La solución a los problemas de transporte y contaminación

Las bicicletas son una de las soluciones más sustentable y saludables frente al problema vial y ambiental. Sin embargo, para expertos en la materia como la consultora inmobiliaria NAI Sarrà, la infraestructura está lejos de ser la óptima para los ciclistas y deben enfrentarse a problemas como la escasez de estacionamientos.

bicicleta deporteVeinte y tres ciudades chilenas forman parte del listado de los lugares más contaminados del planeta según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estudio donde Coyhaique aparece como la ciudad con los índices de contaminación más altos de América Latina. De acuerdo a expertos en la materia como la consultora Inmobiliaria NAI Sarrà, la solución más próxima para resolver el problema, al menos en la capital, está en la optimización del sistema de transporte público, donde la bicicleta aparece como una opción sustentable, segura y saludable. Sin embargo, aseguran que ni la infraestructura ni las políticas públicas apuntan en esa dirección.

“Uno de los problemas para los ciclistas hoy en día es la falta de infraestructura. Si realmente queremos lograr una descongestión vehicular, hay que facilitar espacios y vías para ellos. La idea es que conducir una bicicleta sea realmente un beneficio y en Chile no lo es”, explica Jaime Sarrà, director general de NAI Sarrà.

Hace un año el Ministerio de Obra Públicas comprometió en Santiago, la construcción de 70 Km de ciclovías para antes del 2017. De la mano con aquella inversión, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo decretó que tanto las construcciones públicas como privadas deben tener un estacionamiento de bicicletas por cada 10 de autos. Sin embargo, hoy esta norma no se cumple e incluso algunas oficinas decidieron retirar los estacionamientos que tenían destinados para los ciclistas, y dado que en los edificios de oficinas la seguridad aplica para todos los usuarios, entonces  prohíben el ingreso de las  bicicletas a los ascensores.

Existe una necesidad de adecuarnos a las tendencias y a los nuevos estilos de vida, por lo que deberíamos fomentar la construcción de estacionamientos de bicicletas para los ciudadanos que optan por este medio de transporte. Pero el lugar físico no es todo, una buena manera de cambiar la forma en que miramos el sistema de transporte público sería incluir también camarines, lockers y duchas en los espacios comunes de los subterráneos en los edificios de oficinas, para que así los usuarios puedan usar este medio de transporte para ir a sus trabajos con la comodidad que el uso de las bicicletas requiere”, dice Sarrà.

Algunas ciudades en el mundo como Giethoorn en Holanda ya prohibieron la utilización de vehículos motorizados. Otras como Amsterdam o Berlín fomentan y facilitan el uso de las bicicletas como una forma de disminuir la congestión, y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. “En Alemania puedes poner hasta 7 bicicletas en el espacio de un auto a través de un sistema de palancas. Lo que demuestra que cuando los ciclistas reciben una buena prestación, incluso están dispuestos a pagar por un establecimiento que entregue el servicio de estacionamientos de bicicletas con todo lo que esto requiere”, concluye Jaime Sarrà.

#DIY Dale una vuelta al color de tu bicicleta

bicicleta rust-oleumEl último tiempo, la bicicleta ha dejado de ser utilizada sólo en actividades recreativas para convertirse en un medio de transporte más, en sintonía con un estilo de vida saludable. Ya sea para recreación, actividad física o como medio de transporte, el uso continuo de la bicicleta ha hecho que ésta se deteriore con mayor rapidez.

Por ello, Rust-Oleum te propone renovarla y personalizarla de manera fácil y rápida. Aunque no lo creas, dar nueva vida a tu bicicleta es posible en una sola tarde, gracias a la pintura en aerosol.

Sólo necesitas un producto que se adhiera sobre metal y que te permita no sólo pintar tu bicicleta, sino también protegerla de la corrosión. Para ello, Rust-Oleum te recomienda utilizar su línea Metal Protection, para conseguir un acabado metálico que sea resistente y anticorrosivo.

Otra alternativa es utilizar la línea Ultra Cover 2X, que ofrece una gran variedad de colores y acabados que poseen dos veces más de poder cubritivo que otras marcas.

Ambas opciones se pueden aplicar sobre cualquier tipo de superficie y además, gracias a su fácil aplicación y secado ultra rápido, tu bicicleta quedará lista en una tarde.

ultra cover2x rust-oleumElige entre la amplia gama de colores disponibles y sigue estos simples pasos:

  1. Busca un lugar al aire libre y cubre el piso y los objetos cercanos con una sábana vieja o nylon, para evitar que se manchen.
  2. Retira calcomanías y/o cualquier tipo de etiqueta que esté pegada sobre la bicicleta. Asegúrate de eliminar completamente cualquier rastro de adhesivo que quede sobre la superficie a pintar. En caso de que la pintura de la bicicleta esté saltada, se recomienda lijarla suavemente (con una lija fina) para nivelar la absorción de la pintura y eliminar partes flojas.
  3. Lava tu bicicleta con agua y detergente y déjala secar completamente. Es muy importante que no tenga grasa ni suciedad y esté completamente seca para que la pintura pueda adherir y logres un acabado resistente.
  4. No olvides recubrir las partes de la bicicleta que no quieres pintar: por ejemplo, las ruedas y el tenedor delantero (tijera) o el eje de pedales. Para obtener un resultado perfecto, si te animas, puedes desarmar la bicicleta.
  5. Agita bien la lata de aerosol antes de usar. Vuelve a agitar el envase cada tanto para que los distintos componentes de la pintura se mezclen correctamente y tengas un resultado uniforme.
  6. Prueba la técnica de pintado sobre un diario o cartón.
  7. Pinta con movimientos suaves y parejos de ida y vuelta, ubicando el aerosol a 20-30 cm del objeto y aplicando la pintura levemente cada pasada. Comienza por las uniones y el eje de pedales. Estas son las partes más difíciles de pintar. Espera 15 minutos entre aplicaciones y no te preocupes si no cubres toda la superficie con la primera o segunda capa, ya que es necesario aplicar varias capas delgadas para lograr un acabado más prolijo, evitar goteos y hacer rendir más el aerosol.
  8. Es importante siempre empezar a pintar desde fuera del objeto y terminar la pasada también desde fuera de éste. Así evitarás generar un “punto” con mayor carga de pintura que quede más oscuro que el resto o incluso pueda generar algún goteo.
  9. Para darle una protección adicional, se recomienda aplicar una mano fina de pintura en aerosol transparente.
  10. En 20 minutos tu bicicleta estará seca al tacto y podrás manipularla luego de una hora después de haber aplicado la última mano de pintura.
  11. Para  lograr un acabado durable y resistente es muy importante que esperes 24 horas antes de utilizar tu bicicleta recién pintada, para que la pintura cure por completo y no se salte si sufre un golpe.

 

ACERCA DE RUST-OLEUM

Rust-Oleum, una de las marcas más reconocidas y confiables de Estados Unidos, es la empresa número uno de pinturas en aerosol. Conocida originalmente por su pintura anticorrosiva, actualmente posee una amplia gama de productos premium que abarca desde los aerosoles para pequeños proyectos de pintura hasta sus líneas de imprimantes o fijadores, cuidado y reparación de maderas y pinturas para automóviles, entre otras. 

Sus marcas más conocidas son: Ultra Cover 2x, Rust-Oleum Specialty, Zinsser, Varathane y Rust-Oleum Automotive, entre otras. Su casa matriz está en Chicago, emplea a nivel mundial a más de 1.100 personas y sus ventas del período 2011 ascendieron a 1.000 millones de dólares. En América Latina tiene oficinas en Argentina, Chile, Colombia y Perú.

Todas los productos de Rust-Oleum poseen un gran poder cubritivo, son pinturas de secado rápido y muy fácil aplicación en diferentes superficies. En Chile, son comercializadas en Sodimac, Construmart, la cadena de tiendas MTS y Chilemat.

Juanita… mi bici de toda la vida #MamaenPedales

Juanita
Juanita Parsons, mi Oxford renovada por GritoBikes http://www.facebook.com/gritobikes

Juanita es mi bicicleta de casi toda la vida, si casi toda, porque antes de ella tuve una bicicleta Bianchi de esas antiguas, de película con la que mi papá me enseñó a andar.

En mi casa siempre hubo una bicicleta. Mi abuelo era ciclista, mi hermano Mono también, incluso el me llevaba a Scout en bicicleta.

Cuando llegó la Oxford nueva fue una navidad en que mis hermanos aún estaban en la casa (No sé como se pusieron de acuerdo para regalarmela), pero como toda niña de 10 años quería una bicicleta nueva para lucirla.

Nunca pensé que “El Viejito Pascuero” me permitiría tener esa hermosa Oxford color indeterminado (entre verde y azul) con las suspensiones amarillas que me encantó desde el día 1. 

Y claro, me dieron una vuelta en la casa, apagaron las luces, y de repente veo una gran bicicleta NUEVA, NUEVA! Ya no más esa pobre Bianchi que estaba viejita, ahora podía lucir una bici nueva.

A lo Freddy Turbina, salí a pasear.

Como toda buena niña, durante miles de años, la bici quedó tirada en el patio esperando a que la tomara a pasear. Más de un verano la tomé y anduve, pero las aprensiones de mi mamá sobre mi conducción y sobre andar sola en la calle me desmotivaron a usarla como medio de transporte.

Sin embargo, después de nacida mi hermosa hija, comencé con unos dolores horrorosos de cadera, de cuerpo, me sentía vieja y apestosa. Justo @caldo_de_cabeza tuvo la brillante idea de comprarse una bicicleta y yo, con diagnóstico y tratamiento de Traumatólogo (es decir, el doc me dijo: ¿tienes bicicleta?, si, entonces anda en ella y se te quitará el dolor), decidí a agarrar a la Juanita, que llevaba años botada en mi patio, le hice unos cambios de cámara, canasto y pum… Freddyturbinamente me volví a subir a la bicicleta.

Pasaron dos días después de ese momento, en que Don Mario, mi mecánico de la vida, que arregló mi bici, que dejé de sentir dolor. Fue como haber tomado la mejor pastilla del mundo. Fue un momento literalmente milagroso, no volví a sufrir más dolores de cadera, más dolores de hombro, en fin…

Me acostumbré a andar en bici, de a poco fui alargando mis rutas, llegué hasta Providencia, después hasta Salvador, y así sucesivamente.

La Juani me acompañaba en todas.

Un día, me di cuenta de la necesidad de subir a mi hija a la bicicleta, si, de subirla a una silla portabebé, porque necesitaba también andar con ella, sentir esa libertad que da andar en bicicleta por Santiago. Que ella me acompañara en ese estado de Sanación que sentía.

Hasta que un día Don Mario puso mi silla (esa azul de la foto), yo fui feliz. La primera vez que la Sofía se subió a ella se durmió en ahí, andando en bicicleta. No lo olvido, fue un momento mágico, de ver como mi hija me acompañaba en todo.

De ahí en adelante siguió mi travesía diaria.

Idas y venidas.

Hasta que conocí, por esas casualidades de la vida, a Cristóbal de GritoBikes. Hace tiempo que llevaba en mi mente mostrar lo hermoso que es ser #MamaenPedales y él creyó en mi.

La Juani que antes era no es la misma de la foto, era mi bici fiel. Cristóbal me dijo que ya mi bici no daba más, no por lo poco fiel, pero era necesaria una reestructuración para que mi pedalear fuera bueno, que valiera la pena todos esos KM diarios que recorro entre casa, sala cuna, pega, Universidad, casa, en fin.

Y así es como Juanita, pasó a ser Juanita Parsons (claro pues, si no podía tener el mismo nombre fiel de siempre, debía ser un cambio 360º). 

Si bien le faltan muchos detalles Juanita, es Juanita, una mejor bici.

Gracias Cristóbal y a todos los lolos de GritosBikes por apoyar mi loca idea de ser una #MamáenPedales

Mi amada Juanita…

Para quienes no conocían a Juani o a Juanita mi bicicleta de toda la vida. 

Me la regalaron mis amados hermanos cuando tenía 10 años. Estuvo muchos años tirada en el patio, hasta que un buen día la agarré y me subí. Ahora no me bajan de ella.

Gracias Juani por los viajes eternos y el ánimo que me das todos los días.

Mamá en Pedales
Sigue mi vida en Twitter @MangelitaLinda