Historia de una Cuarentena: Parte 1

Parece dicotómico, recuerdo mi infancia como una cuarentena permanente, porque siempre pasaba encerrada en casa. Al ser la menor de los hermanos me quedé fuera de muchas aventura familiares que podrían haber enriquecido mi crianza, pero nada que hacer, siempre fui y soy muy casera. Ahora por obligación.

Desde que se desató el Coronavirus o COVID-19 para decirlo en bonito, en diciembre se veía una realidad lejana, pero casi de película. O sea, VIRUS, era la mejor representación de lo que estaba pasando en ese entonces. Y ¿a Chile llegaría? Conociéndonos era claro que iba a pasar, pero lo preliminar era que por el clima no era posible, que esto y lo otro. Bueno, aquí estamos, meses después con una cuarentena decretada hace ya dos semanas y un par de días.

He visto gente vuelta loca, realmente, desde que comenzó la “poca trazabilidad” del Coronavirus, corriendo por una vacuna que NO sirve para el virus actual, así también personas reclamando y exponiéndose de manera irracional. Nos dijeron que nos encerráramos y terminamos colapsando todo. Solo en Chile puede pasar.

Debo ser honesta…

La primera semana pude pasarla bien, la casa era un desastre pero bueno, con tres niños, de distintas edades fue fuerte. Me arranqué dos días al super para poder distraer mi mente, pero… no fue necesario, aún me quedaba algo de cordura.

Al día siguiente comenzó el show de las clases online y las miles de miles de guías que envían desde el colegio, los grupos de WhatsApp de apoderados llenos de pelotudos que estaban más preocupados por el año escolar que por la salud mental de sus hijos, gente desesperada porque nadie sabía nada. Definitivamente el no saber nada es lo más complejo, si, mucho más que saberlo todo.

cuarentenaA la segunda semana de encierro ya comencé a perder la noción del tiempo, así como lo escuchan, porque se me confundían los días, entre preparar desayunos, ordenar la casa, trabajar con hora de inicio pero sin hora de fin, darle todos los días, me olvidé del tiempo. No tengo calendario, y tengo que estar anotando todos los días para recordar qué día es, lo que tengo que hacer.

Un día tuve que salir a buscar mis medicamentos y…

Quienes saben, me diagnosticaron hace poco hipotiroidismo y debo decir que ha sido un real alivio a todo lo que sentía, además sigo con mi tratamiento para la locura extra que tengo en el cerebro. Entonces caché que mi receta se vencía, primero tuve que mamarme ir a que me la renovaran en medio de la locura por el coronavirus y escuchar que el doctor me dijera: “usted quiere estar muerta qué está aquí?” a lo que le respondí “¿acaso prefiere que me descompense?” A lo que el tipo respondió “que era mejor descompensarse a morir de coronavirus” y yo… simplemente en shock (no se preocupen… le puse tremendo reclamo por saco de pelotas). Me extendieron la receta, pero después de eso tuve que ir a buscar los remedios. Bueno, justo fue ese día en que anunciaron la cuarentena total en 7 comunas, entre esas LA MÍA. Si… la MÍA! quería puro morirme, porque el consultorio estaba abarrotado de gente y básicamente no me podían dar los medicamentos.

Con paz y tranquilidad luego me aclararon que podía pedir un salvoconducto e ir tranquilamente. Bueno ese día… me resfrié (SPOILER: No es coronavirus).

Tuve que sacar mi lindo salvoconducto en www.comisariavirtual.cl (lo dejo porque realmente hay gente que aún no cacha dónde hacer el trámite y que no se necesita clave única), enmascarillarme porque estaba tosiendo y con estornudos, ir tranquila al Consultorio. Desgraciadamente hay un triage que debes pasar de lo contrario no te atienden y tuve que responder con la verdad, que estaba resfriada. Así es como me mandaron al doctor urgente, aislación absoluta para atenderme y decirme que estaba resfriada (aún siguen haciendo esa pregunta si has tenido contacto con alguien con COVID-19 siendo que la trazabilidad ya se perdió… pero bueh), no me hicieron el examen porque “no valía la pena”. Me dieron el pase para pedir mis remedios y listoco.

A encerrarme de nuevo.

Dos semanas con niños en casa.

Hay gente que realmente no entiende que trabajar desde casa, cuidar niños y más encima “educarlos” es un desafío que NO todas queremos hacer. Lo digo desde mi experiencia personal, he tenido que estar más sentada acá trabajando que haciendo la guía de los chicos, mediando el uso de la tele, que me colaboren, que me dejen trabajar y que no se maten dentro de casa.

Echan de menos natación y hockey pero no puedo hacer más, está todo suspendido, está todo parado. No podemos salir ni al patio común. ¿Cómo canalizo sus energías? Sinceramente aún no lo logro.

No les daré ninguna fórmula mágica porque hoy me encantaría estar sentada viendo tele y no respondiendo los infinitos mensajes que tengo que responder día a día. Me encantaría justo estar en una pega que no se puede teletrabajar, pero bueno, esa no es mi realidad. Acá teletrabajo, telehagoelaseo, telecuidoalosniños, telecocino, telehagopan, telehagolascamas y telehagocualquiercantidaddecosas.

Bueno… algo bueno de todo esto es que hemos podido grabar el MOMS ON THE CITY con la Pame y estoy esperando a editarlos para poder subirlos. Así que ahí no solo yo me entretengo sino también ustedes.

¿Cómo llevan la cuarentena?

 

#Maternidad De colapsos y otras vainas

Les voy a contar una historia que quizás no es tan anormal entre las mamás que me siguen: colapsé.

Corriendo mis primeros 10 kLa verdad es que la vida misma me llevó por un camino medio complejo que tiene mucho que ver con que no me hice cargo de muchas cosas que tenía que hacerme cargo, no porque no quisiera, si no, porque no estaba preparada para vivir este nuevo huracán en mi vida. y no me refiero a una persona en específico, me refiero a que la vida no es siempre feliz, la vida no es siempre éxito, grito y plata.

Este post es para mí una forma de un poco ordenar mi cabeza, mi blog fue construido para eso, para poder desahogarme de la maternidad que vivía, que se haya medio transformado en una revista es otro tema jajaja.

Comencé a fallar en lo que más me gusta

No suena fuerte, suena FOERTE. Pero fue la primera señal que sentí cuando todo se comenzó a ir a la punta del cerro. La vida me estaba llamando y diciendo MANGEL DESPIERTA, despierta que este huracán debes vivirlo con todo, aunque duela.

Fue terrible sentir una falla tras otra falla, caerme una y otra vez, esperar cosas de la gente que yo creía que quería que yo estuviera bien. Pero me di cuenta que 1: no puedo esperar nada de las personas, de nadie, incluso de mi misma, porque quiéralo o no, cuando hay que hablar de autosaboteo, una misma es especialista. 2: fallar cuando estás en la cresta de la ola, te hace ver débil, y hay gente que no entiende que esa debilidad es parte del ser humano y no del ideal de “humanos” que nos estamos formando en una sociedad exitista como es la actual.

Tengo la suerte y también he sabido llegar al punto en la vida en que trabajo en lo que más me gusta en la vida, trabajo escribiendo. Me encanta escribir. Me costaba mucho vivir este proceso sin dedicarme a escribir y ha contarles historias.

Así muy Carrie Bradshaw, pero es verdad. Cuando era chica una vez una profesora me preguntó sobre qué quería hacer en la vida y simplemente respondí: escribir.

Eso es lo que he podido hacer todos estos años en la vida, desde que tuve que decidir que hacer en mi vida -en términos prácticos ya?… porque decidí ser feliz hace muchos años atrás-.

De repente fallar en lo que más te gusta, cuando no sabes cómo escribir una frase, como pensar una idea, cómo llevar a cabo una actividad que antes simplemente veía a tu cabeza, cuando te paralizas al enfrentar una actividad que antes era tan simple, cuando la adrenalina que eso te producía te hacía feliz y no te provocaba una crisis de pánico. Es FOERTE.

Es complejo, creo que nadie quiere andar por la vida fallando, nadie quiere andar por la vida equivocándose mientras haces lo que más te gusta en la vida.

Me ahogué en un vaso de agua

Las niñasCada problema era la gota que rebalsaba este vaso que estaba desbordándose todos los días, un problema tras otro, un atado tras otro, una gota, una mirada fea, una palabra dicha con un tono extraño y detonaba en mi un desborde de emociones que me llevaban a explotar y a llorar.

Hubo una semana en que lloré todos los días antes de realizar mis actividades diarias. Y decía: ¿DÓNDE ESTÁ LA MANGEL QUE AMA LEVANTARSE Y DESAYUNAR Y HACER EJERCICIO Y DISFRUTAR LA VIDA? ¿DÓNDE?

Me perdí, me ahogué, y nadie a mi alrededor -excepto mi mamá- sabía que me estaba pasando, porque contar que estás viviendo un duelo personal, un real CAMBIO DE FOLIO, así como cuando cambia la piel una serpiente -no en el sentido negativo-, cuando tenemos que mutar y crecer, crecer DUELE. Duele muchísimo y te genera heridas de guerra y nadie a mi alrededor me daba una palabra de apoyo en este proceso personal, todos solo veían al estropajo en el que me había convertido.

Y nadie quiere ver a otra persona con problemas, porque cada uno carga su propia cruz.

Crecer duele, y duele mucho. Más cuando tienes duelos internos.

¿Alguna vez sufriste dolores de crecimiento? Increíble pero cierto, tus huesos duelen cuando se estiran, mucha gente me dice que no ha tenido, otros si. Recuerdo que cuando crecía mis huesos me dolían muchísimo, era terrible, era una anciana, me dolía con el frío y estaba creciendo. Quizás ese pequeño dolor no era nada más ni nada menos que crecer. El acto de pasar de una etapa a otras.

Y yo tuve que volver a crecer. A mis 30 años tuve que asumir que me separé con dos hijas, que tuve que hacerme cargo de cuentas, de la casa, de ser independiente, asumir mi propio duelo de que las cosas no funcionaron cómo yo quería que funcionaran, que me decepcioné enormemente de gente que estaba a mi alrededor, que tuve que aprender a llevar mi propia agenda -y que otros no tenían por qué controlármela-, que tuve que pararme frente al mundo y recibir balazos que NO ME MEREZCO. Y tuve que estar parada.

Y no, no siempre se puede estar parada

Desmitifiquemos a Wonder -así será mi próximo post… haré un alto en este post para poder escribirlo en el próximo post porque lo más probable es que se me olvide-.

Si, desmitifiquemos que una tiene que estar parada ahí recibiendo las balas, haciéndose la fuerte, que no te puedas caer, que no puedas llorar ni patear la perra ni pegarte un par de patinadas en redes sociales INCLUSO cuando te has mantenido digna con el huracán pasando en pleno.

Si amigas y amigos -porque se que hay hombres que me leen-, un cosa es ser digna y no andar ventilando la vida más privada, esa parte fea porque es doloroso y otra es no permitirte flaquear. Yo fallé porque me obligué a estar parada, a no llorar, a no pensar en todo lo que me estaba pasando, a no meditar sobre mi vida y lo que realmente quiero de ella.

Yo quiero una vida linda y digna para mis hijas, y se las daré con o sin un par de lucas más o menos, porque si hay algo que me ha caracterizado es que si soy luchona -Y QUÉ TANTO-, si no lucho por mi y mis hijas ¿quién lo hará?

La vida es un ciclo pero cuando tienes claros tus objetivos sabes que lo lograrás igual

Si, a pesar de estar en este ciclo complejo, difícil, que aún no salgo, aún así sé que mi meta es clara, tengo super claro todo. En el túnel ese en el que una está en esta situación se han prendido algunas luces que me dicen hacia dónde debo seguir, seguir mi instinto porque al final del túnel siempre hay luz.

Si te sentiste identificada, tranquila, no somos las únicas viviendo procesos complejos y dolorosos, pero para poder cambiar la piel y mutar debemos pasar por eso, porque lo que NO TE MATA TE HACE MÁS FUERTE.

Y cómo dice una grande SIEMPRE FOERTE, NUNCA INFOERTE.

meme luli foerte nunca infoerte

Bienvenido fin de año… te recibo colapsada

Sinceramente pensé… en un pasado no muy lejano, que este fin de año sería más descomprimido.

Evento Halloween fin de año ¡VAMOS! Me separé este año y sinceramente me siento como el oso hormiguero ese del meme diciéndole al 2018… que más poh. Así me siento, como que han caído montones de bombas nucleares de gente muy cercana que JAMÁS EN MI VIDA pensé que podrían llegar a hacer cosas que hicieron. Tengo resistencia -quiénes me siguen en Instagram saben que practico HIIT que es pura resistencia- pero antes de todo soy persona.

En un momento pensé que no iba a terminar nunca este año y de repente estoy haciendo pautas para despedir el 2018, agradeciendo lo bueno que ha sido. Créanme es increíble ver cómo un año ya pasó. Así de simple.

Sin contar que no sé que onda, pero he tenido que organizar heavy mi agenda porque básicamente todas las semanas hasta fin de año tengo carrete ya sea de las empresas donde trabajo o eventos a los que me han invitado. Me organicé a tal punto que tuve que pedirle algunos días libres a mi mamá los fines de semana porque no tengo más cuerpo para darle al fin de año.

Además estoy entrenando cuatro días a la semana para no perder el ritmo y morir en el camino de las fiestas de fin de año porque les juro que si no entreno estaría peor, como el año pasado básicamente, que tuve crisis de fibromialgia todos los días por sacar las miles de cosas que debo hacer diariamente y sobrevivir durante el año.

Agradezco que este año las clases terminaran antes, porque no daba más de levantarme a las 5:40 todos los días para poder hacerla. Las niñas están en casa, despertándose tarde por lo menos y yo tengo una hora más de sueño que antes, así que se agradece.

Ya, dejaré de quejarme, porque este post lo hice para puro quejarme de llena jajaja

He tenido un año intenso pero de esos años que te ayudan a conocerte a ti misma y a la gente que te rodea, que te dan el impulso para crecer como persona, en mi caso también como mamá y como mujer. A darme cuenta que en un momento no estuve con las personas correctas pero que de a poco las cosas van tomando su propia vibración.

Después haré un post un poco más animado jajaja, por ahora necesitaba desahogarme.

#Maternidad No quiero tener más hijos

Me encanta ser mamá. Quizás esto es contradictorio, al título de este post, pero es cierto, me encanta ser mamá, disfruto la maternidad a concho porque esta es la maternidad que quiero vivir. Quiero que mis hijas tengan una mamá plena y feliz, que disfruta hacer sus cosas como también de ellas. 
Sofía
Pero un día, hace un par de meses, después de muchas meditaciones sobre mi vida, sobre las niñas, sobre ser una mujer plena y feliz y criar a mujeres que se sientan plenas y felices, me di cuenta que no quiero tener más hijos. Por eso les hago este post sobre mis pensamientos. 

Costos económicos

Si son mamás se han dado cuenta de lo caro que es tener una guagua, más allá del plan de Isapre -yo tengo Fonasa, por ende, hay ene cosas que son baratas y accedo al famoso Ajuar del Chile Crece Contigo, de hecho con Olivia lo recibí-, pero hay otros costos que van desde la ropa, la alimentación, los famosos pañales, las cremas, el pediatra, las enfermedades de temporada, y así un suma y sigue.  Cuando tuve a Sofía, me encontraba en la Universidad, sin ni un peso, me di cuenta que cuesta mucho mantener un bebé, mis padres tuvieron que hacerse cargo de mi y de una bebé, que tenía necesidades todos los días. Tuve la suerte de tener Fonasa y ser atendida en el consultorio cuando me diagnosticaron depresión post parto, así también cuando le encontraron una posible espina bífida a la Sofía o el soplo en el corazón. Porque son costos que quizás no calculamos cuando hablamos de tener bebés.  Con Olivia ya estaba trabajando, gracias a Dios tenía los 3 meses de cotización para poder acceder al pago completo del pre y post natal (donde obviamente no me pagaron nunca asignación de alimentación ni el traslado), pero costó, porque de todas maneras una de las licencias no me la pagaron en el tiempo esperado, pero ahí rebuscándose encontramos soluciones, pero también el sistema era perverso, quizás como es ahora. Sin contar el temor de perder el trabajo a la vuelta del post natal. De hecho ahí decidí volver casi al tiro, Olivia casi ni comía cuando tuve que meterme de lleno al trabajo porque no había otra posibilidad, sentí que si no volvía podía perder mi puesto de trabajo. 
Olivia pequeña

¿Me gustaría ahora estar en esa misma situación, más aún que soy freelancer? Creo que definitivamente no, no se la doy a nadie. Porque ser mamá no puede tampoco ser un estrés económico. 

Costos emocionales

¿Han tenido depresión post parto? Bueno, yo si. Cuando tuve a Sofía, el progenitor de ella tomó la decisión libre y espontánea de decirme -cuando Sofía tenía 2 meses- que “no sabía si quería ser papá” a lo que yo le respondí “cuando sepas donde nos encontramos en tu escala de prioridades llámanos”. ¿Qué iba a hacer una mujer de 21 años con una niña recién nacida, sin mayor apoyo, encerrada en su casa, que dejó la universidad porque no le convenía seguir estudiando con su guagua en brazos porque nació en junio -difícil llevarla a clases-, qué más encima “perdió” al amor de su vida -quizás me salvé de algo peor-? Sinceramente me dediqué a llorar y darme cuenta que pucha que era difícil ser madre en esas circunstancias. 

Esto sin contar que tuve un parto difícil, que fue malo, que no me pude mover, con un doctor que me mutiló, que más encima fue terrible levantarme, darme cuenta que pasé por una carnicería, porque así me sentí: en una carnicería. Ni siquiera pude ver inmediatamente a la Sofía porque estaban tratando de reanimarla, ya que nació con el APGAR bajo. 

Con Olivia si, fue mejor, tuve un parto respetado, con apoyo de un equipo que sabía que yo quería un trato mejor, que me hizo sentir empoderada de mi rol, con una pareja que estuvo ahí en todo sentido. Pero así y todo tenía el miedo de volver a tener una depresión, me costó compatibilizar la vida entre dos, ver como dejaba también de lado a la Sofía que tanto me costó ordenar la vida, para que la Olivia llegara a cambiar todo el esquema.  Tuve la jugada de cambiarme de pega, pega que terminó conmigo fuera, entonces tuve que lanzarme al mundo freelance, que es difícil, porque tuve que aprender a compatibilizar trabajo, la casa, los horarios, las dificultades tradicionales de las niñas, la adaptación del jardín, de mi familia, que todos entendieran que yo estaba en la casa trabajando, no mirando el techo. 
best mom ever

L@s hij@s están para disfrutarlos

Si, así como lo lees, decidí que mis hijas son parte fundamental de mi vida, en el sentido que las crío para que no solo sean buenas personas si no porque quiero que sean personas que aportan y para eso también deben verme a mi como un ejemplo de personas que a pesar de caerse se levanta.  Quiero dedicarles el tiempo que corresponde, que vivan en un ambiente bueno, que disfruten su niñez, que vivan bien y tranquilas y para eso hay que tomar ciertas decisiones. Más allá que una tenga o no pareja, los hijos son una responsabilidad, pero que mejor que disfrutar esa responsabilidad algo obligada -no nos queda de otra, jajaja-.  Es una decisión dura, pero consciente. Tampoco descarto más adelante volver a vivir la experiencia, quizás que me depara el destino. Pero aquí y ahora me dije a mi misma que no quiero tener más hijos y quiero dedicarme al mil por ciento a disfrutar esta vida que tengo y a mis hijas. 

CERRADO ¡CONCURSO CIF! Mantén tu casa siempre limpia

Se va el invierno y quedan aún días con bajas temperaturas. Las enfermedades de la estación siguen afectando a miles de persona. Una de las formas de mantenerse inmune y cuidar a toda la familia es prevenir de forma fácil y práctica todo tipo de gérmenes en la casa, limpiar con profundidad los espacios donde juegan los niños y donde la familia comparte.

concurso cif

CIF, la marca experta en limpieza, cuenta con una gran variedad de productos, que se caracterizan por ser una herramienta útil para limpiar las suciedades sin dañar las superficies. Desinfectando hasta un 99,9% de bacterias y gérmenes.

Para esto, la marca de Unilever, te da la opción para poder participar de un concurso, donde podrás ganar distintos tipos de desinfectantes y así mantener tu casa siempre limpia, desinfectada y libre de todo virus.

¿CÓMO PARTICIPAR?

  • En los comentarios debes dejar tu tip para mantener la casa limpia en primavera
  • Entre todos los comentarios sortearemos un pack CIF para disfrutar las Fiestas Patrias.

SORTEO: 14 DE SEPTIEMBRE

#LeaveKateAlone y como nos gusta meternos en donde no nos llaman

Hablemos bien, pero bien en serio: ¿se han dado cuenta que es casi un don materno el querer estar metidas en todo, incluso en lo que no nos llaman?

Me di cuenta cuando nació el último hijo de la Duquesa de Cambrigde o más conocida Kate. En realidad me di cuenta muchísimos años antes porque en serio que una pasa por una etapa muy criticona de la maternidad ajena.

Es la etapa en la que yo llamo: “Complejo de supermadre”.

Pero volvamos atrás, a la pobre Kate la diagnosticaron con hiperméresis gravídica (básicamente no toleras nada de comida, yo también tuve los tres primeros meses de embarazo con Sofía y con Olivia, de hecho con Sofía tuve bajo peso, porque básicamente me levantaba a vomitar), luego cuando parió todas se volvieron locas sobre cómo lo hizo, sobre el parto en casa (que en Europa es muchísimo más normal que la sobremedicamentalización de los partos que hay acá en Chile) y para rematarla cuando salió la criticaron por haber salido a las horas de haber tenido su bebé y peor aún, DE VERSE RADIANTE y sin guata de embarazada.

¡Vamos! Es cierto… no todas salimos así del parto. Pero hay una diferencia sustancial en el trato que existe en los partos.

Es cosa de googlear un poco y ver que quién atiende principalmente los partos son matronas y matrones quienes ejercen la labor por la que estudiaron, en un segundo y bien segundo lugar están los ginecólogos que SOLO atienden emergencias. Porque, a diferencia de nuestro amado país, las cesáreas son principalmente de emergencias.

Eso cambia muchas cosas.

MATERNIDAD parto OliviaLas mujeres que hemos tenido partos respetados, con libertad de movimiento y más aún con un equipo que te respeta en uno de los momentos más importantes de la vida de un ser humano.

Recuerdo que mi último parto, el de Olivia, mis heridas sanaron tremendamente. Porque al fin tuve un bonito parto, acompañado, respetado, poder disfrutarlo. Y cuando me tomaron la foto el mismo día del parto puedo decir que… no le tengo nada que enviar a Kate [excepto la corona].

Ahora volvamos a un punto atrás… Complejo de supermadre.

Cuando una es mamá primeriza, pasa por el desconcierto total… básicamente te encuentras con un ser humano frente a ti, fuiste a todas las charlas que pudiste de maternidad, estas intentando no cagarla -sorry lo soez, pero así es… en el primer minuto sabes que la embarrarás, pero no quieres cagarla tanto-, vas donde la matrona, el pediatra, el doctor y si tienes amigos profesionales de la salud, también los hinchas para que te ayuden, sin contar que vas donde tu mamá o mujer de confianza para ayudarte en esta etapa donde no cachai nah!

Luego del desconcierto total viene la sabiduría absoluta, SI AMIGA… pasas de la nada al todo, porque has leído todo, porque has consultado a todos, porque te crees con la varita mágica de Harry Potter por haber sido tan matea como Hermione como mamá y aquí viene el peor punto de todos: COMIENZAS A CORREGIR LA MATERNIDAD DE OTRAS.

SofíaHabemos algunas que logramos salir de ese estado de sabiduría absoluta de la maternidad, pero hay otras, esas… las que criticaron a Kate por la ropa, por la guata, por el cabello, por el maquillaje, que no pueden ver las cosas desde otra perspectiva si no es la de la ideal maternidad que has construido para ti, porque “LO LOGRASTE” tener a tu guagua alimentada, ya le detectas las cacas, porque sabes sacarle los chanchitos como nadie, porque logras dormir a tu guagua a las 9 pm sin teta… y así un eterno “buenmadrismo” que las que hemos estado ahí lo sabemos.

Y viene lo peor de lo peor: comienzas a empatar tu maternidad con la maternidad de otras. En ese afán de ser la mejor mamá del mundo para tu guagua, que quizás ni siquiera habla, porque invalidando a otras mamás de las cosas que están viviendo o diciéndoles que eres mejor que ellas te sientes mejor y sabes… te cuento algo… te entiendo, porque te lo hicieron tu abuelita, tu mamá, tu cuñada, tu tía o incluso tu sobrina que no tiene guagua [quienes no tienen guagua o hijos son un gran factor de críticas gratuitas, porque ¡OBVIO! Las guaguas ficticias son bacanes y no se mandan cagadas jajaja].

Kate Middleton mamáDentro de tu pequeña maternidad, te das cuentas que todas hacen eso, meter la cuchara donde no las llaman, sentir que para ser mejor madre que ellas debes hacer lo mismo con otras. Decirles qué hacer o que no hacer. O peor aún, dártelas de sabelotodo con la maternidad cuando llevas 3 meses recién en el bambo [mi mamá siempre me repite como campana: una nunca es experta en algo que jamás se termina].

OJO esto también es un llamado a la responsabilidad: si hay cosas malas que puedes hacer a pesar de que todos te digan que “no pasa nah”, darle agüitas aunque cuando eras guagua tu mamá te haya dado y estás viva, no llevarla en silla dentro del auto, creer mitos que están requetecontra comprobados que son mitos (engrosar la leche comiendo avena, dejar de dar pecho si te llega la menstruación, el relleno es mejor que la leche materna), no partir a urgencias cuando tu guagua está congestionado y con las costillas hundiéndose, etc etc etc.

“Rayos Mangel, me estás definiendo”, tranquila amiga… no te sientas mal, todas estuvimos ahí.

Si eras de las que iba donde su amiga recién parida a decirle qué hacer o qué no hacer con su guagua, si ves a las guaguas ajenas en portabebés no ergonómicos o mamás dando teta con la teta al aire y piensas “que atrooooh” o al revés, después de pelearla por establecer tu lactancia ves a alguien dando mamadera y dices: “terrible que lo alimente así”, te invito a tomar un respiro.

Respira, porque es una etapa pero tan tan normal que la mayoría pasa… porque como estuviste meses con gente diciéndote como hacer mejor las cosa que tu y obvio, así validando su maternidad a través tuyo tu sientes que eso es lo correcto. Porque así es como nos dicen que debe ser. Pero no es así y cuesta… cuesta mucho mucho.

Y por eso… cuando vemos a Kate saliendo de la Clínica, 8 horas después de parir nos da por decir “pero ella debería estar hospitalizada”, “pero como no tiene cara de destruida”, “pero miren como quedó, no tiene ni guata”, “como sale de la clínica con tacos”… Y NOS METEMOS DONDE NADIE NOS LLAMA [OK! es de la realiza, ellos básicamente no pueden evitar los flashes ni que nosotros estemos metidos en su vida… porque… siiiii yo también quería ser princesa]. 

Pero se puede cambiar, se puede a través del respeto de las maternidades, a entregar consejos CUANDO TE LOS PIDEN y acompañarnos en esto de la maternidad.

#Navidad Encuentra los mejores regalos de Emprendedores acá

Aprovecha y súmate tu también a la campaña CÓMPRA TU REGALO DE NAVIDAD A UN EMPRENDEDOR, así puedes colaborar activamente con una familia y hacer regalos distintos esta Navidad.

Si tienes un emprendimiento y quieres sumarte a la vitrina, escríbeme a contacto@mammadontpreach.cl con un resumen de tu emprendimiento y una foto para poder subirla a este post que se actualizará cada vez que me vayan llegando -obvio que sus datos de contacto y redes sociales-.

Mamimilk

MamimilkNuestros productos son snacks y alimentos nutritivos para apoyar la lactancia. Cómo pasa esta maravilla? Gracias a todos los ingredientes que poseen las barritas y sus grasas saludables, juntos, pueden aumentar la producción de leche y ayudar a las mamás que estén teniendo problemas para alimentar a sus guaguas en esta etapa tan linda 💖

Tenemos barras de granola con azucar orgánica, barras húmedas sin azúcar agregada y granolas con miel pura de abeja.

Instagram @mamimilkfoods
Facebook fb.me/mamimilkfoods
hola@mamimilk.cl
javi@mamimilk.cl
carla@mamimilk.cl
Whatsapp +56973018188

Tentempié

TentempiéTentempié, un emprendimiento de colaciones saludables a domicilio, armamos pack de colaciones todas variadas, ricas, novedodas y saludables, sin preservantes, sin aditivos artificiales, con opciones sin gluten y veganas. Pensando en esta fecha de navidad tenemos dos opciones adicionales, un pack de 3 jugos naturales y una cajita de regalo.

Mail tentempieventas@gmail.com

Facebook Tentempie Tentempie

Instagram tentempie_chile

Whatsapp +56 9 42107876   +56 9 9243

Glint

Glint novedadesMuchas veces nos complicamos con regalos para las mamás y qué mejor que regalarles unas hermosas joyas de acero a los mejores precios que Glint te puede dar.

http://www.glint.cl

Instagram @glint.cl

joyas@glint.cl

Teléfono +56951999188

 

 

AlmaZen

almazenAlmaZen parte ante la necesidad de aunar el trabajo y la maternidad. Mi gran incentivo son mis hijos, quienes también son mi inspiración en cada juguete, fabricado con amor y dedicación. Porq no es solo un juguete, es una experiencia de amor, de entrega, por eso se hacen personalizados, porque cada niño es un universo maravilloso y único. Recuperemos la infancia, recuperemos el juego de trapo y la imaginación! Esta navidad regala con sentido, porque no es solo un juguete, es también aprendizaje.

 

 

 

Tazones Mágicos

tazones mágicosSon tazones negros que al agregarles agua caliente revelan la imagen, para hacer un regalo diferente. Disponemos de la amplia variedad de imágenes presentes en la web y fotografías personales, además se pueden añadir frases dedicadas para hacer un regalo sorpresa muy significativo.
WhatsApp: ±56973870696
Instagram: tazones.magicos