Historia de una Cuarentena: Parte 1

Parece dicotómico, recuerdo mi infancia como una cuarentena permanente, porque siempre pasaba encerrada en casa. Al ser la menor de los hermanos me quedé fuera de muchas aventura familiares que podrían haber enriquecido mi crianza, pero nada que hacer, siempre fui y soy muy casera. Ahora por obligación.

Desde que se desató el Coronavirus o COVID-19 para decirlo en bonito, en diciembre se veía una realidad lejana, pero casi de película. O sea, VIRUS, era la mejor representación de lo que estaba pasando en ese entonces. Y ¿a Chile llegaría? Conociéndonos era claro que iba a pasar, pero lo preliminar era que por el clima no era posible, que esto y lo otro. Bueno, aquí estamos, meses después con una cuarentena decretada hace ya dos semanas y un par de días.

He visto gente vuelta loca, realmente, desde que comenzó la “poca trazabilidad” del Coronavirus, corriendo por una vacuna que NO sirve para el virus actual, así también personas reclamando y exponiéndose de manera irracional. Nos dijeron que nos encerráramos y terminamos colapsando todo. Solo en Chile puede pasar.

Debo ser honesta…

La primera semana pude pasarla bien, la casa era un desastre pero bueno, con tres niños, de distintas edades fue fuerte. Me arranqué dos días al super para poder distraer mi mente, pero… no fue necesario, aún me quedaba algo de cordura.

Al día siguiente comenzó el show de las clases online y las miles de miles de guías que envían desde el colegio, los grupos de WhatsApp de apoderados llenos de pelotudos que estaban más preocupados por el año escolar que por la salud mental de sus hijos, gente desesperada porque nadie sabía nada. Definitivamente el no saber nada es lo más complejo, si, mucho más que saberlo todo.

cuarentenaA la segunda semana de encierro ya comencé a perder la noción del tiempo, así como lo escuchan, porque se me confundían los días, entre preparar desayunos, ordenar la casa, trabajar con hora de inicio pero sin hora de fin, darle todos los días, me olvidé del tiempo. No tengo calendario, y tengo que estar anotando todos los días para recordar qué día es, lo que tengo que hacer.

Un día tuve que salir a buscar mis medicamentos y…

Quienes saben, me diagnosticaron hace poco hipotiroidismo y debo decir que ha sido un real alivio a todo lo que sentía, además sigo con mi tratamiento para la locura extra que tengo en el cerebro. Entonces caché que mi receta se vencía, primero tuve que mamarme ir a que me la renovaran en medio de la locura por el coronavirus y escuchar que el doctor me dijera: “usted quiere estar muerta qué está aquí?” a lo que le respondí “¿acaso prefiere que me descompense?” A lo que el tipo respondió “que era mejor descompensarse a morir de coronavirus” y yo… simplemente en shock (no se preocupen… le puse tremendo reclamo por saco de pelotas). Me extendieron la receta, pero después de eso tuve que ir a buscar los remedios. Bueno, justo fue ese día en que anunciaron la cuarentena total en 7 comunas, entre esas LA MÍA. Si… la MÍA! quería puro morirme, porque el consultorio estaba abarrotado de gente y básicamente no me podían dar los medicamentos.

Con paz y tranquilidad luego me aclararon que podía pedir un salvoconducto e ir tranquilamente. Bueno ese día… me resfrié (SPOILER: No es coronavirus).

Tuve que sacar mi lindo salvoconducto en www.comisariavirtual.cl (lo dejo porque realmente hay gente que aún no cacha dónde hacer el trámite y que no se necesita clave única), enmascarillarme porque estaba tosiendo y con estornudos, ir tranquila al Consultorio. Desgraciadamente hay un triage que debes pasar de lo contrario no te atienden y tuve que responder con la verdad, que estaba resfriada. Así es como me mandaron al doctor urgente, aislación absoluta para atenderme y decirme que estaba resfriada (aún siguen haciendo esa pregunta si has tenido contacto con alguien con COVID-19 siendo que la trazabilidad ya se perdió… pero bueh), no me hicieron el examen porque “no valía la pena”. Me dieron el pase para pedir mis remedios y listoco.

A encerrarme de nuevo.

Dos semanas con niños en casa.

Hay gente que realmente no entiende que trabajar desde casa, cuidar niños y más encima “educarlos” es un desafío que NO todas queremos hacer. Lo digo desde mi experiencia personal, he tenido que estar más sentada acá trabajando que haciendo la guía de los chicos, mediando el uso de la tele, que me colaboren, que me dejen trabajar y que no se maten dentro de casa.

Echan de menos natación y hockey pero no puedo hacer más, está todo suspendido, está todo parado. No podemos salir ni al patio común. ¿Cómo canalizo sus energías? Sinceramente aún no lo logro.

No les daré ninguna fórmula mágica porque hoy me encantaría estar sentada viendo tele y no respondiendo los infinitos mensajes que tengo que responder día a día. Me encantaría justo estar en una pega que no se puede teletrabajar, pero bueno, esa no es mi realidad. Acá teletrabajo, telehagoelaseo, telecuidoalosniños, telecocino, telehagopan, telehagolascamas y telehagocualquiercantidaddecosas.

Bueno… algo bueno de todo esto es que hemos podido grabar el MOMS ON THE CITY con la Pame y estoy esperando a editarlos para poder subirlos. Así que ahí no solo yo me entretengo sino también ustedes.

¿Cómo llevan la cuarentena?

 

Este 2019 me dejó varias lecciones

Como todo buen blog aquí estoy haciendo los balances del 2019 que era justo y necesario para poder comenzar otro año porque… ¡QUÉ AÑO FUE EL 2019!

Vivir MangelitaNo fui la única porque hablando con varias personas me contaron que el 2019 fue super fuerte, con muchos altos, pero también con caídas estrepitosas de las cosas que ellas creían ciertas y rígidas.

Un inicio de año duro

El comienzo de año fue duro, y básicamente me preparó para la tormenta que se me vino después. Darme cuenta realmente de cómo eran las cosas, como la gente realmente operaba y que no era la forma en que a mí me gustaba. Si, porque en el fondo uno es libre de aceptar o no cómo la gente te trata, decirle: hasta aquí llego.

No puedo decirlo de otra manera, de verdad que a comienzos de año lo pasé pésimo. Sentí que todo lo que pude construir en un corto espacio de tiempo se fue a pique y yo intentaba agarrarlo y agarrarlo y se me iba como agua en las manos. Cero posibilidad de armar algo si estaba en un terreno mal hecho, con cero bases.

Me agarró mal la maternidad, me la removió completa. Tuve que cuestionarme cosas que no quería hacer, pensar en cómo lo estaba haciendo para intentar hacerlo mejor, si… intentar, porque con suerte tenía el cuero para levantarme todos los días.

Fueron momentos duros, la verdad es que la vi fea. Más cuando después de me dicen que tengo casi depresión –si, porque si bien es depresión… fue un casi, porque alcancé a agarrarla antes que llegara a algo más grave-. Tener que pedir ayuda, literalmente entre llantos y gritos, porque sentía que ni yo misma me escuchaba, para luego tomar un camino duro, pero valiente. Porque nadie te dice que ese camino es el más fácil.

Recuerdo los primeros días, en que tuve que pedirle a mi mamá que se quedara con las niñas porque yo valía con suerte un peso, miraba el techo y lloraba, caminaba en el parque para poder distraerme y ahí estaba ahogada, pensando como se me derrumbaba la vida, y como, a pesar de toda mi fortaleza no lograba ni siquiera estar en pie. Caí y caí feo.

Tomar terapia

Puede ser algo de perogrullo, pero cuando uno vive un duelo tan grande por la vida, cuando acumulas años y años de malos ratos, de malas experiencias, de represión, lo único que haces es pensar que no vas a dar más. Que por favor que todo pare pronto porque no das más. La vida en el fondo no tienen sentido –y aunque te digan ese “cliché” de “lucha por tus hijas” tu sabes que que aunque te digan que te darán todo el dinero del mundo, salir del hoyo por ese motivo no es suficiente”-.

Así es como grité, literalmente, por ayuda profesional. Ya no daba más, ya no podía más. Era imposible hacerlo por mi sola. Si, hay gente que puede, pero yo no podía más. Creo que lo puse en un post, no me daba más el cuero para todo lo que estaba viviendo.

Al fin y al cabo, la terapia era lo único que me podía ayudar a sobrellevar la vida en ese punto.

Llegué a excelentes profesionales que me ayudaron a poder tomar mejores decisiones, a mirar la vida desde otro punto de vista, a encausar todo eso que ya pensaba, que ya sentía pero que no podía ordenar por mi misma.

Tirar para adelante porque para atrás sale solo

Después de simplemente remar hacia adelante dentro de la tormenta, logré ver el claro. Logré ver que todo lo que había avanzado y que en realidad era el camino que tenía que tomar para poder crecer. Porque crecer duele, lo escribí hace un tiempo. Y nadie, pero nadie, deja de crecer, es parte de la vida misma. Uno deja de crecer en tamaño, pero tenemos la responsabilidad de crecer emocionalmente, dejar de sentir frustración por miles de cosas que nos pasan a diario, dejar de sentir que la vida te debe algo y darte cuenta que estas para aprender y crecer.

Nadie te debe nada, tu no le debes nada a nadie. Al final, es deber de cada uno vivir la vida, porque la vida es una sola, no te queda de otra. Una puede pasar la vida entera intentando intentar -así como lo lees- ser feliz, tener tranquilidad y vivir bien, pero el truco no está en intentarlo está en simplemente hacerlo, dejar de buscar la felicidad fuera tuyo, sino que dentro tuyo.

Suena a frase de psicólogo barato o de libro de autoayuda, pero la verdad es que, la felicidad, el bienestar y la tranquilidad están dentro tuyo, no en cosas, no en personas. Está en realizarse todos los días, con metas pequeñas, mirarte y decir: hoy es un buen día, porque estoy viva. Hoy logré salir de la casa, si, así como lo lees, salir de la casa es una meta cuando tienes síndrome ansioso. Incluso, poder subirme a un auto.

Porque ya había estado en el hoyo y simplemente no me quedaba de otra que subir.

De todas maneras, fue fuerte… tuve que enfrentar otros desafíos, y dentro de todo no fue tan terrible como me lo esperaba, porque ya había dado el primer paso que era sanarme yo misma.

Y el resto llegó solo

No tuve que rogar, ni pedir, las cosas poco a poco se fueron dando en el camino que necesitaba, me costó y me sigue costando dejar algunos fantasmas del pasado atrás, pero por lo menos tengo la consciencia de que hay algo que me molesta y debo trabajarlo, debo darle el tiempo para procesar y después reaccionar. Algo que aún me cuesta, pero que está permanentemente en consciencia.

Cuando las cosas fluyen… simplemente se dan y no hay que estar obligándolas.

Y si, también me di cuenta que obligaba mucho, que generaba anticuerpos por andar diciendo y mandando a todo el mundo alrededor mío. Además era un tremendo desgaste y así no se puede. Simplemente no se puede.

La familia, el trabajo, la vida, las amigas, todo se ordenó cuando comencé a soltar todo lo que viví para comenzar de nuevo.

Costó… pero acá estoy entera y dándole para adelante. 

Tengo botado el blog y aquí les explico por qué.

Si, ando desaparecida por estos lados, pero es que tuve que hacerme casi un machitún espiritual porque de verdad lo estaba pasando mal. Se me vinieron miles de cosas encima que de verdad creo que no pude imaginar cómo serían en realidad. Fue fuerte, si fuerte… así que tuve que relegar ciertas cosas que claramente no “eran importantes”.

Pero la verdad es que mi blog es importante, solo que quiero darle el enfoque que merece, porque de verdad ¡vamos! no les voy a mentir: se convirtió en un cochineo más de publicidad y de marcas que con suerte me mandaban un regalito para mi o para las niñas. Y si… se notaba mucho. Y no, no quiero que mi blog vuelva a ser pura marca, quiero que sea el lugar que decidí compartir esas historias que a ustedes les gusta leer, mi experiencia con las marcas y no lo bonito que las marcas quieren que yo diga de ellas.

Si, porque este medio se ha expandido y es bacán, muchas más personas están escribiendo y contando sus historias, pero otras tantas seguimos infestando las redes sociales de más marcas que muchas veces ni siquiera nos dan las gracias, si pues, suena duro y arrebatado, pero me aburrí. Me aburrí de que las marcas no dan NADA, pero NADA a cambio, con esto de que levantan una piedra y encuentran una persona que les sube la nota por nada a cambio.

Me aburrí también porque al final me di cuenta que mi blog no nació para subir las cosas de marcas como un medio o un blog de marcas -que claramente existen- sino para desahogarme, para contar mis historias, para decir en serio eso que siento en la vida, mis reflexiones medias cabezonas que de vez en cuando necesito liberar de mi mente y plasmarlas en palabras. Si, palabras, porque es la forma que tengo para poder ordenarlas incluso y que no se detonen en cadena dentro de mi.

La cuestión es que también sentí que no estaba siendo fiel a mi estilo, no estaba hablando con mi lenguaje y estaba permitiendo nuevamente que otros hablaran por mi y contarán las historias que yo quería contar bajo sus prismas. Si, porque el darle espacio a alguna marca significa que estoy violando mi escritura, mis pensamientos.

Mangelita mammadontpreachA pero siempre hay excepciones.

Y no es que no quiera trabajar con otras marcas, quiero trabajar con aquellas marcas que quieren trabajar conmigo y tener una relación de igual a igual, yo les doy espacio y ellas me dan espacio a mi o cosas. Porque tampoco se trata de hacer las cosas por mero interés económico, se trata de hacerlas con paciencia, tranquilidad, con cosas que me gusten -porque si, lo confieso, he pecado y he recomendado cosas por interés y no por real uso, lo que lamento profundamente pero es parte del aprendizaje que hice durante este tiempo-.

Si, porque tuve un proceso de aprendizaje que parte por mi, por mi periodo angustioso que tuve, dónde no podía escribir, una de las cosas que más me gustan en la vida, porque escribir me hace feliz y llegó un punto en que no podía escribir porque no podía ser feliz con eso. Si, heavy, pero cierto.

Por eso, es un nuevo camino que quiero darle al blog, es un nuevo enfoque, quiero que este blog sea de las cosas que realmente me gustan y de las que no me gustan también, pero para contarles por qué no me gustó.

No es que lo anterior haya sido una mentira, sino que es parte de otro proceso donde quise sacarle el mejor provecho posible a la situación que se me estaba dando, pero que en la actualidad solo me genera un desagrado y no me gusta, no me gusta seguir para ese punto.

Quizás no se entendió tanta cosa, ¿o si?

Jajaja…

Espero que les guste este nuevo comienzo.

Esto es lo nuevo de Nickelodeon y las niñas lo saben: CLUB 57 se toma las pantallas

Este martes nos tomamos libre la tarde junto a las niñas porque era justo y necesario antes de un feriado como el primero de mayo. Así que… nos invitaron al evento exclusivo del lanzamiento de Club 57, la nueva serie de Nickelodeon, que se estrenará el 6 de mayo a las 19 hrs. Chile.

Niñas conociendo Club 57 NickelodeonNos arrancamos a Kidzania para vivir esta super experiencia: ver el PRIMER CAPÍTULO y conocer al elenco de Club 57, donde además participa Evaluna Montaner, hija de Ricardo Montaner [quién además es productor musical de la serie].

Club 57 es una próxima telenovela musical coproducida por Rainbow S.r.l. y Nickelodeon.2​ La serie fue creada por Catharina Ledeboer, creadora de Every Witch Way. Los productores de la serie son Iginio Straffi (creador de Winx Club) y Pierluigi Gazzolo. Está protagonizada por Evaluna Montaner y Sebastián Silva y será estrenada en Nickelodeon el 6 mayo de 2019 -EXTRACTO DE WIKIPEDIA-.

La serie trata de Eva (Evaluna Montaner) y su hermano Rubén (Sebastian Silva) quienes accidentalmente viajan a 1957. Eva se enamora de JJ (Ricardo Frascari) y decide quedarse, pero su decisión desencadena un efecto mariposa que podría cambiar sus vidas de mala manera. Debido a eso Eva debe encontrar la forma de regresar al presente sin renunciar a su primer amor.

Como mamá que ve series con sus hijas, hay que decirlo: ¡es buenísima! -léase con tono de emoción-. Porque de verdad las canciones están muy bien hechas, hay momentos muy divertidos y otros de suspenso en que no sabes qué pasarán con los personajes durante el viaje. Además Eva representa muy bien a las chicas que tienen talentos pero que de alguna u otra manera les falta un poco de confianza en sí mismas, porque tienen otros objetivos en la vida, más que ser popular en el colegio. Además tiene unos hermanos que si bien pelean -como todos los hermanos- pero también se apoyan en hacer locuras y se meten en problemas.

Me gusta eso de volver a los años 50 y el Rock’n Roll, de esa época muy bella de grandes faldas, peinados altos y llenos de ondas. La estética está muy bien armada y sale un poco del exceso de tecnología que vivimos día a día.

Acá pueden ver el capítulo de #LasProbadoras donde Sofía -y Olivia, quién en realidad más disfrutó de correr por Kidzania- da su opinión y por supuesto su experiencia.

Y bueno… para aquellas mamás y jóvenes que se motivaron a ver Club 57 en Nickelodeon acá pueden ver una de las canciones que podrán escuchar en la serie, cantada por Evaluna Montaner.

#Maternidad Cuando el dolor es parte del crecimiento

La maternidad tiene cosas que no te cuentan y las vas aprendiendo en la medida que van creciendo los niños y niñas que nos rodean. Definitivamente una de esas cosas es que CRECER DUELE.

Sofía pre adolescente En mi último post les conté por varias cosas que estoy viviendo este último tiempo. Es complejo vivir el “estar en el hoyo” con hijos, hijas en mi caso. 

Durante este tiempo recordé como fue mi infancia, en general fue “fácil”, en el sentido que soy la hija mejor de un clan de 4 hermanos. Nacida después de 18 años del menor de ellos. Habían muchas cosas en que tuve 4 papás, mis tres hermanos y mi papá. Con una mamá super protectora -creo que ya saben de dónde saco lo leona y mamá aguerrida que soy-. Entonces hubieron momentos de mi infancia donde básicamente lo pasé bien.

Si recuerdo varias cosas duras de mi vida, peleas, malos tratos, mis papás no eran el ejemplo de pareja que debía tener. Creo que eso me hizo cometer muchos errores, porque AMIGAS quiéranlo o no, nuestros padres y las decisiones que ellos tomaron nos marcan en la vida. Terrible, ahora con el tiempo me he dado cuenta de este hecho que quizás no es el más agradable de todos.

Cuando empecé a mirar a las niñas y su crecimiento, recordé de las crisis de crecimiento que sufrieron Sofía y Olivia cuando estaban full lactancia, esos momentos en que una estaba pegada con la guagua en la teta, casi sin poder ir al baño, porque las dejabas al lado de la cama solo para ir a buscarte unas galletas y sobrevivir un rato al hambre infernal y paf! despertaban gritando y mañoseando porque necesitaban mamá.

Sofía pre adolescenteDespués de pasar por esa etapa infernal de la lactancia -porque si bien es maravilloso dar pecho, porque te ahorras un montón de dinero y por supuesto compartes un tiempo maravilloso, apego y esas cosas- comienzan a moverse y a caerse, no vamos a decir nada sobre las caídas de la cama, pero tiene que ver con el movimiento.

A pararse y a caerse, luego a caerse y a pararse de nuevo. Así se van hasta que logran la famosa estabilidad que los hace avanzar en una etapa del desarrollo. Pero lo que no te dicen es que duele verlos caerse, golpearse, y te duele ver que ya no es la hija bebé se hace un poco, que creció, que se pegó un estirón. Que de un día a otro paf! ya no es la hija de siempre, la bebé que tenías que mover en el coche, que quiere su independencia aunque duela.

Duele entregarlos en la puerta de pre-kinder y duele verlos partir y comenzar una nueva etapa -ya les hablaré del cambio que han tenido las niñas con esta nueva etapa en el colegio-, y a ellas también les duele cambiar de curso, les duele también ver como partes en el primer día.

Y así cuando veo a Sofía tan grande, y veo que sufre descubriendo su nuevo ser y que para ti también fue muy complejo pasar esa etapa de bebé a niña -es interesante cuando tu les dices que son niñas, y te dicen que son bebés, luego cuando van creciendo y quieren volver a ser bebé-.

La importancia de los pequeños detalles

Y vamos… ¿cómo superamos esta etapa dolorosa, demasiado dolorosa para algunos? Y que sorry NOT SORRY pero jamás pasa, sigue doliendo siempre, aunque sepas que duele.

Y aquí vienen los pequeños detalles:

  1. Darle importancia a la ropa: increíble pero cierto, la ropa cuando van creciendo es un factor diferenciador, me di cuenta cuando un día Sofía me habló de la ropa y lo incómoda que se sentía con lo que llevaba puesto. Difícil de comprender a un comienzo cuando claramente vas a las tiendas y todo es caro -vamos! por tener un blog no soy millonaria-. Ahí me propuse cambiarle el clóset, pero gracias a una Hada Madrina no fue necesario tomarme un año en cambiarle el clóset, me tomó una tarde y un rico helado, más una conversación. Y al llegar a casa increíblemente Sofía cambió esa sensación de pequeñez que tenía y enderezó su espalda y se sintió bella. Así de simple.
  2. Darles tiempo que vuelvan a “ser bebé”: quizás es una tontera, pero hay veces que todos necesitamos volver a la infancia porque nos sentimos seguros ahí. Y es bacán, eso mismo hay que hacer cuando quieres que sean grandes pero tienen esas “guagüitas” como yo les digo. Lo mejor es darles un espacio de guagua un tiempo y luego volver a la vida normal. Recordarles que aún estás ahí y que serán tu bebé.
  3. Asumir que te duele: si, porque pucha que es difícil hablar de los propios sentimientos con nuestros hijos, decir que te encantaría que fuesen niños toda la vida, pero también fuimos niños y crecimos porque es parte de la vida, y que no siempre es fácil, por eso aprovechen todo lo que más puedan. Porque es la forma en que pueden aprender más de cada etapa que viven.

¿Cómo se sienten viendo el tiempo pasar?

#Maternidad De colapsos y otras vainas

Les voy a contar una historia que quizás no es tan anormal entre las mamás que me siguen: colapsé.

Corriendo mis primeros 10 kLa verdad es que la vida misma me llevó por un camino medio complejo que tiene mucho que ver con que no me hice cargo de muchas cosas que tenía que hacerme cargo, no porque no quisiera, si no, porque no estaba preparada para vivir este nuevo huracán en mi vida. y no me refiero a una persona en específico, me refiero a que la vida no es siempre feliz, la vida no es siempre éxito, grito y plata.

Este post es para mí una forma de un poco ordenar mi cabeza, mi blog fue construido para eso, para poder desahogarme de la maternidad que vivía, que se haya medio transformado en una revista es otro tema jajaja.

Comencé a fallar en lo que más me gusta

No suena fuerte, suena FOERTE. Pero fue la primera señal que sentí cuando todo se comenzó a ir a la punta del cerro. La vida me estaba llamando y diciendo MANGEL DESPIERTA, despierta que este huracán debes vivirlo con todo, aunque duela.

Fue terrible sentir una falla tras otra falla, caerme una y otra vez, esperar cosas de la gente que yo creía que quería que yo estuviera bien. Pero me di cuenta que 1: no puedo esperar nada de las personas, de nadie, incluso de mi misma, porque quiéralo o no, cuando hay que hablar de autosaboteo, una misma es especialista. 2: fallar cuando estás en la cresta de la ola, te hace ver débil, y hay gente que no entiende que esa debilidad es parte del ser humano y no del ideal de “humanos” que nos estamos formando en una sociedad exitista como es la actual.

Tengo la suerte y también he sabido llegar al punto en la vida en que trabajo en lo que más me gusta en la vida, trabajo escribiendo. Me encanta escribir. Me costaba mucho vivir este proceso sin dedicarme a escribir y ha contarles historias.

Así muy Carrie Bradshaw, pero es verdad. Cuando era chica una vez una profesora me preguntó sobre qué quería hacer en la vida y simplemente respondí: escribir.

Eso es lo que he podido hacer todos estos años en la vida, desde que tuve que decidir que hacer en mi vida -en términos prácticos ya?… porque decidí ser feliz hace muchos años atrás-.

De repente fallar en lo que más te gusta, cuando no sabes cómo escribir una frase, como pensar una idea, cómo llevar a cabo una actividad que antes simplemente veía a tu cabeza, cuando te paralizas al enfrentar una actividad que antes era tan simple, cuando la adrenalina que eso te producía te hacía feliz y no te provocaba una crisis de pánico. Es FOERTE.

Es complejo, creo que nadie quiere andar por la vida fallando, nadie quiere andar por la vida equivocándose mientras haces lo que más te gusta en la vida.

Me ahogué en un vaso de agua

Las niñasCada problema era la gota que rebalsaba este vaso que estaba desbordándose todos los días, un problema tras otro, un atado tras otro, una gota, una mirada fea, una palabra dicha con un tono extraño y detonaba en mi un desborde de emociones que me llevaban a explotar y a llorar.

Hubo una semana en que lloré todos los días antes de realizar mis actividades diarias. Y decía: ¿DÓNDE ESTÁ LA MANGEL QUE AMA LEVANTARSE Y DESAYUNAR Y HACER EJERCICIO Y DISFRUTAR LA VIDA? ¿DÓNDE?

Me perdí, me ahogué, y nadie a mi alrededor -excepto mi mamá- sabía que me estaba pasando, porque contar que estás viviendo un duelo personal, un real CAMBIO DE FOLIO, así como cuando cambia la piel una serpiente -no en el sentido negativo-, cuando tenemos que mutar y crecer, crecer DUELE. Duele muchísimo y te genera heridas de guerra y nadie a mi alrededor me daba una palabra de apoyo en este proceso personal, todos solo veían al estropajo en el que me había convertido.

Y nadie quiere ver a otra persona con problemas, porque cada uno carga su propia cruz.

Crecer duele, y duele mucho. Más cuando tienes duelos internos.

¿Alguna vez sufriste dolores de crecimiento? Increíble pero cierto, tus huesos duelen cuando se estiran, mucha gente me dice que no ha tenido, otros si. Recuerdo que cuando crecía mis huesos me dolían muchísimo, era terrible, era una anciana, me dolía con el frío y estaba creciendo. Quizás ese pequeño dolor no era nada más ni nada menos que crecer. El acto de pasar de una etapa a otras.

Y yo tuve que volver a crecer. A mis 30 años tuve que asumir que me separé con dos hijas, que tuve que hacerme cargo de cuentas, de la casa, de ser independiente, asumir mi propio duelo de que las cosas no funcionaron cómo yo quería que funcionaran, que me decepcioné enormemente de gente que estaba a mi alrededor, que tuve que aprender a llevar mi propia agenda -y que otros no tenían por qué controlármela-, que tuve que pararme frente al mundo y recibir balazos que NO ME MEREZCO. Y tuve que estar parada.

Y no, no siempre se puede estar parada

Desmitifiquemos a Wonder -así será mi próximo post… haré un alto en este post para poder escribirlo en el próximo post porque lo más probable es que se me olvide-.

Si, desmitifiquemos que una tiene que estar parada ahí recibiendo las balas, haciéndose la fuerte, que no te puedas caer, que no puedas llorar ni patear la perra ni pegarte un par de patinadas en redes sociales INCLUSO cuando te has mantenido digna con el huracán pasando en pleno.

Si amigas y amigos -porque se que hay hombres que me leen-, un cosa es ser digna y no andar ventilando la vida más privada, esa parte fea porque es doloroso y otra es no permitirte flaquear. Yo fallé porque me obligué a estar parada, a no llorar, a no pensar en todo lo que me estaba pasando, a no meditar sobre mi vida y lo que realmente quiero de ella.

Yo quiero una vida linda y digna para mis hijas, y se las daré con o sin un par de lucas más o menos, porque si hay algo que me ha caracterizado es que si soy luchona -Y QUÉ TANTO-, si no lucho por mi y mis hijas ¿quién lo hará?

La vida es un ciclo pero cuando tienes claros tus objetivos sabes que lo lograrás igual

Si, a pesar de estar en este ciclo complejo, difícil, que aún no salgo, aún así sé que mi meta es clara, tengo super claro todo. En el túnel ese en el que una está en esta situación se han prendido algunas luces que me dicen hacia dónde debo seguir, seguir mi instinto porque al final del túnel siempre hay luz.

Si te sentiste identificada, tranquila, no somos las únicas viviendo procesos complejos y dolorosos, pero para poder cambiar la piel y mutar debemos pasar por eso, porque lo que NO TE MATA TE HACE MÁS FUERTE.

Y cómo dice una grande SIEMPRE FOERTE, NUNCA INFOERTE.

meme luli foerte nunca infoerte

Bienvenido fin de año… te recibo colapsada

Sinceramente pensé… en un pasado no muy lejano, que este fin de año sería más descomprimido.

Evento Halloween fin de año ¡VAMOS! Me separé este año y sinceramente me siento como el oso hormiguero ese del meme diciéndole al 2018… que más poh. Así me siento, como que han caído montones de bombas nucleares de gente muy cercana que JAMÁS EN MI VIDA pensé que podrían llegar a hacer cosas que hicieron. Tengo resistencia -quiénes me siguen en Instagram saben que practico HIIT que es pura resistencia- pero antes de todo soy persona.

En un momento pensé que no iba a terminar nunca este año y de repente estoy haciendo pautas para despedir el 2018, agradeciendo lo bueno que ha sido. Créanme es increíble ver cómo un año ya pasó. Así de simple.

Sin contar que no sé que onda, pero he tenido que organizar heavy mi agenda porque básicamente todas las semanas hasta fin de año tengo carrete ya sea de las empresas donde trabajo o eventos a los que me han invitado. Me organicé a tal punto que tuve que pedirle algunos días libres a mi mamá los fines de semana porque no tengo más cuerpo para darle al fin de año.

Además estoy entrenando cuatro días a la semana para no perder el ritmo y morir en el camino de las fiestas de fin de año porque les juro que si no entreno estaría peor, como el año pasado básicamente, que tuve crisis de fibromialgia todos los días por sacar las miles de cosas que debo hacer diariamente y sobrevivir durante el año.

Agradezco que este año las clases terminaran antes, porque no daba más de levantarme a las 5:40 todos los días para poder hacerla. Las niñas están en casa, despertándose tarde por lo menos y yo tengo una hora más de sueño que antes, así que se agradece.

Ya, dejaré de quejarme, porque este post lo hice para puro quejarme de llena jajaja

He tenido un año intenso pero de esos años que te ayudan a conocerte a ti misma y a la gente que te rodea, que te dan el impulso para crecer como persona, en mi caso también como mamá y como mujer. A darme cuenta que en un momento no estuve con las personas correctas pero que de a poco las cosas van tomando su propia vibración.

Después haré un post un poco más animado jajaja, por ahora necesitaba desahogarme.

#LeaveKateAlone y como nos gusta meternos en donde no nos llaman

Hablemos bien, pero bien en serio: ¿se han dado cuenta que es casi un don materno el querer estar metidas en todo, incluso en lo que no nos llaman?

Me di cuenta cuando nació el último hijo de la Duquesa de Cambrigde o más conocida Kate. En realidad me di cuenta muchísimos años antes porque en serio que una pasa por una etapa muy criticona de la maternidad ajena.

Es la etapa en la que yo llamo: “Complejo de supermadre”.

Pero volvamos atrás, a la pobre Kate la diagnosticaron con hiperméresis gravídica (básicamente no toleras nada de comida, yo también tuve los tres primeros meses de embarazo con Sofía y con Olivia, de hecho con Sofía tuve bajo peso, porque básicamente me levantaba a vomitar), luego cuando parió todas se volvieron locas sobre cómo lo hizo, sobre el parto en casa (que en Europa es muchísimo más normal que la sobremedicamentalización de los partos que hay acá en Chile) y para rematarla cuando salió la criticaron por haber salido a las horas de haber tenido su bebé y peor aún, DE VERSE RADIANTE y sin guata de embarazada.

¡Vamos! Es cierto… no todas salimos así del parto. Pero hay una diferencia sustancial en el trato que existe en los partos.

Es cosa de googlear un poco y ver que quién atiende principalmente los partos son matronas y matrones quienes ejercen la labor por la que estudiaron, en un segundo y bien segundo lugar están los ginecólogos que SOLO atienden emergencias. Porque, a diferencia de nuestro amado país, las cesáreas son principalmente de emergencias.

Eso cambia muchas cosas.

MATERNIDAD parto OliviaLas mujeres que hemos tenido partos respetados, con libertad de movimiento y más aún con un equipo que te respeta en uno de los momentos más importantes de la vida de un ser humano.

Recuerdo que mi último parto, el de Olivia, mis heridas sanaron tremendamente. Porque al fin tuve un bonito parto, acompañado, respetado, poder disfrutarlo. Y cuando me tomaron la foto el mismo día del parto puedo decir que… no le tengo nada que enviar a Kate [excepto la corona].

Ahora volvamos a un punto atrás… Complejo de supermadre.

Cuando una es mamá primeriza, pasa por el desconcierto total… básicamente te encuentras con un ser humano frente a ti, fuiste a todas las charlas que pudiste de maternidad, estas intentando no cagarla -sorry lo soez, pero así es… en el primer minuto sabes que la embarrarás, pero no quieres cagarla tanto-, vas donde la matrona, el pediatra, el doctor y si tienes amigos profesionales de la salud, también los hinchas para que te ayuden, sin contar que vas donde tu mamá o mujer de confianza para ayudarte en esta etapa donde no cachai nah!

Luego del desconcierto total viene la sabiduría absoluta, SI AMIGA… pasas de la nada al todo, porque has leído todo, porque has consultado a todos, porque te crees con la varita mágica de Harry Potter por haber sido tan matea como Hermione como mamá y aquí viene el peor punto de todos: COMIENZAS A CORREGIR LA MATERNIDAD DE OTRAS.

SofíaHabemos algunas que logramos salir de ese estado de sabiduría absoluta de la maternidad, pero hay otras, esas… las que criticaron a Kate por la ropa, por la guata, por el cabello, por el maquillaje, que no pueden ver las cosas desde otra perspectiva si no es la de la ideal maternidad que has construido para ti, porque “LO LOGRASTE” tener a tu guagua alimentada, ya le detectas las cacas, porque sabes sacarle los chanchitos como nadie, porque logras dormir a tu guagua a las 9 pm sin teta… y así un eterno “buenmadrismo” que las que hemos estado ahí lo sabemos.

Y viene lo peor de lo peor: comienzas a empatar tu maternidad con la maternidad de otras. En ese afán de ser la mejor mamá del mundo para tu guagua, que quizás ni siquiera habla, porque invalidando a otras mamás de las cosas que están viviendo o diciéndoles que eres mejor que ellas te sientes mejor y sabes… te cuento algo… te entiendo, porque te lo hicieron tu abuelita, tu mamá, tu cuñada, tu tía o incluso tu sobrina que no tiene guagua [quienes no tienen guagua o hijos son un gran factor de críticas gratuitas, porque ¡OBVIO! Las guaguas ficticias son bacanes y no se mandan cagadas jajaja].

Kate Middleton mamáDentro de tu pequeña maternidad, te das cuentas que todas hacen eso, meter la cuchara donde no las llaman, sentir que para ser mejor madre que ellas debes hacer lo mismo con otras. Decirles qué hacer o que no hacer. O peor aún, dártelas de sabelotodo con la maternidad cuando llevas 3 meses recién en el bambo [mi mamá siempre me repite como campana: una nunca es experta en algo que jamás se termina].

OJO esto también es un llamado a la responsabilidad: si hay cosas malas que puedes hacer a pesar de que todos te digan que “no pasa nah”, darle agüitas aunque cuando eras guagua tu mamá te haya dado y estás viva, no llevarla en silla dentro del auto, creer mitos que están requetecontra comprobados que son mitos (engrosar la leche comiendo avena, dejar de dar pecho si te llega la menstruación, el relleno es mejor que la leche materna), no partir a urgencias cuando tu guagua está congestionado y con las costillas hundiéndose, etc etc etc.

“Rayos Mangel, me estás definiendo”, tranquila amiga… no te sientas mal, todas estuvimos ahí.

Si eras de las que iba donde su amiga recién parida a decirle qué hacer o qué no hacer con su guagua, si ves a las guaguas ajenas en portabebés no ergonómicos o mamás dando teta con la teta al aire y piensas “que atrooooh” o al revés, después de pelearla por establecer tu lactancia ves a alguien dando mamadera y dices: “terrible que lo alimente así”, te invito a tomar un respiro.

Respira, porque es una etapa pero tan tan normal que la mayoría pasa… porque como estuviste meses con gente diciéndote como hacer mejor las cosa que tu y obvio, así validando su maternidad a través tuyo tu sientes que eso es lo correcto. Porque así es como nos dicen que debe ser. Pero no es así y cuesta… cuesta mucho mucho.

Y por eso… cuando vemos a Kate saliendo de la Clínica, 8 horas después de parir nos da por decir “pero ella debería estar hospitalizada”, “pero como no tiene cara de destruida”, “pero miren como quedó, no tiene ni guata”, “como sale de la clínica con tacos”… Y NOS METEMOS DONDE NADIE NOS LLAMA [OK! es de la realiza, ellos básicamente no pueden evitar los flashes ni que nosotros estemos metidos en su vida… porque… siiiii yo también quería ser princesa]. 

Pero se puede cambiar, se puede a través del respeto de las maternidades, a entregar consejos CUANDO TE LOS PIDEN y acompañarnos en esto de la maternidad.

¿Cómo detectar si tu hijo está siendo víctima de bullying?

En Chile, según el Primer informe de Bullying presentado por la Superintendencia de Educación, es en tercer año básico donde se realizan más denuncias por violencia. Algo preocupante porque no hace mucho, el MINEDUC señalaba que quinto básico era el curso donde existe mayor información de acoso y matonaje escolar, especialmente en niños varones de entre 9 y 11 años. Especialista detalla algunos comportamientos que pueden ser una señal de que un menor está siendo víctima de bullying.

cyberbullying“La violencia escolar o matonaje es una conducta que se ha detectado en Occidente con cierta regularidad desde mediados del siglo XX. Sin embargo, su dimensión aún es meridianamente desconocida, esto en gran parte porque los acosados silencian sus experiencias y es imposible saber con exactitud cuántos niños y adolescentes han padecido o padecen violencia sistemática por parte de un compañero; especialmente durante el período de los nueve a los catorce años. Lo que sí es posible afirmar, dados los estudios a nivel mundial, es quecasi la mitad de los niños en edad escolar en todo el mundo han participado de una situación de bullying o matonaje, en forma de violencia psicológica, agresiones físicas o sexuales”, señala la psicóloga y docente del Magíster en resolución de conflictos y mediación sociofamiliar y del Magister en familia, infancia y adolescencia de la U. del Pacífico, Susana Arancibia.

Arancibia, quien también es académica de la carrera de Trabajo Social de la misma casa de estudios aclara que el concepto de bullying se utiliza para hacer referencia a agresiones repetidas, entre personas de características similares (misma edad, mismo curso académico, mismos gustos, etc.) y en cuyos actos agresivos aparece una desigualdad de poder; un control de una persona –o varias– sobre otro.

Por lo mismo, existen diferentes tipos de bullying. “El bullying puede ser físico (empujones, patadas), verbal (insultos, resaltar condiciones físicas desfavorables), psicológico (acciones encaminadas a minar la autoestima de la víctima como amenazas o agravios públicos), o social (pretende aislar al individuo del resto). Estos tipos de violencia escolar pueden combinarse y darse en mayor o menor medida en un caso concreto”, afirma la psicóloga.

Factores de riesgo

Susana Arancibia indica que no existe una única causa de la conducta de bullying; sino diversos factores que facilitan la aparición de dichas conductas. “Por eso, cuando se desea intervenir, se debe trabajar sobre diversas instancias influyentes: el propio alumno víctima, espectadores, organización del centro y familia, entre otros”, precisa.

Pero, ¿qué caracteriza a los niños que son víctimas de bullying? La experta de la Universidad del Pacífico dice que habitualmente estos niños o adolescentes son percibidos como víctimas sin necesidad de serlo aún, pero sus compañeros los reconocen como posibles candidatos a ello.

“Son como más apagados o débiles. En ocasiones los agresores explotan y magnifican los rasgos físicos visibles en las víctimas para aumentar sus agresiones, como el llevar gafas, la obesidad, dificultades físicas, color de piel, pelo, diferencias de género, culturas, religiones, etc.”, detalla.

“En el plano psicológico, se identifica a las víctimas como inseguras, con baja autoestima. Su estrategia para enfrentar las agresiones opera desde la incapacidad de manera negativa y desvitalizada. Existe un alto riesgo de indicadores depresivos dada su percepción de indefensión (“no puedo hacer nada para defenderme, no sé cómo se hace, soy un tonto”). En general son alumnos con un escaso autocontrol personal sobre sus reacciones emocionales y en ocasiones ellos también se comportan como agresores en momentos puntuales. Según un estudio publicado en 2001 por Cerezo Fuensanta (Universidad de Murcia, España), existen rasgos de personalidad que tienden a repetirse, como el bajo autocontrol, la ansiedad y la timidez”, agrega la docente.

Respecto de sus familias, el estilo educativo de sus padres es marcadamente sobre protector. “Ello facilita la formación de un apego simbiótico que les impide defenderse por sí mismos. Sin embargo, otros estudios enfatizan la presencia de estilos educativos inhibicionistas, donde el padre manifiesta desinterés en las vivencias de su hijo y piensa que cada uno debe crearse a sí mismo en solitario, es híper-exigente o castigador. Si se analizan los casos, es posible establecer que ambos estilos educativos obedecen a puntos extremos de una misma variable parental”, advierte.

Desde la perspectiva social, son niños menos sociables. “Pasan más tiempo en la casa y presentan una menor sociabilidad con sus pares. Son de escaso éxito social”, puntualiza.

Sin embargo, los factores socioculturales también influyen. “La divulgación de violencia y de resolución de conflictos a través de medios violentos, unido a la ausencia de valores como la comunicación efectiva, la sinceridad, el respeto a lo diferente y la empatía, suponen otra instancia propicia para que las agresiones persistan en el tiempo”, apunta.

Entonces, ¿cómo detectar que un niño está siendo víctima de bullying? “Algunas de las manifestaciones más comunes de la presencia de bullying en los escolares es que pueden presentar dificultades para dormir, dolor abdominal, agresividad, conductas regresivas, rebelión, etc. En los preadolescentes y adolescentes estos signos se agudizan, con la dificultad adicional para los padres de poder determinar si la conducta observada es parte de los cambios propios de la etapa que viven o una alteración mayor”, acota.

La especialista añade que algunas de las manifestaciones a las que se debe poner atención son las conductas agresivas y autoagresivas en el hogar y/o hacia los compañeros, trastornos de alimentación, conductas de riesgo y/o autodestructivas. “Junto a esto es fundamental observar si el niño o adolescente presenta heridas o moretones importantes en su cuerpo, si llega del colegio con el uniforme roto, si comenta que le roban  o esconden sus cosas, partiendo por la colación, entre muchas otras. Un aspecto muy relevante a considerar es cuando evita salir solo del colegio y deja de realizar actividades que antes disfrutaba para encerrarse en su casa, limitando el contacto con quienes previamente reconocía como sus amigos”, concluye la docente de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia.

#RecetasconSomela Crema de limón

Esta es una receta fácil, fácil y fácil. Salvadora de antojos en realidad.

Una de las cosas que amé de la NutriMax es que cómo extrae jugos de frutas muy bien, el limón no es excepción, pero tiene un rendimiento genial, porque lo deja sin pepas, sin la parte blanca y super líquido, ideal para hacer pie de limón y esta vez, crema de limón.

Además lo hace en un dos por tres. Hasta las limonadas quedan más ricas y mejor si la combinas con la Nutrismart para hacer limonadas para el fin de semana.

Ingredientes:

  • 3 a 4 limones, depende de lo jugoso que estén.
  • 1 lata de leche condensada

Preparación:

Pela los limones y extrae su jugo con la NutriMax, luego mézclalo con la leche condensada hasta que quede cremoso. Lo refrigeras por unas dos horas.

Puedes servirlo en unos potecitos lindos con una hoja de albahaca y galletas de champaña.

A la que hice yo le agregué un poco de leche vaporada batida, pero les dejé la receta simple para que no se enrollen.

¿Les gustó?

crema de limón

#RecetasconSomela Leche de almendras y más

Cómo les he contado en otras ocasiones, la NutriMax es versátil.

No solo puedes hacer jugos de fruta ya que es un extractor lento, sino también otras preparaciones como lo son las leches vegetales o bebidas vegetales.

Las leches vegetales recién hechas nos aseguran más nutrientes, ya que activamos el alimento para poder potenciarlo. Además el costo es muchísimo menor si consumes todos los días y es parte de tu dieta.

Leche de almendras

Ésta es una de las más clásicas y recomendadas, de hecho cuando Sofía dejó de tomar leche de vaca el doctor nos sugirió incorporarla a su dieta.

Para prepararla necesitas: 1 parte de almendras previamente remojadas entre 8 a 12 horas, 4 partes de agua, dátiles para endulzas (solo si quieres).

Pones a andar la NutriMax y vas agregando agua y almendras. Sacas toda la pulpa que queda de la leche, la mezclas con la parte líquida y vuelves a filtrar su quieres una leche más cremosa.

Lo que queda de pulpa, puedes hornearlo suavemente y se convierte en harina de almendras.

Así lo puedes ver en las dos imágenes, es super importante remojar la almendra para que al extraer, salgan todos los nutrientes y tengas una rica leche.

Esta leche dura, refrigerada entre 4 a 5 días.

Recomiendo ponerla en un frasco de vidrio y refrigerarla.

 

 

Leche de coco

Esta es otra de las leches fáciles que puedes hacer con la NutriMax. Solo debes tener 1 coco seco o una bolsa de coco rallado, 4 tazas de agua caliente. Dejas remojar el coco en el agua y luego lo pasas por la NutriMax.

Fíltralo de nuevo y tendrás una rica leche.

Leche de arroz integral

Para quienes no les gusta la alternativas anteriores, está la leche de arroz que se hace con 4 tazas de agua caliente, 1 taza de arroz integral cocido (no es crudo, también se puede hacer con arroz blanco), esencia de vainilla. Juntas el arroz con el agua y lo pasas por la NutriMax hasta que salga tu leche. Así de simple.

Rico, rico, rico. Además de fácil para cambiar la leche a aquellos que les cae mal la leche de vaca.

#RecetasconSomela Muffin con pulpa de frutas y harina de maíz

muffins de fruta con harina de maíz somela nutrimaxUna de las preguntas que más recibí sobre el hacer jugos en una extractor es que muchas personas no sabían qué hacer con la pulpa, que normalmente terminaba en la basura. Siendo que hay ene recetas para aprovechar las frutas y verduras al máximo, más si es un extractor como la NutriMax donde aprovechas al máximo todos los nutrientes de tus alimentos.

Olivia es seca para todos los jugos que hago, pero con Sofía debo estar camuflando verduras y frutas en cosas que “le gustan” ya que estamos todos con una dieta especial, por el colesterol (pronto les haré un post sobre eso).

muffins de fruta con harina de maíz somela nutrimaxAdemás esta receta NO tiene harina blanca, por lo que es ideal para celiácos o personas con intolerancia al gluten.

INGREDIENTES:

  • Primero hacer un jugo mañanero con: dos pepinos pequeños, 3 manzanas, 3 naranjas y dos zanahorias. Aprovechen de tomarse de inmediato el jugo porque de lo contrario se oxida.
  • Reservan la pulpa del jugo.
  • 2 tazas de harina de maíz (la compré en ALLFREE CHILE)
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de polvos de hornear
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 taza de azúcar o panela
  • vainilla.
  • Muesli a gusto

muffins de fruta con harina de maíz somela nutrimaxPREPARACIÓN

  • Baten los huevos con el azúcar hasta que suba. Luego agregan el aceite de oliva y siguen batiendo.
  • Añaden la levadura y los polvos.
  • Siguen batiendo y mientras agregan la pulpa.
  • Paran la máquina e incorporan el muesli (si tienen, también puede ser avena) o chispas de chocolate.
  • Y al final las dos tazas de harina de maíz (también se puede hacer con harina común y corriente, esta es solo una alternativa).
  • Lo ponen en cápsulas y lo hornean por 30 minutos a horno medio.

 

 

Así queda… muy ricos… a tal punto que Sofía se comió como cinco, alcancé a sacarle fotos antes que les dieran el bajo.

muffins de fruta con harina de maíz somela nutrimax

 

#RecetasconSomela Helado de frutas con la NutriMax

¡Aún queda verano!

nutrimax somela helado

Aprovechemos de recibir a los niños y niñas de vuelta de clases con esta rica receta de helados de fruta MUY pero MUY fácil y rápida.

Si bien la NutriMax es un extractor de rotación lenta, tiene distintas funciones a las que le podemos sacar el provecho, como por ejemplo hacer helados de frutas sin necesidad de tener una máquina para helados.

Toma nota.

INGREDIENTES:

  • Frutas a elección congeladas. Yo esta vez utilicé frutilla y durazno, que dejé congelar por 12 horas.
  • Tu NutriMax.

PREPARACIÓN:

  • Arma la NutriMax y la pones a funcionar, luego vas poniendo la fruta y la procesas. Por donde sale la pulpa aparecerá tu helado. Algunas veces puede quedar con un poco de jugo, pero lo mezclas y listo.
  • Para montar el helado, sírvelo con hojitas de menta o albahaca y chispas de chocolate.

Así de simple.

¿Te gustó?

Y así quedó.

helado de frutas nutrimax somela

#RecetasconSomela Volcanes de chocolate y más

Quienes me siguen en Instagram supieron que estuve peleando durante días para hacer estos exquisitos volcanes de chocolate.

Lo difícil de hacer volcanes de chocolate es que el horno es fundamental, para poder lograr que quede cremoso por dentro, entonces después de miles de miles de intentos lo logré.

Además hice una mermelada de frutilla para acompañarlos. Esta mermelada fue una reutilización de la pulpa que sale de la NutriMax de Somela, porque aunque no lo parezca SI se pude aprovechar la pulpa cuando haces jugos en un extractor con proceso lento.

RECETA VOLCANES DE CHOCOLATE

INGREDIENTES:

  • 200 gramos de chocolate semi amargo
  • 200 gramos de mantequilla
  • 150 gramos de azúcar
  • 100 gramos de harina
  • 5 huevos

PREPARACIÓN:

  • Primero derretir el chocolate a baño maría (una olla con agua abajo y un bowl arriba) con la mantequilla.
  • Batir los huevos con el azúcar en la VitaMix hasta que estén perfectamente incorporados (yo lo pongo en el 1 ya que bate super bien, recuerda poner la herramienta de batido).
  • Añadir poco a poco la harina, mientras todo se mezcla, enmantequillas los moldes.
  • Luego incorporar el chocolate con la mantequilla a la mezcla.
  • Verter la mezcla en ellos y llevar a cocción en 180ºC (horno medio) por unos 7 minutos (ir controlando porque cada horno es un mundo)

Cómo les dije, tradicionalmente se sirve con una bola de helado, pero en mi caso quise variar e hice una mermelada casera de frutilla.

¿Cómo hacer mermelada con pulpa?

Hace un tiempo que tengo la NutriMax y me ha sorprendido lo versátil que es. Mientras estaba haciendo los volcanes, aproveché de hacerme una jugo de frutilla, ya que había comprado unas ricas frutillas en la Vega a un más que buen precio ($1000.- el kilo), entonces tenía que aprovecharlas.

Procesé todas las frutillas que tenía y con la pulpa que sale del extractor, la cocí con azúcar (misma parte de azúcar) y panela, aproximadamente media taza de azúcar y medio trozo de panela. 

Lo dejé hervir a fuego lento por 45 minutos aproximadamente.

También se puede hacer mermelada de arándanos y de frambuesas, procesas tu fruta con la NutriMax y luego la pulpa la haces mermelada.

DATO: Para sellar la vacío un frasco y que tu mermelada dure más, ponlo en un frasco de vidrio, lo hierves y luego volteas el frasco para quitar el aire del frasco. Lo dejas enfriar y listo.

 

#RecetasconSomela Pastas para tapaditos y canapés

Una de las cosas que más me gusta de la Vitamix es que es muy versátil para hacer cosas rápidas y sacadoras de apuro cuando hay alguna reunión de amigos o simplemente quieres hacer una pasta distinta para la once.

Esta vez hicimos unas ricas pastas para canapés, ya que había un cumpleaños. Se trata de una clásica pasta de pollo mayo y otra de pesto de pimentón asado.

INGREDIENTES PARA PESTO PIMENTÓN

  • Dos a tres pimentones asados (se asa en el horno y luego se le saca la cáscara quemándolo)
  • Maní a gusto
  • Queso a gusto
  • Aceite de oliva

Preparación:

  • Primero asas el pimentón como expliqué más arriba
  • Luego pones todo en la procesadora. Como la Vitamix de Somela hace toda la pega sola, es cosa de poner la herramienta de picar y mover la perilla al número 1 y listo. En menos de 5 minutos tienes la primera pasta.

INGREDIENTES PARA PASTA POLLO/MAYO

  • Una a dos pechugas de pollo cocinas con cebolla
  • Sal, pimienta
  • Cilantro a gusto
  • Mayonesa a gusto
  • Aceite de oliva

Preparación:

  • Primero cocinar las pechugas hasta que estén bien cocinas.
  • Deshuesar y poner en la Vitamix, procesar con aceite de oliva y la cebolla hasta crear una pasta.
  • Luego agregar la mayonesa, cilantro, sal y pimienta. Procesar con el número 1 de la Vitamix y listo. Así de simple.

Para montar los tapaditos, pueden comprar un pan de semillas y tostarlo con un poquito de oliva en un horno eléctrico. Luego le ponen encima un champiñón, un tomatito cherry o lo que tengan a la mano.

¡Acá van las fotos!