas por esta materia y rompen el estereotipo de que las niñas no son buenas para las carreras científico-tecnológicas“Desde Smartick demostramos, con la experiencia de miles de niños en 100 países del mundo, que la clave se encuentra en cómo se imparte esta materia y no en la diferencia entre niños y niñas”, afirma Javier Arroyo, cofundador de Smartick.

Por su parte, Natalia Gutiérrez, gerente Global de Impacto Sostenible y Seguridad de Cabify afirma: “En Cabify apostamos por la igualdad en nuestra industria. Para que haya más mujeres en este tipo de sectores tenemos que impulsar las carreras tecnológicas en niñas que no conocen obstáculos a la hora de soñar. Además, debemos darles propiciar su confianza con las matemáticas, ya que es uno de los elementos que necesitan para aumentar su presencia en estas profesiones. Gracias a Smartick hemos conseguido que muchas niñas apuesten por las matemáticas y sean partidarias de poder estudiar una carrera relacionada con esta materia. Hoy, más de un año después de haber lanzado estas becas, queremos poner el foco de atención en las niñas beneficiadas y sus sueños, los cuales esperamos les sean más fáciles de alcanzar después de haber participado en esta iniciativa”.

Para descargar directamente el vídeo, pinchar en este enlace.

Sobre Smartick

Smartick es un método online de aprendizaje de matemáticas para niños de 4 a 14 años. Gracias a su sistema de inteligencia artificial, identifica de forma automática el nivel de cada niño y adapta los ejercicios de las sesiones a su perfil y velocidad de aprendizaje, ofreciendo contenidos que van más allá del cálculo mental y que refuerzan el pensamiento lógico y el razonamiento, al tiempo que mejoran la comprensión lectora. Esta startup fue fundada en 2009 por dos emprendedores españoles, Daniel González de Vega y Javier Arroyo, y en 2016 fue elegida como una de las 15 mejores startups mundiales por el jurado de The Next Web en Nueva York, entre otros éxitos conseguidos. Con presencia en Estados Unidos, Reino Unido, Sudáfrica, México, Colombia, Chile y Perú, en estos 10 años más de 50.000 niños de 100 países se han beneficiado del método. Actualmente, cuenta con un equipo de 60 profesionales, entre pedagogos, psicólogos, maestros, matemáticos e ingenieros.

Sobre Cabify

Cabify es una plataforma tecnológica de movilidad que pone en contacto a usuarios particulares y empresas con formas de transporte que mejor se adapten a sus necesidades. Ha creado un modelo de movilidad como servicio (MaaS) que se adecúa a las condiciones particulares de las 38 ciudades de América Latina, España y Portugal en las que opera. Su principal objetivo es el convertir las ciudades en un mejor lugar para vivir. Para ello, busca descongestionar las calles gracias a que ofrece una alternativa al uso del coche particular al ofrecer, gracias a su tecnología, una opción de movilidad segura y de calidad que contribuya a mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de las ciudades. Fundada en 2011 en Madrid, Cabify se expandió a los pocos meses de su creación a América Latina y está presente en México, Panamá, República Dominicana, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Argentina. Con un equipo casi enteramente latino, Cabify se destaca en el sector por apostar en el talento local, generando empleos de alto valor en una industria que está siendo transformada por la tecnología y la innovación. En la actualidad, la empresa cuenta con más de 1.800 colaboradores directos y ofrece oportunidades de autoempleo sostenible a cientos de miles de socios conductores.

¿Sufres de hiperparentismo?

Expertos de todo el mundo están levantando la alerta respecto de la forma en la que los padres están criando a sus hijos. La falta de tiempo, el exceso de trabajo y de tecnología disponible suelen ser excusas perfectas para no hacerse cargo de una realidad innegable: los niños no están experimentando la vida por su cuenta hasta que ya son demasiado grandes para aprender a hacerlo correctamente. Esta es la base del hiperparentismo.

Las niñasFrancesco Tonucci, pedagogo italiano, asegura que parte de culpa de las adolescencias explosivas es por esas infancias excesivamente vigiladas. Y da un ejemplo concreto, la obligación que sienten los padres por tener a los niños ocupados el 100 % de la semana y que así nunca pasen tiempo solos ni aburridos. Lo cierto es que dejar que “se aburran” resulta beneficioso para su crecimiento, pues les permite desarrollar su creatividad, afrontar problemas y ser independientes.

Otra visión que ha generado resquemor entre los padres modernos es la de Tim Elmore, popular escritor norteamericano, formador y especialista en educación, quien asegura que “Arriesgamos muy poco, ayudamos muy rápido, elogiamos con mucha facilidad y premiamos lo mínimo”. ¿Cómo se ve esto desde el hiperparentismo? Emore explica que esta es una generación en la que la seguridad es tan prioritaria que no se quiere que los niños asuman ningún riesgo. “A veces me da la impresión de que su edad biológica es normal, pero la emocional es menor, porque nunca se les ha permitido fracasar, que es cuando se aprende”, asegura. Y agrega, “Muy relacionado con lo anterior es que los padres siempre están rescatando a sus hijos. Van a negociar notas, hablan con el profesor, a veces incluso cuando ya están en la universidad. Tenemos que dejar de rescatar tanto y dejar que crezcan y negocien por sí mismos”.

El profesor señala que, en la búsqueda de construir autoestima en los pequeños, los padres pierden el norte y los felicitan por todo lo que hacen, en vez de ayudarles a entender que mucho de lo que realizan es su labor y no más que eso. Esto se acompaña de un exceso de premios, lo que los hace creer que sólo por estar ahí, serán destacados por otros. Y, cuando eso no sucede, comienza la frustración y la confusión.

En contrapunto está la experiencia de quienes trabajan en la formación de niños a través de plataformas digitales virtuales, donde la interacción entre éstos y la tecnología no requiere del apoyo de los padres, por el contrario, es clave que ellos hagan todo solos, aunque les cueste. Es el caso de Smartick.com, que enseña matemáticas, lógica y programación, cuya metodología se basa en que los escolares trabajen por su cuenta. “Y los niños así lo entienden y se lo exigen a sus papás. No se asustan ni tratan de darle la vuelta al proceso. Sabemos que, dada la oportunidad, los chicos saben lo que tienen que hacer y lo resuelven. Nuestros alumnos, en más de 100 países del mundo, pertenecen a la generación Z y sabemos que aprenden experimentando, desde la metacognición, que es el uso del pensamiento para analizar sus propios procesos”, detalla Javier Arroyo, creador de Smartick.com

¿Cómo enseñarles a los niños a manejar la frustración?

“Si somos capaces de darle a nuestros hijos la oportunidad de equivocarse y empezar de nuevo y si tienen autonomía para ello, les estaremos ayudando a ser personas que manejen adecuadamente la frustración”, explica Javier Arroyo, fundador de la plataforma de aprendizaje de matemáticas, Smartick.com

Los docentes de Smartick.com recomiendan lo siguiente para ayudarlos en el proceso:

  1. frustración niñosDar seguridad siendo congruentes entre lo que hacemos y lo que decimos (los niños lo imitan todo).
  2. No ceder ante las pataletas: el miedo del adulto al llanto hace que caigamos en sus demandas. La falta de tiempo y paciencia nos lo dificultan.
  3. Usar un lenguaje adecuado evitando palabras trágicas: “terrible”, “caótico”, “desastre” generan una carga emocional negativa. Intentar usar términos más neutros y sin contenido emocional intenso. Evitar frases ambiguas y generales cuando pongamos una norma como “portarse bien”.
  4. Dar autonomía y responsabilidades: dejarle explorar, no hacerle todo. No temer a las experiencias nuevas por anticipación de fracaso.
  5. Enseñarles a tomar decisiones asertivas: revisar las posibles consecuencias a sus decisiones y ver con cuál de ellas se compromete.
  6. Reconocer las emociones en la frustración y enseñarle a expresarlas: es importante darse cuenta de cómo se siente y piensa cuando las cosas no son como quiere. Expresarlas ayuda al niño a evitar agresividad o resentimiento.
  7. Enseñarles a pedir ayuda: en ocasiones hay una reacción automática de los niños de gritar o tirar objetos cuando no han conseguido algo. No consideran la opción de pedir ayuda a un adulto. Es necesario que sepan que los adultos están ahí para ayudarles a pensar en una solución constructiva, no para solucionarlo por ellos. La rabia es un sentimiento normal al que hay que dar salida a través de la forma adecuada.
  8. Reforzar sus éxitos. “Ley del 4×1”: Por cada castigo, 4 recompensas, así se equilibran de nuevo.

“Estas claves son esenciales al momento de que los niños se enfrenten, por ejemplo, a actividades mentales más complejas, como son la matemática y la lógica. Es por eso que Smartick.com, por dar un ejemplo, se basa en la inteligencia artificial, lo que permite que los estudiantes trabajen a su propio ritmo”, explica Arroyo, y agrega: “La educación debe ser personalizada y para eso está la tecnología”.