#Maternidad El miedo a tener depresión

La semana pasada fue la última vez que fui al doc a control. No pude conversar muy bien, porque tuve que llevar a las niñas que las dejé en la casa. A parte de encontrar mino al doctor -cuento a parte, porque estaba guapísimo y supe que soltero… por favor si alguien conoce a ese doctor que me haga una cita romántica y se me quitarán todos los males-, quedé con una sensación media amarga que no pude expresar. Me volvieron a extender la licencia médica porque claramente, había avanzado un par de pasos en mi tratamiento, pero aún no definitivo.

Mangel
Sonreír no es signo de que uno está feliz, sonreír es una forma de darse ánimo todos los días y poder seguir adelante. Porque a pesar de todo la vida ES BELLA.

Hace poco he leído de muchas personas de mi círculo cercano que han pasado, han vivido o están viviendo una depresión, hasta ahora todos mis diagnósticos han sido un “cuadro ansioso” -ser mamá y vivir con un cuadro ansioso es complejo, MUY complejo-. En algún momento decía: “¿qué diablos es un cuadro ansioso?” porque en si nadie te lo explica, nadie te dice: es un mal momento en el que estás tomando malas decisiones y vas en un espiral a “algo peor”.

Si, porque en un momento vivía en una tormenta permanente, cada uno de mis días era una lucha constante contra sentirme mal, contra mi falta de creatividad, contra mi bajo optimismo -que quienes me conocen saben que tengo de sobra-, y me dije: quién es esta persona que está aquí y ahora.

Como les conté en otro post, no fue fácil asumir que estaba viviendo un real problema ya que estaba afectando a las niñas directamente, porque esta tormenta diaria que vivía -vivo, aún… algunos días- afecta a todos quienes están a tu alrededor. Y es difícil presentarle una enfermedad mental a una niña de 8 años y a otra de 4 años. Menos cuando ni tu misma sabes por qué te sientes cómo te sientes.

¿Qué es la depresión y por qué es “mi mayor temor”?

La depresión es “La depresión clínica, es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades” cito textual de este link ya que fue la referencia más confiable que pude encontrar.

Primero me dio miedo porque es una enfermedad y es GRAVE, tener depresión, vivir con depresión no es un chiste, no es tener un resfrío y que a los tres días se te pase, es darte cuenta que vives en un ambiente tóxico que tu mente lo está generando y que afecta a tu entorno. Y tu entorno solo te dice “tira para arriba… ya vas a salir” cuando en realidad estás ahí y quieres quedarte un rato ahí llorando, porque por ahora no tienes las ganas de salir.

Segundo, porque en estos momentos ansiosos que he vivido he pensando cosas ESTÚPIDAS, que no las voy a mencionar porque claramente la DEPRESIÓN ES UNA ENFERMEDAD CONTAGIOSA, cada una de nuestras palabras puede desatar una reacción en cadena de los seres que nos rodean, aunque me leas y no me conozcas. Cuando me refiero a cosas ESTÚPIDAS, lo hago hablándoles con la sinceridad que siempre me ha caracterizado. Poca gente puede entender el miedo a subirse a un auto o a querer abrirlo en medio de la carretera porque no soportas estar ahí dentro o querer gritar como lo hice antes de subirme al bus hacia un viaje sanador. No querer estar donde estás.

Tercero, porque viví con gente con depresión, algunos no tratada, otros con tratamiento a medias… ¿y? ¿acaso eso está bien? ¿acaso así uno se sana? Sin contar que es una enfermedad mariconamente incomprendida, ¿sabes cuántas personas me han preguntado qué me está pasando y no empatizan? porque suponemos que nuestro estado “normal” es la felicidad. Suponemos que todos debemos estar felices, pero hay días que no se puede, el problema es cuando esos días comienzan a ser semanas y luego pasan a ser meses en que no puedes levantarte de la cama. Y paf! me veo casi en la misma situación pero con algo que ha ido cambiando.

Tener una luz que te ilumine el camino

Esto claramente suena MUY cliché pero… gracias a que es un cuadro ansioso no es una depresión, porque dentro de toda la oscuridad que he vivido en estos momentos he logrado tener algunas lucecitas que se me prenden en el camino, que me van dando el impulso para vivir y para salir adelante. He tenido ayuda, profesional, no de la pachamama ni esperando que la solución llegue por arte de magia, pude recurrir quizás, pero la magia prefiero dejársela a la tele, porque la salud de verdad es importante para mi y aún más para mis hijas.

Y decidí compartirlo, aquí, en el blog… porque puedo explayarme muchísimo más que en Instagram, no tengo que dar tantas respuestas y aún mejor, puedo contarlo como me salga y no buscando la forma de ponerlo bonito.

Si estás viviendo una situación similar, BUSCA AYUDA PROFESIONAL: PSICÓLOGO, PSIQUIATRA, MÉDICO DEL CONSULTORIO, si crees en las terapias complementarias TAMBIÉN, pero COMIÉNZALO Y TERMÍNALO. No hay peor terapia que la que se deja botada -ya viví por esto… ya tuve una depresión post parto… y créeme que sé que ahora es el momento de sanarse-.

Por mi parte, llevo un poco del camino recorrido, pero seguiré adelante. Sin parar, por mi, por mi y por mi.

Llegó a Chile vanguardista marca de trajes de baño para llenar de color y estilo el verano

Dubai, Estados Unidos, Aruba, Australia y México son algunos de los países donde ya está marcando pauta 98 Coast Av. Sus trajes de baño para hombres, mujeres y niños cuentan con diseños pensados en quienes buscan calidad y a la vez lucir una prenda que marque tendencia en playas y piscinas.

98 Coast AvDurante años, la moda de playa estuvo rezagada en cuanto a tendencias y novedades. Afortunadamente, de un tiempo a la fecha, empresas de todo el mundo han volteado a este sector de la moda para refrescarla y brindar nuevas opciones en trajes de baño. 98 Coast Av. es una firma mexicana que ha apostado por la calidad y el diseño en trajes de baño y accesorios para hombres, mujeres y niños. Desde su creación, la marca ha utilizado colores alegres con texturas que aportan calidez, diversión y propuesta.

98 Coast AvLa fabricación de las prendas es encargada a España, donde trabajan con telas locales de altísima calidad, con atractivos diseños que se adaptan a la filosofía de buen estilo de vida, pero a precios accesibles en comparación con otras marcas internacionales del mismo perfil.  Las producciones no son masivas, sacan muchos diseños, pero en poca cantidad, lo que hará muy difícil que dos personas aparezcan en el mismo lugar, con el mismo traje de baño.

98 Coast Av. actualmente se encuentra presente en México, Estados Unidos, Dubai, Australia, Israel, Aruba, Costa Rica, Rep Dominicana, El Salvador, España, Guatemala y ahora en Chile.

Propuesta masculina de vanguardia

La marca 98 Coast Av. presenta una propuesta dirigida especialmente al público masculino bajo el concepto “Padres e Hijos”, que busca crear un vínculo especial entre ellos ya que su gama incluye productos para niños, adolescentes y adultos, cubriendo así diversas generaciones, todas con el gusto por la ropa de baño masculina y con un estilo diferente, fresco, colorido e innovador. También existe la línea entre Madre/Hijas con bikinis estilosos y con diseños muy atractivos. Los precios van desde los 35 mil pesos un traje de baño para niños hasta los 75 mil los bikinis.

98 Coast Av98 Coast Av. llega a Chile para entregar, principalmente a todos los hombres, diseños más alegres y atractivos. Si bien en nuestro país los hombres se están preocupando más de cómo verse y vestirse, en el área de los trajes de baño no hay muchas alternativas que salgan de los trajes de baños lisos y de los típicos colores-. También el concepto de unión familiar de poder estar vestidos padres e hij@s, madres/hijas iguales genera una conexión entretenida y con un estilo distinto”, explicó José Tomás León, representante en Chile de la marca 98 Coast Av.

Accesorios mil…

98 Coast Av. incluye una innumerable cantidad de accesorios para la playa, pasando por paletas de verano, flotadores con formas llamativas (piñas, flamencos, donuts, etc), lentes de madera, prácticos y novedosos pareos/toallas, bolsos, pulseras, camisas de lino, poleras polo, alpargatas etc.

¿Dónde encuentro 98 Coast Av.?

La marca es nueva en Chile y su canal de comunicación será vía redes sociales como Instagram (@98coastavchile), Facebook (98coastavchile), su portal ecommerce (www.98coastav.clcon despacho a domicilio y un showroom con ciertos días a la semana,lo que será avisado a través de las RRSS.

¿Para comprar?

Ecommerce, Showroom a través de transferencia, webpay.

Flores te sorprende en Navidad

¿Por qué no? Flores te invita a conocer sus productos pensamos en esta temporada navideña. Además es regalo floresun gran regalo en Navidad.

  1. Ropa interior de mujer: La colección trae modelos clásicos, pensados para la mujer más tradicional que busca comodidad, pero con colores innovadores como el capri (derivado del turquesa y celeste cielo), y flamingo (de la gama de los rosados intensos).
  1. Ropa interior juvenil: Modelos de sostén y calzón en materiales como microfibra y 100% algodón, de copa con cobertura media, para un buen soporte del busto y calce perfecto. Se encuentran disponibles en packs de 2 conjuntos compuestos por prendas con diseño print y liso, ideales para usar todos los días.
  1. Ropa interior deportiva y sin arcos: Coloridos y versátiles sostenes deportivos, confeccionados en algodón y microfibra. Por otro lado, para quienes buscan innovación, los sostenes sin arco, además de ser perfectos para usar todos los días, otorgan comodidad y un efecto natural del busto.
  1. Pijamas: Variada propuesta de pijamas juveniles y veraniegos disponibles con diferentes estampados y modelos, tanto de algodón como de microfibra. Además se pueden elegir las piezas y armar al gusto de cada uno.
  1. Trajes de baño: Ofrecen la misma comodidad y seguridad que entrega la ropa interior, dado que están confeccionados en base a la misma tecnología y soporte de ésta. En la temporada actual sorprenden con estampados en colores vivos y sicodélicos en nuestros modelos fashion y de control, con modelos tanto para la mujer adulta y tradicional como para las más jóvenes y osadas. Cada pieza se puede elegir y armar como más te guste.
  1. Regalo listo: Como edición especial para navidad, los packs de calzones y pijamas son la alternativa ideal para un regalo fácil y rápido de elegir y que de seguro gustará.

Todos estos productos están disponibles en su cadena de locales propios ubicados a lo largo de todo el país, en las principales multitiendas y a través de la nueva plataforma online www.tiendaflores.cl, sitio en donde los usuarios pueden comprar fácilmente desde cualquier computador, tablet o celular, y acceder a promociones especiales: 25% de descuento en la primera compra y despacho gratis por ventas superiores a $29.990.

Más información en: www.tiendaflores.cl // Teléfono: 2 2477 6800

Flores Corp. es una marca chilena de orígenes españoles, orientada a la mujer, constituida hace más de 70 años. En la actualidad la empresa está enfocada en distribuir sus productos dentro de la cadena de locales propios ubicados a lo largo de todo Chile y en las principales tiendas por departamento del país (Falabella, París, Ripley, Hites y La Polar), así como también en multitiendas regionales, especializadas y en algunos mercados del mundo.

#Maternidad Mis hijas no son terrones de azúcar

Este es un post que solo tenía el título y lo hice porque me molesta muchísimo cuando en la calle me topo con personas que NO conozco y que comienzan a cuestionarme las cosas que hago.

botas invierno
Para las que me preguntan son de Gandarva Zapatería 😉 Hechas a mano

Era un día lluvioso, como pocos en Santiago. Sofía se levanta muy temprano por las mañanas porque la tía del furgón la va a buscar también temprano, ya que es la única alternativa viable para que llegue a la hora al colegio y con la paz y tranquilidad suficiente que necesita.

Cuando bajé a dejarla no llovía tanto, eran unas chispas locas. Sofía pidió llevar su paraguas. Y ropa de cambio, porque en casa de mi madre si se cambia de ropa a penas llega del colegio.

Subí al departamento, me arreglé y comenzó a llover más fuerte. Si, como nunca en Santiago.

Cero posibilidad de quedarme en casa con Olivia. Porque si o si tenía que trabajar y el mundo no para porque cae un poco de agua más de lo esperado en Santiago (aunque para qué vamos a andar con cosas, los santiaguinos estamos MUY pero MUY mal acostumbrados a que caen tres gotas y la ciudad es un real caos y la gente anda histérica, como si se fuese a acabar el mundo).

Con Fernando he aprendido varias cosas: en el sur llueven 300 días al año y la gente hace su vida igual.

Abrigué bien a la enana chica, yo me puse unas buenas botas de agua (prestadas de mi madre), paraguas, impermeable, y toda la tenida de combate. La enana en el portabebé bien abrigada, yo con mis dos mochilas y una bolsa con los zapatos para cambiarme en el trabajo.

Pasamos con la Enana a saludar a la Paola de la panadería y de repente una señora X me dice: “pero por qué sale con ella si está lloviendo” y no sé que cara puse pero le respondí: “pero si mi hija no es nah terroncito de azúcar y no tengo con quién dejarla en casa… bueno, sola no se puede quedar”.

Y la señora entre broma y broma se dice “pero si está tan helado y está lloviendo”.  Y yo la emplazo: “como en medio Chile, en Puerto Montt y en el sur de Chile en general llueve todo el año y hacen su vida de lo más normal, acá estamos mal acostumbrados”.

Y ahí, en mi cabecita loca recordé las frases que se me marcaron a hierro de mi amada profesora de lenguaje (normalista por cierto) Ana Valenzuela (más conocida como Ana Mechau) cuando nos contaba que nuestro colegio de básica en algún momento fue un potrero, que los niños caminaban cuadras para ir a estudiar, que con una lluvia loca todos se ausentaba, “ya faltaron los terroncitos de azúcar”, era su frase clásica para hablarnos de nuestros compañeros que faltaban al colegio.

familiaDesde que tengo a mis hijas, me di cuenta de lo sobreprotegidos que son los niños y niñas ahora, siempre hay un miedo a que “algo” les pase, y eso significa que son niños y niñas que se atreven menos a experimentar la vida, a disfrutarla, por NUESTROS MIEDOS. Miedo a que se enferme (y que yo, mamá, no tenga donde meterla para ir al trabajo), miedo a que se rompa algo (porque sale caro ir a la urgencia o verlo llorar), miedo a que alguien haga algo sobre él/ella (porque en la tele dicen que hay muchos abusos o una ola de abusos a menores), miedo a una infinidad de cosas que de verdad muchas son influenciadas por la televisión o por cartelitos en redes sociales.

¿Son nuestros hijos unos terrones de azúcar?

¿Qué generación estamos criando?

Lo que es yo, mis hijas a todas conmigo y yo a todas con ellas. Y si hay que meterse al barro nos metemos y si hay que ensuciarse nos ensuciamos, si hay que subir un cerro lo subimos. La vida son experiencias, no solo ver tele y películas.

#Maternidad ¿POR QUÉ crecen tan rápido?

Debo reconocer que tengo todo un drama con crecer rápido. Desde chica sentía que el tiempo pasaba demasiado rápido en mi vida. No sé si es/era porque yo soy muy acelerada, porque tengo ganas de hacer las mil y una cosa o simplemente porque todo es muy rápido en la vida moderna.

Estas son las dos que me sacan canas verdes
Estas son las dos que me sacan canas verdes

Cuando gesté a Sofía sentí en un momento que el paso del tiempo se detuvo, que todo comenzó a detenerse, hasta que en un momento estaba en pre parto a punto de conocer a la bebé que cargué por 40 semanas en mi cuerpo, que sentí crecer, que bailaba escuchando los Beatles. Y de repente el reloj comenzó nuevamente a moverse rápidamente y sentir como los días pasaban corriendo, y veía crecer a Sofía más rápido que nunca. Un día era una bebé que solo quería pecho y de repente ahora se sentaba, gateaba, comía, me decía mamá, ya quería caminar, se paraba. Comenzaron sus pataletas, sus mañas, de un día para otro comenzó a decidir que ropa ponerse, qué quería comer. También me pedía más brazos, quería más mamá, yo tenía (tengo) que trabajar. Aprendí otra forma de ser mamá, comencé a relajarme, a vivir más con ella que de ella.

Descubrí lo bello que era ser mamá, lo agotador (física y mentalmente) que también implica vivir como vivo, que muchos de mis amigos/as a mi edad están en otra, pero yo disfruto ser mamá, ser trabajadora y también ser mujer.

Cuando Olivia se anunció, volví a sentir miedo, pavor, cuestionamientos: ¿es posible ser mamá de dos? O sea, mi mamá crió a cuatro hijos, pero ¿yo seré capaz? 

No habían otras alternativas que recibir a Olivia con los brazos abiertos, nunca estuvo en nuestros planes de corto plazo, con Feña “queríamos hacer las cosas bien“, a pesar de llevar casi 5 años haciendo las cosas al revés.

De nuevo se detuvo lentamente el tiempo, el embarazo lo disfruté a concho, me puse vestidos, me decidí a sentirme linda, me aburrí del autobasureo (si, como mujer me sentía super mal por muchos factores que ahora no vale la pena recordar) que muchas veces hacía conmigo. En este embarazo me sentí plena y sentía como Olivia crecía de una manera muy distinta a la de Sofía. Y obvio, también sentí miedo a no ser capaz, a no tener más brazos.

IMG_8368Pero hace un poco más de un año llegó Olivia a nuestros brazos, y el tiempo ha pasado increíblemente rápido. Hace un año era una bebé, algo floja para mamar, que con suerte lloraba (algo muy raro, pero su hermana mayor rápidamente le ha enseñado el arte del teatro y del drama, cosa que ha aprendido muy bien). Hace un año estaba en otro departamento, sintiendo la felicidad a concho, viendo a Feña en otra faceta, conociéndolo en esos 8 meses que no lo conocí antes y darme cuenta que era el hombre que quería en mi vida.

Hace un año me di cuenta que es fuerte ser mamá de dos, que a pesar de que muchas veces se necesitan brazos, muchos brazos, el amor se multiplica por mil. Que a pesar de que cuesta no sentirse culpable de dejar la loza sucia, la ropa sin planchar, dos o tres cargas de ropa ahí esperando a que el espíritu santo haga milagros, es posible ser mamá de dos.

Pero el tiempo pasa rápido y por eso también busco aprovechar más. Dejar de perder el tiempo en cosas que no cumplen esta premisa: “¿Es de vida o muerte?”

Cuesta pero se puede.

SIGUE LEYENDO

> Yo y mi mente compleja

> DIY: Vela aromática anti moscas

#Maternidad Diagnóstico: Síndrome de Peter Pan

IMG_7595Este ha sido un año de cambios y crisis, todas con un buen sentido de la palabra. Las crisis son buenas, claro, nos remueven pero también nos hacen nacer y reconstruirnos.

En marzo le solicité a la enfermera del control sano que temía recaer nuevamente en una depresión post parto, ya que viví una con Sofía y fue una experiencia muy crítica, pero que me ayudó a forjar mi carácter y también mi maternidad.

Obvio, como todo en el sistema público tuve que esperar con gran paciencia a que me llamaran, y lo hicieron. Así es como llevo varios meses tratándome un síndrome ansioso o de ansiedad, que es bastante heavy convivir con él. Mi vida pasa muy rápidamente y muchas veces por estar pensando en el futuro no me doy cuenta de lo que tengo acá en el presente.

Así es como he pasado de terapia en terapia con mi psicólogo (hombre… excelente pero aún me freakea que sea hombre) conversando sobre mi existencia, mis problemas, mi ansiedad, mi sentimiento de frustración, mi cansancio y también cuestionándome quién soy yo. Puede sonar heavy, si, lo es, pero para mi es importante cuestionarme quién soy, para dónde voy, con quién quiero estar y qué quiero en mi vida.

Hasta que llegó la terapia del día lunes, después de tres semanas sin ir (por mi problema de tiempo) donde conversamos sobre mi cumpleaños (que fue la semana pasada) y le dije y confesé que “no quiero crecer”, no quiero “ser adulta”, no me gusta el mundo que “los adultos viven”, a pesar de que soy adulta (por edad), que tengo una familia, que tengo una casa, que trabajo pero mi interior me grita no querer vivir este mundo de adultos.

Si, suena pésimo pero eso me hizo refleccionar qué mundo le estamos dejando a nuestros hijos. Porque actualmente no me gusta la agresividad con que nos tratamos, ese impedimento a debatir temas importantes de nuestra sociedad, a no querer tener reformas, a no mejorar la vida que llevamos. No me gusta la gente que no quiere superarse. No me gusta esta sociedad adulta que le impone a los niños comportarse como adultos, no me gusta leer mamás que no pueden desarrollarse profesionalmente porque no tienen con quién dejar a sus hijos, no me gusta esta incompatibilidad de roles en la que vivimos las mujeres, que no podemos ser mamás y trabajar, porque la sociedad te castiga.

No quiero que mis hijas no puedan desarrollarse en lo que ellas quieran, que tengan que competir para ser la mejor, me preocupa que ellas quieran ser felices.

IMG_7534El mundo de Mangelita se contrapone con el mundo real. Es verdad, debo vivir la sociedad en que estamos, pero no me gusta la agresividad en que estamos inmersos y que todos como corderos caminamos sin pensar. Subimos las escaleras porque nos dicen que debemos subirla.

Veo la gente caminar como zombie todos los días, todos los días, a cada hora. Que ha dejado de cuestionarse su existencia y si lo que hace es para bien o para mal. Cada día veo más y más gente convertida en corderos. Pero yo me cansé. No voy a tranzar mis valores y menos dejarles un mundo como el de hoy a mis hijas. 

Quiero que cuando suban en la micro y cantemos todas juntas se sientan felices, no se sientan ahogadas por lo que debemos hacer. Que disfrutemos la vida que nos tocó juntas. Que disfrutemos estar en casa, que disfrutemos ser la familia que hemos formado. Que nos dejen de ver como bichos raros cuando sonreímos en el metro lleno de gente y bromeamos con que somos sardinas.

Y tú, ¿qué mundo quieres dejarle a tus hij@s?

Sigue leyendo

>> BASTA DE EXIGIRNOS PERFECCIÓN

>> ESTO VA DEDICADO A QUIENES CRITICAN TU CRIANZA

#Maternidad La maternidad/paternidad no es fácil, pero es bonita

Hace un tiempo me había cuestionado por qué me metí a ser madre así de lleno, de entregar mi ser, en cuerpo y alma, a la maternidad.

Si, porque convengamos algunas cosas, muchas veces una es madre pero no se entrega a la maternidad, no acepta este desafío de por vida y diario de amar a ese pequeño ser humano que trajiste al mundo. No siempre es por “mala madre”, porque “tomaste mal la decisión”, muchas veces una depresión post parto te puede hacer sentir terriblemente y no querer disfrutar de este cambio de vida.

No siempre es fácil el cambio de vida. Si, porque ser madre/ser padre es difícil, pero es bonito. 

LOS DÍAS DIFÍCILES

Caminando con fríoHay días, como hoy por ejemplo, que fue un día difícil. Además de estar cansada porque tuve una noche agotadora (típico: una noche en que Olivia mamó toda la noche y si le soltaba el pecho se ponía a llorar, normal, nada del otro mundo, no crea que “mi leche no la alimenta”. Si cree lo anterior infórmese AQUÍ), nos levantamos temprano, fuimos a las clases de ballet de Sofía, con lluvia y todo, estar sentada con Olivia esperando a Sofía 1 hora, después irnos a patachear “solas” (porque Feña estaba en el trabajo), tomar el bus a casa. Llegar a casa, cansada, que Olivia solo quiera pecho porque está full dentición, no poder tomar ni un té hasta que llegó mi mamá a dejarme unas cosas, y poder tener un poco de tiempo para el baño y la limpieza de algunos lugares de la casa (que además estaba patas para arriba). Esperar a que llegue Feña para que él se encargue de la once, porque yo estaba impedida de poder hacerlo (estaba muy cansada como para portear y armar la casa), que pudiese atender a Sofía y un largo etcétera de cosas.

Para qué decirles de esos días en que Sofía anda con la luna, que quiere todo o que quiere nada. Que necesita también atención o tiene tanto sueño pero no puede conciliar el tuto porque muchas veces el cansancio no te hace descansar, y es complejo. Porque además se junta con tu cansancio de caminar, ir a dejarla al colegio, de ir a dejar a Olivia a casa de mi madre, de ahí al trabajo, soportar la presión de la pega, echar de menos a las niñas, de ahí de vuelta por las retoñas, a la casa y a medio descansar y dejar armada la casa para el día siguiente.

Estos días te cuestionas todo, desde el por qué lo haces y el para qué. Esto es normal, nos pasa a todas y esto no es ser buena o mala mamá/papá, es ser humano. Los humanos tenemos que parar y cuestionar nuestras acciones en especial cuando formamos a otro porque es el ejemplo diario que le damos de cómo se hacen las cosas, de el sentido que le damos a cada una de nuestras acciones, si las hacemos con cariños o simplemente somos unas autómatas.

No es malo tener estos días, solo no te quedes pegada en lo malo, avanza, hasta el siguiente punto. 

LOS DÍAS LINDOS/BONITOS

Jugando con el Panda del colegio
Jugando con el Panda del colegio

La maternidad/paternidad también tiene este punto: lo lindo. Debo ser justa y no todo el día es malo, ni tampoco lindo, estos son los momentos lindos de la maternidad, cuando logramos sacarle el provecho a concho de los besos, abrazos, descubrir a tu hij@, darte cuanta como avanza. Sentir que en su mirada lo dicen todo (sin necesidad de decir ni una palabra). Ese tiempo tranquilo de dar pecho, de cocinar algo rico para Sofía, de ver una película, de llenar su vida con cariños.

Esos momentos de sentarse a comer y hacernos bromas, de que nos cuente sus inquietudes, de sus preguntas locas, de escuchar como cada día puede pronunciar mejor la ERRE. De ver a Olivia arrastrarse por el piso para conseguir sus cosas (¿¡pero cómo si hacía poco que era una guagua que solo miraba y se sonreía?!), de ver cómo busca a Sofía para jugar, de los abrazos y besos que se dan. De la confianza que se tienen, de ver a tu hombre ser un gran papá, de sus desafíos personales.

Sofía, yo y Olivia. El trío dinámico. No sé como Feña no se ha vuelto loco.
Sofía, yo y Olivia. El trío dinámico. No sé como Feña no se ha vuelto loco.

Esos días en que llegas a buscarlas y te están esperando con muchos abrazos, con un dibujo, con una leche en cajita, no sé.

Estos días lindos hacen que todo lo que cuestionaste en los días difíciles pasa a segundo plano y te da ese impulso para continuar al día siguiente. Porque cada día es un desafío nuevo, porque cada día necesitas ese impulso que te dan los besos y abrazos de tus hij@, porque trabajes o estés en casa todos los días son distintos y es necesario rellenar el corazón de amor.

Si en este momento estás en un día difícil no te sientas mal, es humano. No todos los días podemos estar felices. Pero no lo tomes a mal, son desafíos que nos ponen en el camino. Quizás en un rato más vas a tener un gran momento de felicidad, o mañana será mejor.

 

>> Puedes seguir leyendo

MENOS SACRIFICIO, MÁS ACCIÓN

ESAS NOCHES QUE NO DUERMES

#Maternidad: Basta de exigirnos perfección

Partamos con la siguiente frase: “Las mujeres/madres perfectas NO existen”.

IMG_6612
“Sofía por el amor de Dios, camina”

Así, tal y como lo escribo: no hay madres perfectas. Sólo madres. Que a ti no te guste mi estilo de crianza es otro tema, pero soy madre antes que todo.

Llegué a esta conclusión ayer, cuando una compañera de trabajo me avisó que tenía los cordones desabrochados. Algo típico y normal. Hasta que me acordé cuando iba caminando con Olivia en su portabebé y Sofía de la otra mano. Se me habían desabrochado los cordones de las zapatillas hacía cuadras y no podía parar.

Llevaba dos bolsos encima: el de Sofía con las cosas del colegio y el mío, con las cosas del trabajo, más mi extractor, más mis potes de la comida, más la leche para Olivia, más mis cuadernos donde había anotado cosas importantes.

De verdad no podía parar. Llevaba cuadras pensando en esas madres perfectas de calendario, de publicidad de marca top, de tienda de retail. Cuadras cranéandome como CRESTA lo hacían para poder ir PERFECTAS a buscar a los retoños al colegio, para tomarse un café en la mañana, para que no se le desabrocharan los zapatos, perdón botas. Una mamá perfecta no usa zapatillas usa botas o tacos altos (no me pregunten qué cresta hacen para no caerse o poder salir corriendo detrás de la retoña que no encontró nada mejor que arrancarse a la calle).

Pensaba en esas caras de las personas que me miran en la mañana así como “podrías arreglarte más, un poco de maquillaje no te quedaría mal” o en esas personas que sin piedad susurran detrás mío “mira como tiene le pelo”. Para qué decirles de las miles de personas que me han pelado porque mi pantalón estaba manchado con tierra (pero que NO sabían que JUSTO ese día tuve que tomar en brazos a Sofía, junto con Olivia para ayudarla a bajar del bus y ella sin querer manchó mi pantalón recién lavadito y planchadito).

Y la mochila iba mal puesta en mis hombros porque recién acababa de darle pecho a Olivia XD
Y la mochila iba mal puesta en mis hombros porque recién acababa de darle pecho a Olivia y Sofía no quería salir en la foto

Le digo ADIÓS a las MAMÁS PERFECTAS. La publicidad y sus mujeres de metro ochenta jugando con niños sin que un pelo se les mueva, sin que su ropa no esté manchada con comida, sin que su maquillaje no se haya corrido no existen y si existen por favor que alguna postee aquí para conocerla.

Me revelo a usar zapatos con plataforma o tacos para ir a dejar a las niñas al Colegio, para ir al parque. Menos para ir a la reunión de apoderados (donde pareciera que varias van a mostrar la Mamá Perfecta que llevan dentro). Me revelo ante la publicidad engañosa que te dice que nunca tienes un mal día, esa misma publicidad que te dice que el embarazo es perfecto, que nunca te sientes mal y que deberías sentirte como flotando por las nubes. Me revelo ante las películas que te muestran el parto como un proceso simple y casi como ir a sacar el carnet de identidad, sin saber que ese momento es único y que nadie puede decirte realmente cómo es, porque es TU PARTO.

Me sigo revelando contra la gente que te exige maquillarte porque así no muestras lo cansada que estás de amamantar toda la noche y escuchar los gritos de tu bebé cuando el pecho no está ahí al lado. No me digas que dé fórmula porque sé que el pecho es lo mejor para mi bebé y tampoco soluciona los despertares nocturnos (porque para que tú sepas, el sueño es algo evolutivo y cada niño es distinto). Me revelo contra quienes me preguntan si seguiré bajando de peso en vez de preguntarme si mi salud está bien.

Me revelo contra quienes me han dicho que las niñas deben estar siempre limpias y perfectas, casi ni pueden tener una manchita de comida en su ropa. ¿Sabes por qué? Porque mis hijas son niñas y las niñas/os se ensucian y no voy a estar haciendo cargas de ropa extra por estar cambiándoles la ropa cada vez que se ensucien.

Me revelo contra la mamá perfecta de cartera que te muestran en las revistas o en las teleseries, porque no puedo andar con carteras gracias a la tendinitis que tengo en mi hombro (por haber usado un mal portabebé con Sofía). Me gustan las carteras pero ¿has intentado andar con una bebé + sus cosas + mis cosas + mi hija mayor y sus cosas? Créeme que una mochila es mejor (en especial cuando quieres tirarte por el resbalín con las dos Enanas).

También me revelo contra la mamá que te muestran en la tele que siempre sonríe, porque no siempre tengo ganas de sonreír, porque hay días que solo quiero llorar, porque hay días que me encantaría salir corriendo y dejar a las niñas llorando un rato hasta que se les pase la maña, porque hay mañanas en que no me puedo despertar porque mi cuerpo está tan cansado que las 6 horas que duerme no alcanza a recuperarse. Porque hay días en que me lleno comiendo galletas porque es lo único que sacia mi hambre, no la frutita y el yogurcito de la tele.

Luego a mi compañera de trabajo le dije: “Si algún día vez a una mamá con los zapatos desabrochados, no le digas “oye tienes los zapatos desabrochados” mejor ofrécete a ayudarla, porque probablemente lleva cuadras pensando en que anda así y no tiene como arreglarlo”.

Y tú, ¿qué crees?

#Maternidad Y así es como poco a poco se me acaba el post natal

IMG_5006Estas son confesiones de una mujer (yo, claramente) a la que ya se le acabó el post-natal. Quizás la realidad de muchas mujeres hoy en dia.

NO, no, no y no. Me opongo a entrar a trabajar y dejar a mi hija de 5 meses y medio al cuidado de otra persona. No es que NO quiera entrar a trabajar porque si, pero veo a mi retoña tan pequeña e indefensa, que necesita a su mamá antes que todo que me cuestiono y aunque estoy clara de las decisiones que he tomado en mi vida, ya que las he meditado en mi alma, corazón y mente, pero no puedo evitar sentir esa angustia.

Entiendo a cada una de las mamás que viven este proceso. Una mezcla entre dejar a tu bebé, dejar la tranquilidad de tu hogar y salir a enfrentar al mundo de nuevo, a ese mundo laboral que muchas veces no entiende que los hijos necesitan a sus madres.

Estoy decidida en volver, no lo negaré. Porque fue una decisión conversada, meditada, pensada en familia y sabemos que no es algo bueno para nosotros en este momento que yo me quede en casa renunciando a parte de mi carrera. Sabemos que será complejo, pero estamos trabajando para evitar más situaciones de estrés.

IMG_5288Pero medito y medito y me doy cuenta de lo duro que es. En especial también para las mamás que no han podido conseguir con quién dejar a sus hijos, a aquellas mamás que no tienen un apoyo (porque dentro de todo mi madre me ayudará a cuidar a mis dos retoñas), que no han conseguido sala cuna, que no les alcanza el presupuesto para pagar a una niñera o una sala cuna, etc.

Es duro volver a correr como lo hacía antes y abandonar la tranquilidad de mi hogar, la tranquilidad de los cuidados que le doy a Olivia y también a Sofía.

¿Cómo han vivido este proceso? ¿Alguna recomendación?

PD. Gracias a mi @caldo_de_cabeza que me ha apoyado en todo mi proceso, no sólo como padre de mis hijas si no también a tomar decisiones, a que escuche mi cabeza y también mi corazón. TE AMO.

#Maternidad Esto va dedicado para todas las personas que critican TU crianza

Esto va dedicado con todo mi corazón a aquellas personas que se creen superiores a tu estilo de crianza. No porque me caigan mal, sino porque creo que debemos comenzar a respetar las decisiones de cada mujer y familia.

Vivimos en un mundo diverso y no podemos opinar ni si quiera pensar igual, porque es humanamente imposible hacerlo, pero ¿es necesario criticar la forma en que una mujer o familia cría a sus retoños? ¿es necesaria la cizaña para insinuar que fulana o mengana es mala madre? ¿por qué quieres hacer sentir/pensar que x persona es mala madre porque NO opina/cree lo mismo que tu?

Si usted es de esas personas que creen que tienen la verdad absoluta sobre un tema tan profundo y diverso como la maternidad entonces siga leyendo. Le quiero contar algunas cosas.

Cuando una es primeriza es una esponja, es permeable a todo tipo de comentarios, buenos, malos, más o menos. De todo tipo. Una engancha como si todas esas personas a nuestro alrededor tuviesen un poder aún mayor de cómo criar a un ser humano. Claro… “porque ellos criaron antes”. Y tu te aprovechas. Aprovechas de imponer tu visión, de decir cómo hacer y cómo no hacer.

Reconozco que yo misma he vivido el “dar órdenes”: decir que hacer o no hacer a una mujer-madre que necesita contención y guía.

Pero lo digo en serio: la maternidad no se trata de seguir patrones o dar órdenes a otras mujeres como usted cree que debe hacerse. Se trata de acompañar y hacer “tribu”, para apoyarnos en este camino tan difícil y tan lindo.

¿Por qué es tan importante para usted meter la cuchara cuando no se lo piden? Lo digo de esta manera, porque llevo un rato siendo mamá. Ha sido lindo, ha sido difícil. Pero, ¿es necesario dar su opinión sobre todo, en especial en esos momentos de conflicto en que NO necesito una vocecilla inquisidora? Si usted no va a aportar con algo útil, entonces no se meta.

Todas hemos vivido/sufrido los comentarios fuera de lugar, que en vez de guiarte en lo que necesitas o por último un brazo amigo para sostener el bolso mientras NECESITAS atender a tu bebé en un momento complejo.

Algunas veces ni siquiera necesitas ayuda, esas personas se te acercan cual abeja a la miel, para intentar decirte qué hacer o qué no hacer. Para darte “ese consejo” que quizás no pediste y que mucho menos necesitas.

OJO… no estoy diciendo que no agradezca cada uno de los consejos que usted me quiso dar, pero hay veces de verdad que no quiero que me los den y mucho menos quiero ser juzgada por lo que hago o por lo que no. 

Y aún menos quiero que me juzguen porque tomé la decisión de criar a mis hijas con un estilo distinto “al tradicional” de crianza. No quiero que me miren con cara fea porque antes de entrar al colegio le digo a Sofía que se porte mal (gracias a Dios no me hace caso), porque le digo que No en varias cosas, porque le digo que si en otras tantas.

Si eres de esas mamás que aún se sienten permeables a comentarios, que haz dejado de hacer muchas cosas por “el qué dirán” te lo digo desde todo mi corazón: comienza a hacer oídos sordos y a escuchar tu corazón y tus instintos. Busca aquellas personas que son de TU CONFIANZA para crear tribu y si “no las tienes” entonces válete por ti misma.

La maternidad es diversa, es distinta y varia de mamá en mamá de hijo en hijo. No hay una forma correcta o incorrecta de hacer o deshacer si lo HACES CON AMOR.

#Maternidad Menos sacrificios y más decisión 

Mamá e hijas 3Voy a ser sincera: me carga que se relacione la maternidad con sacrificios. Como si fuésemos Jesús en la cruz desangrándonos por nuestros hijos (aunque muchas veces nos parecemos a él). Inmolándonos por lo que ellos necesiten. Nos duele verlos sufrir, si les pasa algo o tienen pena. Algunas veces preferiría ponerme yo adelante de ella para que no sienta algo malo a su alrededor.

Nos encantaría estar con ellos 24/7, incluso acompañarlos en el Colegio para que no sienta mi ausencia (créanme que ganas no me han faltado).

Más de alguna vez me han dicho “que sacrificada” porque atravesaba Santiago para ir a dejar a Sofía al jardín o si la tengo que llevar al doctor en Metro a la punta del cerro o ir a La Vega porque la comida es más barata allí (si, el presupuesto es limitado y hay que buscar alternativas).

Mamá e hijas 4Cada vez que me dicen “lo sacrificada” que soy es como si hablaran de otra persona, no yo. Como “Santa Mangelita de las Mercedes” estuviese haciendo favores e inmolándose, y me prendieran velitas y me dejaran flores a los pies de mi altar.

Y no puedo sentirme así. No es falsa modestia ni mucho menos. Pero no me siento inmolada ni sacrificada ni en la cruz desangrando. Siento que son mis decisiones y que estoy feliz de tomarlas. Aunque más de alguna vez las he cuestionado.

Mamá e hijas 2¿Por qué la maternidad debe ser “sacrificio”? ¿Acaso no es una decisión de amor que tomamos en un punto de la vida?

Podemos vivir la maternidad del sacrificio: esa que se “queja” de cada desgracia que pasa, esa que siente que se preocupa pero no se ocupa. Podemos vivir sintiéndonos en la cruz y desangrando. No digo que yo no me haya sentido o vivido ese lado de la maternidad, pero también decidí no volver a sentirme así.

Soy una mamá que trabaja, no sólo porque lo necesitamos como familia sino también porque lo quiero, porque me gusta seguir evolucionando en lo que he aprendido a hacer estos últimos 3 años, porque a penas Fernando pueda solventar esta casa sin mi sueldo yo pretendo renunciar y dedicarme a las niñas (también trabajando desde la casa). Soy una mamá que se dejó de lamentar cada día que se levantaba con sueño, hambre y mojada. Decidí sentirme mejor conmigo. Decidí ser madre hace 4 años y 9 meses. Decidí cuidarlas y amarlas para toda la vida (al igual que cuando las personas se casan), decidí acompañarlas a vivir su vida (aunque algunas veces pareciera que una quiere volver a vivir su niñez con ella), decidí tener una familia con pareja, casas, orden y desorden.

Mamá e hijas 1Yo no me sacrifico por mis hijas (aunque suene fuerte) yo decido por ellas y para ellas cosas de la vida diaria y nuestro futuro. Trato de que estas decisiones sean las mejores para ellas (aunque hay veces que nos equivocamos).

Desde que tomé la decisión de dejar de sacrificarme me he sentido mucho mejor, mucho más plena con mi maternidad, con las niñas, con Fernando, con lo que se me viene a futuro, con todo.

#Maternidad ¿Feliz día de la mujer?

Mamá e hijasEste post va con desfase porque no he tenido el tiempo de escribir y comenzar a sacar las ideas de mi mente. Que dan vuelta todos los días en mi cabeza.

Pocas ideas no son, por eso mismo es que necesito tiempo, para poder ordenarlas y escribir el porqué no considero que el día de la mujer sea un feliz día.

Cuando me desperté ese día sentí que debía escribir un estado de Facebook que se condiga con lo que pienso, más allá de un saludo de buen día y que todas disfruten “su día”. Quizás me dirán Grinch pero considero que en el país que estamos viviendo y en el mundo que hemos creado las mujeres seguimos estando en una situación compleja, más aún si eres madre.

Será un feliz día de la mujer cuando a las mujeres no se las discriminen en un trabajo si tienen o no fuero (¿han pensado que las mujeres necesitan trabajar para mantener a sus críos, en especial aquellas que están solas?), cuando te paguen tu sueldo completo cuando estás con post-natal y que te lo paguen el día que corresponde, cuando no te discriminen porque eres mujer-madre al postular a un trabajo, cuando no te metan en dick-in-the-eye diciéndote que el post-natal dura 6 meses cuando en realidad dura 5 meses y medio, cuando no te pregunten el por qué sales a trabajar cuando tienes hijos o si has decidido quedarte en casa a cuidar a tus hijos, cuándo los cánones de la moda no sean mujeres al borde de la anorexia y que te intenten decir que así es como “debes” vestirte, cuando las personas respeten tus decisiones y no las pongan en duda solo por el hecho de ser mujer.

girl powerCuando las mujeres puedan dejar de comportarse como hombres para acceder a cargos de alta dirección pública y reciban los mismos sueldos, cuando el embarazo y maternidad no sea un motivo para no surgir en tu carrera profesional.

Cuando las mujeres debemos de sufrir por lo que otros dicen al ir a trabajar y dejar a tus hijos con otras personas, cuando hayan los suficientes jardines y salas cunas para las mamás que necesitan trabajar.

Cuando no exista la violencia obstétrica, cuando puedas parir en libertar o hacerte un aborto sin tener un dedo apuntándote (gente mal llamada pro-vida que no está cuando esa “vida” necesita real apoyo, es decir, en su vida fuera del mundo).

Cuando no te respeten por “ser mujer”, sino por ser un ser humano como todos.

#Maternidad Día de controles… con calor

Selfie en la micro. Nótese que mi socia Sofía se había escondido porque no quería selfie.
Selfie en la micro. Nótese que mi socia Sofía se había escondido porque no quería selfie.

Hoy fue uno de esos días en que concentré TODOS los controles sanos y con nutricionista incluyendo la radiografía de las caderas de Olivia.

Si, fue una locura, porque más encima, la señorita que escribe aquí presente (señorita aún… cof cof) tuvo una gran confusión de fechas y levanté al parejo ayer pensando en los controles cuando eran hoy. Por ende hoy tuve que aperrar sola (el macho alfa y beta está de turno de noche) y salir con las dos nenas a controles.

Desgraciadamente con una me va más o menos y con la otra bien. Sofía está con un evidente sobrepeso (si, es evidente, gracias) y por un lado me da pena pero por el otro también pienso que NUNCA ha estado en su peso “normal”. En fin. Lo que si estamos haciendo es corregir la alimentación si o si: horas definidas de almuerzo, cantidades porcionadas, alimentarnos mejor en casa y dejar algunas basurillas que comprábamos (en especial las galletas y cosas con chocolate).

Por el otro lado Olivia está flor flay, crece super a pura lactancia materna, es una niña sana, vacunas al día, sueño controlado, integrada con el mundo y todas las maravillas. Ahora sólo nos toca esperar la radiografía de caderas no más.

Sólo me quedó dando vuelta el comentario del tecnólogo médico que me “retó” por ir con Sofía a hacer el examen. Me dijo amorosamente: “Señora, para la próxima si usted no viene sola no la atiendo”. Un amor de personaje. Por sanidad “mental” no quise responderle y me fijé en que Olivia estuviese tranquila en la máquina. Como si una anduviese con los hijos paseando de shopping en los exámenes. Clars, en especial cuando me dicen que haga los exámenes lo antes posible.

Aprendizaje de hoy: responderle al saco de w… del tecnólogo que me pague la nana o la babysitter cuando necesite hacer exámenes urgentes 

#Maternidad Reconstruyendo mis maquillajes

Maquillaje¿Qué levante la mano aquella mamá de hija mujer que aún conserva intacto el cosmetiquero? Lamento decirles que si usted es de esas que aún tienen el maquillaje impoluto es porque lo escondió en el lugar más alto de la casa O su bebé es aún lo suficientemente pequeña para no gustarle el arte del maquillaje O… no te maquillas. 

Así es la vida. Intenté conservar mis maquillajes lo máximo posible alejados de las manos de Sofía, pero fue imposible. Incluso Fernando me regaló un labial Yves Saint Lauren rojo precioso, mi favorito, que en un descuido de mi madre mientras cuidaba a mi hija, terminó siendo parte del decorado de las paredes. Si, Yves Saint Lauren como papel tapis.

Ahora tengo otra pequeña, Olivia, y estoy temiendo que volvamos a las andanzas de sentirse más niñitas por usar maquillaje, sólo espero que esta vez lo utilicen con mas piedad y sabiduría.

Justo hay un evento al que asistiremos con Fernando y me di cuenta que NO TENGO NINGÚN MAQUILLAJE, ni corrector, ni labial, ni rubor, ni ¡NADA! De a poco tuve que ir comprándomelos nuevamente porque no puedo ir con la cara de poto con la que ando todos los días.

Sólo me falta el labial… creo yo.

¿Sugerencias?