CRAYOLA: CREATIVIDAD PARA NIÑOS Y APOYO PARA PAPÁS

 

  • Presente en el país desde hace más de una década, Crayola se ha consolidado como una herramienta fundamental en el desarrollo de los pequeños.
  • La marca busca ser un aliado de los padres comprometidos con el crecimiento visual, cognitivo y kinestésico de sus hijos.

 

pintar crayolaLa imaginación y la creatividad cada vez son más importantes en un mundo donde la tecnología ocupa gran parte de nuestras vidas. Los colores y la oportunidad que dan de plasmar ideas, ver las cosas desde otra perspectiva y hacer visible lo inimaginable es un tema primordial en nuestros días.

Es por ello, que Crayola tiene un fuerte compromiso con la infancia y desde hace 13 años, forma parte de la vida de miles de niños chilenos y se ha convertido en aliado de los padres comprometidos con el crecimiento visual, cognitivo y kinestésico de sus hijos.

“En Crayola sabemos que la creatividad es la fuerza que impulsa a la humanidad hacia adelante. Cuando los niños plasman sus ideas se liberan y crecen. Crecen porque aprenden, crean y sienten que están haciendo cosas de grandes”, señala Adrián Romero, Gerente de Marketing de Crayola Latinoamérica.

Además, Crayola busca ser un lazo entre padres e hijos ya que a través simples trazos pueden descubrirse mutuamente y convertir un dibujo en una obra de arte llena de vida y color. Esto aunado al desarrollo de nuevas habilidades que los inspirarán a seguir creciendo y creando.

Acordes a su esencia, Crayola ha revolucionado el mundo del color. “Algodón de azúcar”, “Selva tropical” o “Rosa cosquillas” son algunos de los tonos que los niños pueden encontrar en la paleta de colores de la marca, sumados a más de 400 tonos que inspiran nuevas ideas y emociones que se vuelven herramientas para su etapa adulta.

“Queremos elevar nuestra presencia en la vida de las familias en Chile. Contamos con el producto ideal para trascender en los hogares y sabemos que nuestras futuras innovaciones satisfarán las necesidades de los pequeños, de sus padres e incluso de los docentes”, indica el directivo. “Invitamos a la gente a que nos conozca, a que comparta sus dudas e inquietudes, para darles color y consolidarnos como el aliado que están buscando”.

Actualmente, Crayola cuenta con los emblemáticos crayones y además una amplia gama – con diversas texturas, matices y olores – de lápices de color, plumones, acuarelas, accesorios de arte lo cual la hacen de Crayola de una marca con una amplia gama de soluciones para que los niños expresen su creatividad.

Incluso Crayola tiene una app que lleva el arte al mundo digital, que al día de hoy cuenta con más de 700 mil descargas. Todas estas herramientas se encargan de llenar sus vidas de color, pensar fuera de la caja y desarrollar su máximo potencial.

“Chile es un país clave para nosotros. Y las posibilidades de contribuir con el desarrollo e imaginación de los niños; así como el compromiso que tenemos con los padres de llevar a sus hogares crayolas seguras es infinito”, subraya. “Somos el aliado para desaparecer una hoja en blanco, en la cual, los niños rompen esquemas y los padres un camino para afinar trazos y comenzar un camino hacia el éxito”, finaliza Adrián Romero.

**

Acerca de Crayola

Perteneciente a Hallmark Company, la marca Crayola cuenta con más de 110 años de liderazgo mundial con presencia en 80 países, en los que ha mantenido como prioridad, el impulso a la creatividad dando a sus consumidores una experiencia de color con productos de alta calidad y apropiados para todas las edades, asegurándose que los materiales de arte sean no tóxicos y seguros para usarse tanto en su línea de papelería como juguetería. Actualmente tiene sede en Canadá, EEUU, México, Centroamérica y Sudamérica; y se empaca en 12 diferentes idiomas.

#Maternidad Ese momento en que te das cuenta que eres TU MAMÁ

Mamá y SofíaCreo que muchas de las madres que me leen y leen otros blogs sabemos que al fin y al cabo terminamos siendo nuestras madres, en las cosas buenas y en las cosas malas (también). 

Muchas veces me encuentro en la misma posición en que yo ponía a mi mamá: una mezcla de cansancio, amor y “dios que he hecho para merecer eso?”. Me acuerdo de las caras de mi mamá acompañándome a jugar o a hacer algo que en realidad no quería ir. También en esas caras de “por favor si con palabras nos entendemos”.

Yo era una niña “difícil”, le hacía caso a mi mamá cuando me convenía, tenía 3 hermanos mayores (realmente mayores) que siempre me daban en el gusto en las cosas que pedía (en las buenas y en las más o menos), pero mi mamá siempre estuvo ahí. Yo era, si era… porque se me ha ido pasando, muy creativa e inventora de cosas, no siempre las mejores.

Me encanta que mi hija sea creativa y que haga muchas cosas muy parecidas a las que hacía yo cuando era pequeña, pero también me preocupa cómo reaccionar ante esas cosas. Si, porque la creatividad no siempre aparece en el “momento más apropiado”. Y me encuentro en esa disyuntiva, creo que la misma que tenía mi mamá, en dejarme ser o retarme/llamarme la atención/decirme algo (mi mamá más me dejaba ser que me retaba).

Por eso me siento así: que en esos momentos me doy cuenta que soy mi mamá, el único ejemplo que he tenido de madre. Y si bien le agradezco un montón de cosas buenas, también trato de afinar algunos detalles que me dejó su crianza.

¿Cuántas veces te sientes cómo tu mamá? ¿Cómo lo hacía mi mamá con dos, tres y al final cuatro? (No me digan que le pregunte, jajaja, porque ya lo he hecho y ella me deja al misterio todas esas cosas).