Tengo botado el blog y aquí les explico por qué.

Si, ando desaparecida por estos lados, pero es que tuve que hacerme casi un machitún espiritual porque de verdad lo estaba pasando mal. Se me vinieron miles de cosas encima que de verdad creo que no pude imaginar cómo serían en realidad. Fue fuerte, si fuerte… así que tuve que relegar ciertas cosas que claramente no “eran importantes”.

Pero la verdad es que mi blog es importante, solo que quiero darle el enfoque que merece, porque de verdad ¡vamos! no les voy a mentir: se convirtió en un cochineo más de publicidad y de marcas que con suerte me mandaban un regalito para mi o para las niñas. Y si… se notaba mucho. Y no, no quiero que mi blog vuelva a ser pura marca, quiero que sea el lugar que decidí compartir esas historias que a ustedes les gusta leer, mi experiencia con las marcas y no lo bonito que las marcas quieren que yo diga de ellas.

Si, porque este medio se ha expandido y es bacán, muchas más personas están escribiendo y contando sus historias, pero otras tantas seguimos infestando las redes sociales de más marcas que muchas veces ni siquiera nos dan las gracias, si pues, suena duro y arrebatado, pero me aburrí. Me aburrí de que las marcas no dan NADA, pero NADA a cambio, con esto de que levantan una piedra y encuentran una persona que les sube la nota por nada a cambio.

Me aburrí también porque al final me di cuenta que mi blog no nació para subir las cosas de marcas como un medio o un blog de marcas -que claramente existen- sino para desahogarme, para contar mis historias, para decir en serio eso que siento en la vida, mis reflexiones medias cabezonas que de vez en cuando necesito liberar de mi mente y plasmarlas en palabras. Si, palabras, porque es la forma que tengo para poder ordenarlas incluso y que no se detonen en cadena dentro de mi.

La cuestión es que también sentí que no estaba siendo fiel a mi estilo, no estaba hablando con mi lenguaje y estaba permitiendo nuevamente que otros hablaran por mi y contarán las historias que yo quería contar bajo sus prismas. Si, porque el darle espacio a alguna marca significa que estoy violando mi escritura, mis pensamientos.

Mangelita mammadontpreachA pero siempre hay excepciones.

Y no es que no quiera trabajar con otras marcas, quiero trabajar con aquellas marcas que quieren trabajar conmigo y tener una relación de igual a igual, yo les doy espacio y ellas me dan espacio a mi o cosas. Porque tampoco se trata de hacer las cosas por mero interés económico, se trata de hacerlas con paciencia, tranquilidad, con cosas que me gusten -porque si, lo confieso, he pecado y he recomendado cosas por interés y no por real uso, lo que lamento profundamente pero es parte del aprendizaje que hice durante este tiempo-.

Si, porque tuve un proceso de aprendizaje que parte por mi, por mi periodo angustioso que tuve, dónde no podía escribir, una de las cosas que más me gustan en la vida, porque escribir me hace feliz y llegó un punto en que no podía escribir porque no podía ser feliz con eso. Si, heavy, pero cierto.

Por eso, es un nuevo camino que quiero darle al blog, es un nuevo enfoque, quiero que este blog sea de las cosas que realmente me gustan y de las que no me gustan también, pero para contarles por qué no me gustó.

No es que lo anterior haya sido una mentira, sino que es parte de otro proceso donde quise sacarle el mejor provecho posible a la situación que se me estaba dando, pero que en la actualidad solo me genera un desagrado y no me gusta, no me gusta seguir para ese punto.

Quizás no se entendió tanta cosa, ¿o si?

Jajaja…

Espero que les guste este nuevo comienzo.

Algunas aclaraciones y reflexiones

Natura ChileHace unos días alguien muy cercano me dijo que una de mis lectoras me dijo que mi blog se había puesto fome, que antes encontraba más información entretenida antes que ahora. Y me hizo pensar un buen rato sobre la mutación que ha tenido mi blog los últimos dos años.

Aunque varias me conocen hace años, mi blog nació hace más de 7 años, porque yo quería hacer un blog político (porque eso estudiaba en el momento) pero justo quedé embarazada de Sofía en la U y me di cuenta que no tenía ningún otro lugar donde desahogarme que no fuera en internet. Ser mamá soltera, con una hija pequeña, en medio de la U, más encima tener depresión post parto no fue algo precisamente “fácil”, pero debo reconocer que lo enfrenté bastante bien.

Una de las cosas para las que me sirvió mi blog en ese entonces, fue para hacer comunidad, con más mamás que, increíblemente, estaban viviendo lo mismo que yo: haber quedado embarazadas en momentos “extraños” de la vida.

Olivia y sus locurasCuando nació Olivia el blog si dio un vuelco. Ser mamá de dos no es precisamente fácil. Además viví un embarazo acompañada, con una hija grande, trabajando en una oficina, haciendo cosas que quizás no hubiera hecho en otras circunstancias. Por eso mismo, mi blog siempre fue mi canal de desahogo, pero también de entregarles información útil, que no se venciera y que -lo más importante- hiciéramos comunidad.

Las marcas comenzaron a conocer mi blog, me mandan productos, hacía algunos reviews (solo algunos, hablemos en serio… me toma ENE hacer un review jajaaj), me mandaban comunicados de prensa que tenían/tienen info entretenida, fue interesante, porque vi algo que no había visto en mi página web: que mi comunidad podría traerme beneficios “económicos” -o como yo digo: mi cajita de ahorro- y darme premios para mis seguidoras (que pucha que agradecen que tenga cosas para regalar).

¿Cómo eso de “cajita de ahorro”?

Cepillo eléctrico oral bSi, porque, aunque ustedes vean que ando haciendo mil cosas siempre y que me invitan a mil y un eventos, hablemos en serio: solo me han pagado por ir a UN evento. En los otros me dan regalitos interesantes, converso, desayuno rico, lo paso chancho, me junto con mis amigas. NO GANO DINERO DIRECTAMENTE sino que me ahorro gastar dinero en cosas que podría comprar pero que no gasto porque me las envían para probar.

¿Es bueno, malo o más o menos?

Todo en la vida depende desde el prisma en que lo veamos. Quiero aclararle unas cosas a mis seguidoras: NO recomiendo cosas que no les daría a las niñas o que yo no utilizaría, así tampoco servicios que me los envían por la buena onda, pero que EN LA VIDA los he probado. Creo que es parte de la ética “bloggera” porque en el fondo, sé que ustedes confían en mi y yo confío en que si les doy una recomendación les servirá para su diario vivir.

También les reconoceré que no siempre tengo tiempo para actualizar mi blog y tengo una lista interminable de títulos en los borradores del blog que no he podido escribir por A, B o C motivo. Entonces cuando en envían comunicados de prensa o alguna info por el estilo la subo para que el blog no muera en el olvido permanente.

¿Por qué me di esta lata de escribir todo?

Porque creo que mis lectoras y lectores se merecen el respeto a entender algunas decisiones que he tomado sobre el blog, que no quiero que mal entiendan que si recibo algo es a cambio de dinero o que recomiendo solo porque me pagan, porque lamentablemente muchas personas ni siquiera prueban productos o servicios y los recomiendan porque reciben un incentivo económico. Bueno, yo no soy así. Incluso investigo antes de aceptar cualquier cosa que me envíen.

Gracias por leerme durante estos 7 años.

#Maternidad Me puse un desafío y lo cumpliré…

Como les conté en la entrada anterior, me dio todo lo que es el síndrome de peter pan después de mi cumpleaños. Estaba atacada de ver las cosas que me sucedían alrededor y no tener el control de esto. Incluso muchas veces me cuestioné mis reacciones ante la vida. Si es verdad, son procesos de crisis que todo el mundo vive. Esta es mi forma de vivirlo.

Me di cuenta que no me estaba dando un momento del día para mi. Si, un minuto del día, nada más que eso en que yo solamente fuera yo. Porque dentro de mis meditaciones eternas con mi psicólogo me puse a pensar quién diablos era yo.

fashion blogger
Creerse solo un poquito el cuento no hace mal

La cuestión es que después de escuchar las brillantes declaraciones de un tipo sobre “que una de cada nueve mujeres chilenas se salva”  y también de ver como en realidad eso no es verdad, porque lo que nos pasa a las chilenas es que no nos damos tiempo (algo muy común en la vida de las madres) me decidí a tomarme una foto con el look del día, fuese lindo, feo, desaliñado, simplemente “comprarme el cuento de que soy guapa”.

Así es como el primer día de mi #DesafíoMangelita que partió como un chiste para reírme de las declaraciones de un sujeto que fue “poco prolijo”, para no decir ignorante, terminó en darme un motivo todos los días para tomarme un tiempo. Incluso unas amigas aceptaron el desafío por 20 días de tomarse una foto con el look del día y creerse el cuento.

Todo partió con esta foto
Todo partió con esta foto

Aquí puedes ver mis fotos de todos los días #DesafíoMangelita #DesafíoEsLoQuehay

OJO: que la ropa que utilizo es la misma que uso siempre, no gasto más plata de la ya destinada para vestirme, sigo creyendo fielmente en vestirme cómoda, todo terreno, chao con los tacos, simplemente cambié el switch y me creí el cuento. Si te quieres unir hazlo y me taggeas y yo comparto tu foto.

Quise ser Carrie Bradshaw

CarrieSiempre soñé con comprarme un mac y tener ese departamento de soltera de Carrie, llegar después de un carrete con las amigas, sacarme los tacones y escribir sobre mi último amor o sobre la vida de mis amigas, pero la verdad, es que tengo un departamento con mi pareja, una hija hermosa y revoltosa, y nuevamente estoy en espera. No uso tacones porque tengo pie plano y dañan mis pies, no tengo muchas amigas y las que tengo también tienen hijos, jajaja, y cuesta un mundo coordinarse para “salir a carretear” (más conocido como salir a tomar una cosita poca y volver temprano a la casa), vivo en el Centro de Santiago, lo menos parecido a New York. 

Trabajo en un diario frente al computador y he dejado de escribir, de entrenar mi redacción porque casi no tengo tiempo para pensar en eso. La mitad de nuestra casa está armada con regalos que grandes amigos, porque no teníamos un peso para una mesa o un futón. Dormimos casi 2 meses en una cama de 1 plaza y media, con las sábanas que me traje de casa de mi madre. Tengo un walk-in-closet pero está lleno de ropa y no necesariamente mía, ni tengo esos espectaculares zapatos de la primera película, cuando se casa con el millonario. Feña, no es millonario, trabaja 24/7 como la mitad de este país, en turnos muchas veces agotadores, pero es el amor de mi vida y tiene un buen trasero. 

No gano dinero por mis columnas, es decir, si, pero se me olvida escribirlas para un diario nacional, porque en general, no tengo más tiempo del que ya me hago para hacer la cantidad innumerable de cosas que hago.

He tenido suerte al verdad, mi vida es bastante más movida de lo que yo pensaba, pero si, aún me gustaría ser Carrie Bradshaw.

 

P.d.: no tengo el pelo rubio, ni menos ondulado. Creo que tampoco me lo volvería a teñir.

Retomando estas cosas botadas

Hola, si soy yo de nuevo… muchas veces dejo cosas pendientes y mi blog es una de esas… quiero retomarlo para contar las cosas que hago o no, mi vida, mi no vida, en fin.. todo.. espero que les guste !

Hoy en cosas que me gustaría que en Santiago ocurriesen: