¿Cómo detectar si tu hijo es víctima de bullying?

En Chile, según el Primer informe de Bullying presentado por la Superintendencia de Educación, es en tercer año básico donde se realizan más denuncias por violencia. Algo preocupante porque no hace mucho, el MINEDUC señalaba que quinto básico era el curso donde existe mayor información de acoso y matonaje escolar, especialmente en niños varones de entre 9 y 11 años. Especialista detalla algunos comportamientos que pueden ser una señal de que un menor está siendo víctima de bullying.

“La violencia escolar o matonaje es una conducta que se ha detectado en Occidente con cierta regularidad desde mediados del siglo XX. Sin embargo, su dimensión aún es meridianamente desconocida, esto en gran parte porque los acosados silencian sus experiencias y es imposible saber con exactitud cuántos niños y adolescentes han padecido o padecen violencia sistemática por parte de un compañero; especialmente durante el período de los nueve a los catorce años. Lo que sí es posible afirmar, dados los estudios a nivel mundial, es que casi la mitad de los niños en edad escolar en todo el mundo han participado de una situación de bullying o matonaje, en forma de violencia psicológica, agresiones físicas o sexuales”, señala la psicóloga y docente del Magíster en resolución de conflictos y mediación sociofamiliar y del Magister en familia, infancia y adolescencia de la U. del Pacífico, Susana Arancibia.

Arancibia, quien también es académica de la carrera de Trabajo Social de la misma casa de estudios aclara que el concepto de bullyingse utiliza para hacer referencia a agresiones repetidas, entre personas de características similares (misma edad, mismo curso académico, mismos gustos, etc.) y en cuyos actos agresivos aparece una desigualdad de poder; un control de una persona –o varias– sobre otro.

cyberbullyingPor lo mismo, existen diferentes tipos de bullying. “El bullying puede ser físico (empujones, patadas), verbal (insultos, resaltar condiciones físicas desfavorables), psicológico (acciones encaminadas a minar la autoestima de la víctima como amenazas o agravios públicos), o social (pretende aislar al individuo del resto). Estos tipos de violencia escolar pueden combinarse y darse en mayor o menor medida en un caso concreto”, afirma la psicóloga.

Factores de riesgo

Susana Arancibia indica que no existe una única causa de la conducta de bullying; sino diversos factores que facilitan la aparición de dichas conductas. “Por eso, cuando se desea intervenir, se debe trabajar sobre diversas instancias influyentes: el propio alumno víctima, espectadores, organización del centro y familia, entre otros”, precisa.

Pero, ¿qué caracteriza a los niños que son víctimas de bullying? La experta de la Universidad del Pacífico dice que habitualmente estos niños o adolescentes son percibidos como víctimas sin necesidad de serlo aún, pero sus compañeros los reconocen como posibles candidatos a ello.

“Son como más apagados o débiles. En ocasiones los agresores explotan y magnifican los rasgos físicos visibles en las víctimas para aumentar sus agresiones, como el llevar gafas, la obesidad, dificultades físicas, color de piel, pelo, diferencias de género, culturas, religiones, etc.”, detalla.

“En el plano psicológico, se identifica a las víctimas como inseguras, con baja autoestima. Su estrategia para enfrentar las agresiones opera desde la incapacidad de manera negativa y desvitalizada. Existe un alto riesgo de indicadores depresivos dada su percepción de indefensión (“no puedo hacer nada para defenderme, no sé cómo se hace, soy un tonto”). En general son alumnos con un escaso autocontrol personal sobre sus reacciones emocionales y en ocasiones ellos también se comportan como agresores en momentos puntuales. Según un estudio publicado en 2001 por Cerezo Fuensanta (Universidad de Murcia, España), existen rasgos de personalidad que tienden a repetirse, como el bajo autocontrol, la ansiedad y la timidez”, agrega la docente.

Respecto de sus familias, el estilo educativo de sus padres es marcadamente sobre protector. “Ello facilita la formación de un apego simbiótico que les impide defenderse por sí mismos. Sin embargo, otros estudios enfatizan la presencia de estilos educativos inhibicionistas, donde el padre manifiesta desinterés en las vivencias de su hijo y piensa que cada uno debe crearse a sí mismo en solitario, es híper-exigente o castigador. Si se analizan los casos, es posible establecer que ambos estilos educativos obedecen a puntos extremos de una misma variable parental”, advierte.

Desde la perspectiva social, son niños menos sociables. “Pasan más tiempo en la casa y presentan una menor sociabilidad con sus pares. Son de escaso éxito social”, puntualiza.

Sin embargo, los factores socioculturales también influyen. “La divulgación de violencia y de resolución de conflictos a través de medios violentos, unido a la ausencia de valores como la comunicación efectiva, la sinceridad, el respeto a lo diferente y la empatía, suponen otra instancia propicia para que las agresiones persistan en el tiempo”, apunta.

Entonces, ¿cómo detectar que un niño está siendo víctima de bullying? “Algunas de las manifestaciones más comunes de la presencia de bullying en los escolares es que pueden presentar dificultades para dormir, dolor abdominal, agresividad, conductas regresivas, rebelión, etc. En los preadolescentes y adolescentes estos signos se agudizan, con la dificultad adicional para los padres de poder determinar si la conducta observada es parte de los cambios propios de la etapa que viven o una alteración mayor”, acota.

La especialista añade que algunas de las manifestaciones a las que se debe poner atención son las conductas agresivas y autoagresivas en el hogar y/o hacia los compañeros, trastornos de alimentación, conductas de riesgo y/o autodestructivas.“Junto a esto es fundamental observar si el niño o adolescente presenta heridas o moretones importantes en su cuerpo, si llega del colegio con el uniforme roto, si comenta que le roban  o esconden sus cosas, partiendo por la colación, entre muchas otras. Un aspecto muy relevante a considerar es cuando evita salir solo del colegio y deja de realizar actividades que antes disfrutaba para encerrarse en su casa, limitando el contacto con quienes previamente reconocía como sus amigos”, concluye la docente de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia.

¿Cómo detectar si tu hijo está siendo víctima de bullying?

En Chile, según el Primer informe de Bullying presentado por la Superintendencia de Educación, es en tercer año básico donde se realizan más denuncias por violencia. Algo preocupante porque no hace mucho, el MINEDUC señalaba que quinto básico era el curso donde existe mayor información de acoso y matonaje escolar, especialmente en niños varones de entre 9 y 11 años. Especialista detalla algunos comportamientos que pueden ser una señal de que un menor está siendo víctima de bullying.

cyberbullying“La violencia escolar o matonaje es una conducta que se ha detectado en Occidente con cierta regularidad desde mediados del siglo XX. Sin embargo, su dimensión aún es meridianamente desconocida, esto en gran parte porque los acosados silencian sus experiencias y es imposible saber con exactitud cuántos niños y adolescentes han padecido o padecen violencia sistemática por parte de un compañero; especialmente durante el período de los nueve a los catorce años. Lo que sí es posible afirmar, dados los estudios a nivel mundial, es quecasi la mitad de los niños en edad escolar en todo el mundo han participado de una situación de bullying o matonaje, en forma de violencia psicológica, agresiones físicas o sexuales”, señala la psicóloga y docente del Magíster en resolución de conflictos y mediación sociofamiliar y del Magister en familia, infancia y adolescencia de la U. del Pacífico, Susana Arancibia.

Arancibia, quien también es académica de la carrera de Trabajo Social de la misma casa de estudios aclara que el concepto de bullying se utiliza para hacer referencia a agresiones repetidas, entre personas de características similares (misma edad, mismo curso académico, mismos gustos, etc.) y en cuyos actos agresivos aparece una desigualdad de poder; un control de una persona –o varias– sobre otro.

Por lo mismo, existen diferentes tipos de bullying. “El bullying puede ser físico (empujones, patadas), verbal (insultos, resaltar condiciones físicas desfavorables), psicológico (acciones encaminadas a minar la autoestima de la víctima como amenazas o agravios públicos), o social (pretende aislar al individuo del resto). Estos tipos de violencia escolar pueden combinarse y darse en mayor o menor medida en un caso concreto”, afirma la psicóloga.

Factores de riesgo

Susana Arancibia indica que no existe una única causa de la conducta de bullying; sino diversos factores que facilitan la aparición de dichas conductas. “Por eso, cuando se desea intervenir, se debe trabajar sobre diversas instancias influyentes: el propio alumno víctima, espectadores, organización del centro y familia, entre otros”, precisa.

Pero, ¿qué caracteriza a los niños que son víctimas de bullying? La experta de la Universidad del Pacífico dice que habitualmente estos niños o adolescentes son percibidos como víctimas sin necesidad de serlo aún, pero sus compañeros los reconocen como posibles candidatos a ello.

“Son como más apagados o débiles. En ocasiones los agresores explotan y magnifican los rasgos físicos visibles en las víctimas para aumentar sus agresiones, como el llevar gafas, la obesidad, dificultades físicas, color de piel, pelo, diferencias de género, culturas, religiones, etc.”, detalla.

“En el plano psicológico, se identifica a las víctimas como inseguras, con baja autoestima. Su estrategia para enfrentar las agresiones opera desde la incapacidad de manera negativa y desvitalizada. Existe un alto riesgo de indicadores depresivos dada su percepción de indefensión (“no puedo hacer nada para defenderme, no sé cómo se hace, soy un tonto”). En general son alumnos con un escaso autocontrol personal sobre sus reacciones emocionales y en ocasiones ellos también se comportan como agresores en momentos puntuales. Según un estudio publicado en 2001 por Cerezo Fuensanta (Universidad de Murcia, España), existen rasgos de personalidad que tienden a repetirse, como el bajo autocontrol, la ansiedad y la timidez”, agrega la docente.

Respecto de sus familias, el estilo educativo de sus padres es marcadamente sobre protector. “Ello facilita la formación de un apego simbiótico que les impide defenderse por sí mismos. Sin embargo, otros estudios enfatizan la presencia de estilos educativos inhibicionistas, donde el padre manifiesta desinterés en las vivencias de su hijo y piensa que cada uno debe crearse a sí mismo en solitario, es híper-exigente o castigador. Si se analizan los casos, es posible establecer que ambos estilos educativos obedecen a puntos extremos de una misma variable parental”, advierte.

Desde la perspectiva social, son niños menos sociables. “Pasan más tiempo en la casa y presentan una menor sociabilidad con sus pares. Son de escaso éxito social”, puntualiza.

Sin embargo, los factores socioculturales también influyen. “La divulgación de violencia y de resolución de conflictos a través de medios violentos, unido a la ausencia de valores como la comunicación efectiva, la sinceridad, el respeto a lo diferente y la empatía, suponen otra instancia propicia para que las agresiones persistan en el tiempo”, apunta.

Entonces, ¿cómo detectar que un niño está siendo víctima de bullying? “Algunas de las manifestaciones más comunes de la presencia de bullying en los escolares es que pueden presentar dificultades para dormir, dolor abdominal, agresividad, conductas regresivas, rebelión, etc. En los preadolescentes y adolescentes estos signos se agudizan, con la dificultad adicional para los padres de poder determinar si la conducta observada es parte de los cambios propios de la etapa que viven o una alteración mayor”, acota.

La especialista añade que algunas de las manifestaciones a las que se debe poner atención son las conductas agresivas y autoagresivas en el hogar y/o hacia los compañeros, trastornos de alimentación, conductas de riesgo y/o autodestructivas. “Junto a esto es fundamental observar si el niño o adolescente presenta heridas o moretones importantes en su cuerpo, si llega del colegio con el uniforme roto, si comenta que le roban  o esconden sus cosas, partiendo por la colación, entre muchas otras. Un aspecto muy relevante a considerar es cuando evita salir solo del colegio y deja de realizar actividades que antes disfrutaba para encerrarse en su casa, limitando el contacto con quienes previamente reconocía como sus amigos”, concluye la docente de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia.

Mis razones para ver 13 Reason’s Why si eres un padre/madre

Es un hecho que el fenómeno de 13 Reason’s Why se instaló no solo en redes sociales y  en NETFLIX sino también en las conversaciones a diario que las personas tenemos, seamos o no papás o mamás.

13 Reasons Why IMDb
13 Reasons Why IMDb

13 Reason’s Why es una serie inspirada en el libro del mismo nombre, que trata de una manera muy gráfica el bullying y el suicidio adolescente. Básicamente te muestra, en primera persona, lo ir sucede antes, durante y después de que una chica ha tomado la drástica decisión de quitarse la vida por el bullying, los virales, el mal trato entre compañeros, el amor mal entendido y el ocultar situaciones que necesitan de la mano de un adulto.

Me he impresionado de ver muchos amigos, conocidos, familiares que han visto 13 Reason’s Why y han comentado sus propias experiencias con el Bullying o si le quieren decir en español matonaje. 

¿Quién no recordó a ese “líder negativo” que se encargaba de hacerle la vida a cuadritos al niño o niña que le cayera mal de turno? ¿Quién no molestó a un compañero o compañera por sus defectos o quizás porque hizo algo que alguien dijo que hizo? ¿Cuántas veces no tratamos de “puta” a la compañera que tenía pololo o de suelta porque salía a carretear con adultos?

¿Cuántos papás y mamás sabían lo que estábamos haciendo y se quedaron callados? ¿Cuántos papás o mamás aún no se han enterado que sus hijos tienen problemas de convivencia en el colegio? ¿Cuántos colegios tienen reales políticas de buen trato y de mejora de la convivencia para ponerle atajo al mal trato entre alumnos? ¿Cuántos papás, mamás, compañeros o compañeras alzarían la voz para frenar el bullying?

Todas estas preguntas que planteó son el fiel reflejo de la serie: las veces que nos encontramos en situaciones de desprotección, las veces que pudiendo hacer algo no hicimos nada, las veces que sufrimos y nos callamos el dolor que sentíamos para no preocupar a nuestros papás y mamás, las veces en que hemos temido a la real reacción de los adultos y a quienes realmente nos pueden ayudar, las veces en que un adulto no ha podido ayudar a un menor porque no sabe cómo hacerlo. Y lo más importante que trata esta serie es de lo que sucede cuando no somos capaces de alzar la voz, de defender, de darnos vuelta a ayudar, de prestar una mano, de ser quienes realmente somos. 

La serie es cruda, pero es cruda porque realmente la vida no es color de rosa en la adolescencia, no todos los patitos feos se convierten en hermosos cisnes, unos incluso siguen sufriendo durante años los embates del bullying y las huellas que dejan en tu vida, sin contar aquellos jóvenes que de verdad no pudieron aguantar más y tomaron una drástica decisión.

Si después de leer esto vas, buscas en NETFLIX 13 Reason’s Why, te recomiendo verlo solo/a, que hagas tu propio análisis, que mires como puedes contribuir a no ser una razón, y si sientes que tu hijo está preparado muéstrale la serie y véanla juntos.

Más de algo hablarán.

#Cyberbullying: qué es y cómo prevenirlo

Hoy en día, es muy común ver niños en plena edad escolar, haciendo uso de smartphones, computadoras y tablets que les proporcionan acceso libre a redes sociales, mensajería instantánea, juegos, entre otros. Todos estos grandes beneficios de la tecnología y de Internet pueden albergar algunos riesgos y amenazas como, por ejemplo, el cyberbullying. Por ello ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, comparte información útil sobre esta problemática y cómo se puede prevenir.

cyberbullyingEl cyberbullying es la versión digital del bullying, de modo que en general cuando el hostigamiento llega a las redes sociales y a Internet, es porque ya pudo haber sucedido en el mundo físico, es decir, en la escuela, el club, entre otros.

Esta amenaza consiste en dañar, amenazar o humillar a una persona o grupo a través de medios digitales. Las formas más comunes son la difusión de falsos rumores, videos o fotos humillantes, montajes fotográficos o memes para viralizar y la creación de perfiles o sitios para agredir a la víctima. Suele expandirse viralmente por la web y puede ser difícil de detener. Por tal motivo, resulta invasivo y perjudicial, y como puede quedar en la red durante mucho tiempo, afecta a largo plazo a quien lo sufre.

Para prevenir el Cyberbulling resulta fundamental la educación por parte de los padres y docentes para brindar a los chicos todas las herramientas necesarias para que hagan un uso responsable, adecuado y productivo de Internet, tomando siempre en cuenta las normas de seguridad que les garantice permanecer sanos y salvos ante cualquier enemigo.

A continuación se detallan las principales recomendaciones que el laboratorio de Investigación de ESET brinda en pos de cuidar a los más pequeños en la red:

  • Mantener siempre una relación de confianza para que el niño se sienta cómodo de contar si está asustado o se ve amenazado en Internet. Además, es importante conversar con los chicos acerca de los cuidados que deben tener, como mantener en privado su información personal, sus contraseñas, sus fotos y videos.
  • Es recomendable monitorear su navegación mediante un softwarecon control parental.
  • Establecer reglas para el uso de la tecnología como horarios y lugares para conectarse, modos de actuar ante algún mensaje sospechoso, criterios para aceptar nuevos contactos, entre otros.

Por último, en caso de ver una situación de cyberbullying, es primordial solidarizarse con la víctima sin compartir ni fomentar el acoso; de esta forma los bullies no tendrán audiencia ni espacio para continuar con el hostigamiento.

Para más información, ingrese a “Cyberbullying: qué es y cómo prevenirlo

Visítanos en:    @ESETLA      /company/eset-latinoamerica

 Acerca de ESET

Desde 1987, ESET® desarrolla soluciones de seguridad que ayudan a más de 100 millones de usuarios a disfrutar la tecnología de forma segura. Su portafolio de soluciones ofrece a las empresas y consumidores de todo el mundo un equilibrio perfecto entre rendimiento y protección proactiva. La empresa cuenta con una red global de ventas que abarca 180 países y tiene oficinas en Bratislava, San Diego, Singapur, Buenos Aires, México DF y San Pablo.