#HablemosSobre Mombies o mamás tan cansadas que parecen zombies

¿Se han dado cuenta que una desde que se convierte en mamá automáticamente se suma a esta tendencia de ser mombie? O en idioma español: verse tan cansada siempre que parecemos zombies, con tan nivel de cansancio que con un pan con mantequilla y un té nos conformamos con tal de dormir un poco.

Recuerdo cuando estaba embarazada de Sofía y todo el mundo me decía “aprovecha de dormir” porque después no se duerme -frasecita que yo también he dicho- y pensaba para mis adentros: “que rico poder dormir así de cómoda” hasta que llega el final del embarazo y paf! Problemas para dormir, no encuentras una posición cómoda, te llenas de almohadas por todas partes con tal de rellenar y así estar medianamente cómoda. De hecho me acuerdo de esa escena de Plan B, de Jennifer López -que se insemina artificialmente, luego conoce al amor de su vida, y el loco la ama con las guaguas ajenas- cuando se compró ese típico cojín en C para poder abrazar y dormir “relativamente más cómoda”.

Y nada… llegó el Día D, nació la Sofía y mi vieja era terrible conmigo porque sabía que yo me dormía profundo (hasta el día de hoy soy así, duermo profundamente y no me despierta ni el Papa aún menos un terremoto). Entonces pasaba esas noches desvelándome, con los pezones todos rotos por la lactancia -eso amerita un post aparte de todas esas cosas que te pasan durante la lactancia, aunque tengo uno muy bueno aquí-, y ahí comprendí que la frase de mier** que te dicen del aprovecha de dormir es que ¡EL SUEÑO NO ES ACUMULABLE!

Tuve suerte, Sofía se despertaba para tomar teta y párale de contar. Seguía durmiendo como buena hija de su madre. Tampoco la despierta ni el Papa.

PERO claro… las cosas cambias y todos los hijos son distintos siendo Olivia la que me coronó como una Mombie más.

Olivia hasta el día de hoy -a sus tres años- sigue pasándose a mi cama. Reconozco que sufrí las penas del infierno porque a pesar de que seguía durmiendo, los primeros meses de vida vivimos en un depto en PLENO SANTIAGO CENTRO, cuna de la contaminación acústica. Entonces guagua chica, hija mediana, ruido non stop, marido con turnos de noche, o sea… así cualquiera pierde la cabeza.

Gracias a Dios -si a Dios, ya lo dije y qué- nos cambiamos a un departamento en Ñuñoa y fue la mejor decisión que tomamos en la vida. La primera noche fue como “OOOH NO HAY RUIDO”, así de heavy.

Pero claro… Olivia seguía despertándose todas las santísimas noches para cambiarse de la cuna a la cama por teta, frío, regaloneo, etc… a pesar de haber aplicado casi las mismas técnicas para ayudar al sueño.

DISCLAIMER: EL SUEÑO ES UN PROCESO EVOLUTIVO DE LOS SERES HUMANOS, EL SUEÑO NO SE ENSEÑA, pasado recién los 6 o 7 años se puede ir a un especialista por si hay algún trastorno.

¿Mombie+fibromialgia?

Un resultado básicamente terrible. Ahí descubrí el corrector de ojeras (incluso me he hecho fan de los tutoriales de Kim Kardashian para disimular las ojeras), de la base de maquillaje, de la crema para la cara -cuando chica ODIABA aplicarme cualquier tipo de crema-, de las duchas con un poco de agua fría para desinflamar la cara de perro.

Más encima, ser una mombie no solo significa que andas con la permanente cara de cansada, sino también que todo el mundo te pregunta si estás bien -obvio… aquí estamos los tres en el refugio-, que debes tomar vitaminas -prffff… les muestro el cóctel que me mando todas las mañanas?- y peor aún: ¿y no tienes ayuda? -Obvio que tengo ayuda… 😒 en especial cuando la hija no quiere que la atienda el padre, quiere solo a la mamá porque si no más poh-.

Y me falta agregar el último punto y más importante: la capacidad intelectual.

Obvio, si no has dormido por lo menos 8 horas de corrido, descansado correctamente, con un colchón bacán, no como el que tengo yo por supuesto, porque mi colchón está hecho bolsa porque las niñas saltan en mi cama, es lógico pensar que su capacidad de razocinio y entendimiento están claramente por bajo los parámetros normales de cualquier individuo -fact: tuve que escribir cuatro veces individuo porque no lo estaba tecleando bien-.

Y así es como te acostumbras a fallar en la vida, a anotar todo, a tener miles de listas, incluso una para el aseo, para que asi todo salga en orden. Porque ser una mombie es más que tener sueño, es un estilo de vida.

Algunas aclaraciones y reflexiones

Natura ChileHace unos días alguien muy cercano me dijo que una de mis lectoras me dijo que mi blog se había puesto fome, que antes encontraba más información entretenida antes que ahora. Y me hizo pensar un buen rato sobre la mutación que ha tenido mi blog los últimos dos años.

Aunque varias me conocen hace años, mi blog nació hace más de 7 años, porque yo quería hacer un blog político (porque eso estudiaba en el momento) pero justo quedé embarazada de Sofía en la U y me di cuenta que no tenía ningún otro lugar donde desahogarme que no fuera en internet. Ser mamá soltera, con una hija pequeña, en medio de la U, más encima tener depresión post parto no fue algo precisamente “fácil”, pero debo reconocer que lo enfrenté bastante bien.

Una de las cosas para las que me sirvió mi blog en ese entonces, fue para hacer comunidad, con más mamás que, increíblemente, estaban viviendo lo mismo que yo: haber quedado embarazadas en momentos “extraños” de la vida.

Olivia y sus locurasCuando nació Olivia el blog si dio un vuelco. Ser mamá de dos no es precisamente fácil. Además viví un embarazo acompañada, con una hija grande, trabajando en una oficina, haciendo cosas que quizás no hubiera hecho en otras circunstancias. Por eso mismo, mi blog siempre fue mi canal de desahogo, pero también de entregarles información útil, que no se venciera y que -lo más importante- hiciéramos comunidad.

Las marcas comenzaron a conocer mi blog, me mandan productos, hacía algunos reviews (solo algunos, hablemos en serio… me toma ENE hacer un review jajaaj), me mandaban comunicados de prensa que tenían/tienen info entretenida, fue interesante, porque vi algo que no había visto en mi página web: que mi comunidad podría traerme beneficios “económicos” -o como yo digo: mi cajita de ahorro- y darme premios para mis seguidoras (que pucha que agradecen que tenga cosas para regalar).

¿Cómo eso de “cajita de ahorro”?

Cepillo eléctrico oral bSi, porque, aunque ustedes vean que ando haciendo mil cosas siempre y que me invitan a mil y un eventos, hablemos en serio: solo me han pagado por ir a UN evento. En los otros me dan regalitos interesantes, converso, desayuno rico, lo paso chancho, me junto con mis amigas. NO GANO DINERO DIRECTAMENTE sino que me ahorro gastar dinero en cosas que podría comprar pero que no gasto porque me las envían para probar.

¿Es bueno, malo o más o menos?

Todo en la vida depende desde el prisma en que lo veamos. Quiero aclararle unas cosas a mis seguidoras: NO recomiendo cosas que no les daría a las niñas o que yo no utilizaría, así tampoco servicios que me los envían por la buena onda, pero que EN LA VIDA los he probado. Creo que es parte de la ética “bloggera” porque en el fondo, sé que ustedes confían en mi y yo confío en que si les doy una recomendación les servirá para su diario vivir.

También les reconoceré que no siempre tengo tiempo para actualizar mi blog y tengo una lista interminable de títulos en los borradores del blog que no he podido escribir por A, B o C motivo. Entonces cuando en envían comunicados de prensa o alguna info por el estilo la subo para que el blog no muera en el olvido permanente.

¿Por qué me di esta lata de escribir todo?

Porque creo que mis lectoras y lectores se merecen el respeto a entender algunas decisiones que he tomado sobre el blog, que no quiero que mal entiendan que si recibo algo es a cambio de dinero o que recomiendo solo porque me pagan, porque lamentablemente muchas personas ni siquiera prueban productos o servicios y los recomiendan porque reciben un incentivo económico. Bueno, yo no soy así. Incluso investigo antes de aceptar cualquier cosa que me envíen.

Gracias por leerme durante estos 7 años.