¿Cómo detectar si tu hijo es víctima de bullying?

En Chile, según el Primer informe de Bullying presentado por la Superintendencia de Educación, es en tercer año básico donde se realizan más denuncias por violencia. Algo preocupante porque no hace mucho, el MINEDUC señalaba que quinto básico era el curso donde existe mayor información de acoso y matonaje escolar, especialmente en niños varones de entre 9 y 11 años. Especialista detalla algunos comportamientos que pueden ser una señal de que un menor está siendo víctima de bullying.

“La violencia escolar o matonaje es una conducta que se ha detectado en Occidente con cierta regularidad desde mediados del siglo XX. Sin embargo, su dimensión aún es meridianamente desconocida, esto en gran parte porque los acosados silencian sus experiencias y es imposible saber con exactitud cuántos niños y adolescentes han padecido o padecen violencia sistemática por parte de un compañero; especialmente durante el período de los nueve a los catorce años. Lo que sí es posible afirmar, dados los estudios a nivel mundial, es que casi la mitad de los niños en edad escolar en todo el mundo han participado de una situación de bullying o matonaje, en forma de violencia psicológica, agresiones físicas o sexuales”, señala la psicóloga y docente del Magíster en resolución de conflictos y mediación sociofamiliar y del Magister en familia, infancia y adolescencia de la U. del Pacífico, Susana Arancibia.

Arancibia, quien también es académica de la carrera de Trabajo Social de la misma casa de estudios aclara que el concepto de bullyingse utiliza para hacer referencia a agresiones repetidas, entre personas de características similares (misma edad, mismo curso académico, mismos gustos, etc.) y en cuyos actos agresivos aparece una desigualdad de poder; un control de una persona –o varias– sobre otro.

cyberbullyingPor lo mismo, existen diferentes tipos de bullying. “El bullying puede ser físico (empujones, patadas), verbal (insultos, resaltar condiciones físicas desfavorables), psicológico (acciones encaminadas a minar la autoestima de la víctima como amenazas o agravios públicos), o social (pretende aislar al individuo del resto). Estos tipos de violencia escolar pueden combinarse y darse en mayor o menor medida en un caso concreto”, afirma la psicóloga.

Factores de riesgo

Susana Arancibia indica que no existe una única causa de la conducta de bullying; sino diversos factores que facilitan la aparición de dichas conductas. “Por eso, cuando se desea intervenir, se debe trabajar sobre diversas instancias influyentes: el propio alumno víctima, espectadores, organización del centro y familia, entre otros”, precisa.

Pero, ¿qué caracteriza a los niños que son víctimas de bullying? La experta de la Universidad del Pacífico dice que habitualmente estos niños o adolescentes son percibidos como víctimas sin necesidad de serlo aún, pero sus compañeros los reconocen como posibles candidatos a ello.

“Son como más apagados o débiles. En ocasiones los agresores explotan y magnifican los rasgos físicos visibles en las víctimas para aumentar sus agresiones, como el llevar gafas, la obesidad, dificultades físicas, color de piel, pelo, diferencias de género, culturas, religiones, etc.”, detalla.

“En el plano psicológico, se identifica a las víctimas como inseguras, con baja autoestima. Su estrategia para enfrentar las agresiones opera desde la incapacidad de manera negativa y desvitalizada. Existe un alto riesgo de indicadores depresivos dada su percepción de indefensión (“no puedo hacer nada para defenderme, no sé cómo se hace, soy un tonto”). En general son alumnos con un escaso autocontrol personal sobre sus reacciones emocionales y en ocasiones ellos también se comportan como agresores en momentos puntuales. Según un estudio publicado en 2001 por Cerezo Fuensanta (Universidad de Murcia, España), existen rasgos de personalidad que tienden a repetirse, como el bajo autocontrol, la ansiedad y la timidez”, agrega la docente.

Respecto de sus familias, el estilo educativo de sus padres es marcadamente sobre protector. “Ello facilita la formación de un apego simbiótico que les impide defenderse por sí mismos. Sin embargo, otros estudios enfatizan la presencia de estilos educativos inhibicionistas, donde el padre manifiesta desinterés en las vivencias de su hijo y piensa que cada uno debe crearse a sí mismo en solitario, es híper-exigente o castigador. Si se analizan los casos, es posible establecer que ambos estilos educativos obedecen a puntos extremos de una misma variable parental”, advierte.

Desde la perspectiva social, son niños menos sociables. “Pasan más tiempo en la casa y presentan una menor sociabilidad con sus pares. Son de escaso éxito social”, puntualiza.

Sin embargo, los factores socioculturales también influyen. “La divulgación de violencia y de resolución de conflictos a través de medios violentos, unido a la ausencia de valores como la comunicación efectiva, la sinceridad, el respeto a lo diferente y la empatía, suponen otra instancia propicia para que las agresiones persistan en el tiempo”, apunta.

Entonces, ¿cómo detectar que un niño está siendo víctima de bullying? “Algunas de las manifestaciones más comunes de la presencia de bullying en los escolares es que pueden presentar dificultades para dormir, dolor abdominal, agresividad, conductas regresivas, rebelión, etc. En los preadolescentes y adolescentes estos signos se agudizan, con la dificultad adicional para los padres de poder determinar si la conducta observada es parte de los cambios propios de la etapa que viven o una alteración mayor”, acota.

La especialista añade que algunas de las manifestaciones a las que se debe poner atención son las conductas agresivas y autoagresivas en el hogar y/o hacia los compañeros, trastornos de alimentación, conductas de riesgo y/o autodestructivas.“Junto a esto es fundamental observar si el niño o adolescente presenta heridas o moretones importantes en su cuerpo, si llega del colegio con el uniforme roto, si comenta que le roban  o esconden sus cosas, partiendo por la colación, entre muchas otras. Un aspecto muy relevante a considerar es cuando evita salir solo del colegio y deja de realizar actividades que antes disfrutaba para encerrarse en su casa, limitando el contacto con quienes previamente reconocía como sus amigos”, concluye la docente de la Universidad del Pacífico, Susana Arancibia.

#HablemosSobre Mombies o mamás tan cansadas que parecen zombies

¿Se han dado cuenta que una desde que se convierte en mamá automáticamente se suma a esta tendencia de ser mombie? O en idioma español: verse tan cansada siempre que parecemos zombies, con tan nivel de cansancio que con un pan con mantequilla y un té nos conformamos con tal de dormir un poco.

Recuerdo cuando estaba embarazada de Sofía y todo el mundo me decía “aprovecha de dormir” porque después no se duerme -frasecita que yo también he dicho- y pensaba para mis adentros: “que rico poder dormir así de cómoda” hasta que llega el final del embarazo y paf! Problemas para dormir, no encuentras una posición cómoda, te llenas de almohadas por todas partes con tal de rellenar y así estar medianamente cómoda. De hecho me acuerdo de esa escena de Plan B, de Jennifer López -que se insemina artificialmente, luego conoce al amor de su vida, y el loco la ama con las guaguas ajenas- cuando se compró ese típico cojín en C para poder abrazar y dormir “relativamente más cómoda”.

Y nada… llegó el Día D, nació la Sofía y mi vieja era terrible conmigo porque sabía que yo me dormía profundo (hasta el día de hoy soy así, duermo profundamente y no me despierta ni el Papa aún menos un terremoto). Entonces pasaba esas noches desvelándome, con los pezones todos rotos por la lactancia -eso amerita un post aparte de todas esas cosas que te pasan durante la lactancia, aunque tengo uno muy bueno aquí-, y ahí comprendí que la frase de mier** que te dicen del aprovecha de dormir es que ¡EL SUEÑO NO ES ACUMULABLE!

Tuve suerte, Sofía se despertaba para tomar teta y párale de contar. Seguía durmiendo como buena hija de su madre. Tampoco la despierta ni el Papa.

PERO claro… las cosas cambias y todos los hijos son distintos siendo Olivia la que me coronó como una Mombie más.

Olivia hasta el día de hoy -a sus tres años- sigue pasándose a mi cama. Reconozco que sufrí las penas del infierno porque a pesar de que seguía durmiendo, los primeros meses de vida vivimos en un depto en PLENO SANTIAGO CENTRO, cuna de la contaminación acústica. Entonces guagua chica, hija mediana, ruido non stop, marido con turnos de noche, o sea… así cualquiera pierde la cabeza.

Gracias a Dios -si a Dios, ya lo dije y qué- nos cambiamos a un departamento en Ñuñoa y fue la mejor decisión que tomamos en la vida. La primera noche fue como “OOOH NO HAY RUIDO”, así de heavy.

Pero claro… Olivia seguía despertándose todas las santísimas noches para cambiarse de la cuna a la cama por teta, frío, regaloneo, etc… a pesar de haber aplicado casi las mismas técnicas para ayudar al sueño.

DISCLAIMER: EL SUEÑO ES UN PROCESO EVOLUTIVO DE LOS SERES HUMANOS, EL SUEÑO NO SE ENSEÑA, pasado recién los 6 o 7 años se puede ir a un especialista por si hay algún trastorno.

¿Mombie+fibromialgia?

Un resultado básicamente terrible. Ahí descubrí el corrector de ojeras (incluso me he hecho fan de los tutoriales de Kim Kardashian para disimular las ojeras), de la base de maquillaje, de la crema para la cara -cuando chica ODIABA aplicarme cualquier tipo de crema-, de las duchas con un poco de agua fría para desinflamar la cara de perro.

Más encima, ser una mombie no solo significa que andas con la permanente cara de cansada, sino también que todo el mundo te pregunta si estás bien -obvio… aquí estamos los tres en el refugio-, que debes tomar vitaminas -prffff… les muestro el cóctel que me mando todas las mañanas?- y peor aún: ¿y no tienes ayuda? -Obvio que tengo ayuda… 😒 en especial cuando la hija no quiere que la atienda el padre, quiere solo a la mamá porque si no más poh-.

Y me falta agregar el último punto y más importante: la capacidad intelectual.

Obvio, si no has dormido por lo menos 8 horas de corrido, descansado correctamente, con un colchón bacán, no como el que tengo yo por supuesto, porque mi colchón está hecho bolsa porque las niñas saltan en mi cama, es lógico pensar que su capacidad de razocinio y entendimiento están claramente por bajo los parámetros normales de cualquier individuo -fact: tuve que escribir cuatro veces individuo porque no lo estaba tecleando bien-.

Y así es como te acostumbras a fallar en la vida, a anotar todo, a tener miles de listas, incluso una para el aseo, para que asi todo salga en orden. Porque ser una mombie es más que tener sueño, es un estilo de vida.

Hablemos sobre “la palmada bien dada”

Mi mamá me pegó.

mamá de malcolmAntes de comenzar cualquier post, debo contarles que también fue una niña que recibió palmadas porque “no me portaba bien” o porque “hacía algo que no tenía que hacer”. De los cuatro hermanos que somos, solo uno se salvó de las palmadas de mi mamá.

No es que ella fuera mala, sino que no sabía canalizar su frustración. No es que mi mamá fuera una “animal” pero ella no lograba hacerme entender con palabras y era la “herramienta” que tenía para corregirme.

Después de ir a terapia, analizar que lo que hizo, de entender que era ella quién estaba mal, recuerdo que me hizo un trato, pero en realidad se hizo un trato con ella misma: yo la escucharía a la primera, a la segunda o a la tercera, pero que tomara consciencia cuando ella me hablara y ella no me golpearía más porque sabía que estaba mal. Esto fue a los 7 años, y nunca más lo volvió a hacer.

Sé que mi mamá no es la única mujer y hombre, madre o padre, que hace ese análisis, que logra entender que “la palmada” al final es una arma de doble filo.

Pero si me he dado cuenta que no falta quién te sugiere que para corregir a los niños y niñas no hay nada más bueno que las palmadas, cachetazos o correazos, que así es como se formaron buenas generaciones (más adelante lo analizaré mejor), que así somos mejor sociedad porque entendemos el valor del miedo y blah blah blah.

Bueno, no soy psicóloga, ni especialista en violencia, pero si soy madre y como madre sé que golpear a un niño dándole “una palmada bien dada” no es bueno.

Mi propia experiencia

Perfecta NO SOY.

Reconozco que la frustración muchas veces me ganó con Sofía, que cuando era chica, a raíz del “a través de los golpes entienden” también le pegué una palmada porque mi mente se nubló y no supo como reaccionar ante mi propia frustración.

¿Por qué lo hice? Porque no logré tener las herramientas para CONTENERME ni menos para contener a mi hija. Y esto no se trata de darle el gusto, sino que entender que ella tenía en ese tiempo un vocabulario reducido, inmaduro y no siempre me podía expresar que quería. Y yo tampoco sabía como explicar que me sentía mal, que estaba colapsada, cansada por la falta de sueño, etc. En el fondo MALA COMUNICACIÓN DE LAS PARTES.

Entonces mi cerebro actuó de manera irracional, pero recordándome que, como lo hizo mi madre, los niños se corrigen con palmadas.

¿Me sentí mal? Obvio que si, yo no quería repetir el patrón de mi madre y lo estaba haciendo. ¿Fue bueno? No, de hecho empeoró todo, porque más mal se portaba porque la reprimía, porque yo estaba estresada y ella en el fondo sentía todo lo que yo estaba viviendo.

¿A mi me pegaron y no pasó nada?

Este comentario lo he leído una y mil veces “a mi me pegaron y no pasó nada”. Por supuesto que te pasó, ¿te has dado cuenta de como reaccionas ante la frustración? ¿te has dado cuenta como reaccionas ante un niño o niña llorando? ¿qué tienes ganas de hacer cuando te enfrentas a una situación desfavorable para ti?

¿Se han dado cuenta que la sociedad está cada día más violenta?

Bueno, la educación parte en casa y si a nosotros nos educan en la represión de nuestros propios sentimientos, de no poder decir lo que pensamos, que si hacemos “algo mal” merecemos castigo, como no vamos a tener una sociedad en que ante la menor provocación reacciona con golpes o violencia en general.

Es tan simple como ver la gente como se mueve en el metro, te empujan y en vez de decir “cuidado” tiendes a seguir golpeando porque “me golpeó primero”. O en la fila del banco o en la micro.

Claro, hay veces que hay que defenderse, no se trata de andar cabeza gacha y que todos los demás te pasen a llevar. Se trata de canalizar la propia violencia en otras formas de “defenderse”.

¿Se han dado cuenta de la cantidad de casos de VIF que cada día suman y suman cifras negras? Claro, si le echamos la culpa a las mujeres por ser como A, B o C siendo que es el hombre (y algunos casos mujeres) que se han criado en torno a los golpes y en que “así se resuelven los problemas” “así se impone el mando” “que si no me entiende con palabras me entenderá con golpes”.

No se trata de hacer “lo que los niños quieran” se trata de tratarnos como seres humanos

En la Universidad recuerdo que un profesor nos decía “lo que nos distingue de los animales no solo es que andamos en dos extremidades sino que tenemos la capacidad de razonar y tomar decisiones en base a hechos, argumentos, etc”.

Se trata de no golpear a los niños porque somos seres humanos y también tienen la capacidad de razonar si los tratas siempre como seres humanos. Los niños entienden si tu les enseñas a entender y comprendes que poco a poco van madurando su cerebro y con eso madurando su lenguaje y expresando mejor lo que deseas y tu puedes darle mejores explicaciones.

Si llegaste a este post sobre mi experiencia y estás viviendo el círculo vicioso de la violencia ya sea ejerciéndola hacia tus hijos, te cuento que se puede, pero es aprendiendo de ti mism@ y qué es lo que te hace mal y por qué lo estás haciendo. Y busca ayuda experta.

No hay buenos ni malos padres, sino que muchas veces, al igual que los niños, tomamos decisiones poco acertadas.

7 de cada 10 adolescentes le tienen miedo a fracasar

Un estudio realizado por la marca de protección femenina, Always, concluyó que la mitad de las adolescentes se sienten paralizadas por el miedo al fracaso durante su pubertad. La campaña #ComoNiña intenta cambiar esto y empoderar a las adolescentes a seguir adelante..

como niñasDurante la pubertad la confianza de las niñas se desploma. Un estudio reciente de la marca Always reveló que la mitad de las adolescentes durante su pubertad se sienten paralizadas por el miedo a fracasar. Este temor es tan intenso, que en muchos casos, ellas dejan de tomar importantes oportunidades, desafíos o probar cosas nuevas. 

Es por esto que Always, la marca líder global en cuidado femenino, tiene como propósito frenar la pérdida de confianza en adolescentes, y que logren cambiar esta percepción para que adopten los fracasos como parte importante de su crecimiento y aprendizaje.

De acuerdo al estudio, el 80% de las adolescentes siente la presión por actuar agradando a otros intentando la perfección, lo que las lleva a tener temor a fracasar. Y el 75% está de acuerdo con que las redes sociales contribuyen a este sentimiento. Pero la experiencia y esta investigación demuestran que perseverar ante el fracaso es clave para aprender y adquirir nuevas habilidades. Always quiere empoderar a las adolescentes a aceptar el fracaso cuando les suceda, y que lo utilicen como una herramienta para construir su confianza, meditándolas para que sigan creciendo y continúen adelante #ComoNiña. 

Las tres principales ganancias luego de un fracaso son el aumento del conocimiento, la fuerza y ​​la confianza. Por eso, es importante que la sociedad anime a las niñas a seguir adelante incluso cuando no alcancen el éxito inmediatamente. La investigación muestra que las niñas necesitan ese apoyo social para prosperar de verdad. De hecho, más del 80% estuvo de acuerdo en que si las niñas sintieran durante la pubertad que fracasar está bien, seguirían haciendo las cosas que les gustan, asumirán más desafíos y crecerían con confianza.

“Reconocer que el estudio revela que una de cada dos niñas siente que si fallan la sociedad las rechazará es desgarrador y además alarmante”, dijo Catalina Yávar Gerente de Comunicaciones de Always. “En Always haremos todo lo que podamos para replantear el fracaso como algo que no se debe tener miedo, sino que es un elemento crucial para el crecimiento y la construcción de confianza. Nuestro objetivo es crear un ambiente donde las adolescentes sientan que tienen todo el apoyo para intentar cosas nuevas, cometer errores y animarlas a seguir adelante”.

Únete a Always y anima a las chicas a seguir adelante con sus vidas, incluso cuando fracasan. Comparte un post, video o imagen mostrando cómo lo has intentado, fracasado, aprendido y has seguido adelante #ComoNiña para inspirar a otros a hacer lo mismo.

Acerca de Always

Always®, el líder mundial en protección femenina, ofrece una amplia gama de toallas femeninas, toallitas húmedas y protectores diseñados para distintos tipos de cuerpo, flujos y preferencias, y ofrece consejos sobre el periodo a chicas adolescentes a través de BeingGirl.com. Visita www.always.com para más información.

Carta para ti, Feña, mi compañero

DISCLAIMER: Antes de que sigan leyendo, esta carta llega con desfase porque el día que iba a subirla me quedé sin internet, luz y cuando artilugio tech que tenemos en este humilde hogar.

Sofía y FeñaTodos los años coincide que el día del padre es tu cumpleaños. Y todos los años nos reímos de eso, porque comenzaste a ser padre sin tener la obligación de serlo. Me conociste con Sofía cuando ella tenía 8 meses.

Siempre nos reímos de ese momento porque yo te dije: “sabes qué no eres mi prioridad, porque es la Sofía” y tú me dijiste “tú sabes que tengo unos turnos horribles, y tampoco puedo estar en todas”, y nos dijimos: “veamos que pasa”.

Me has visto pasar por distintos momentos, buenos y malos, pero lo más importante es que desde ese día te hiciste cargo de la hija que otro no quiso criar, ni siquiera ver o participar de momentos tan lindos como cuando aprendió a caminar, sus primeros dientes, cuando dejó de tener pelones. 

Ese día tu mismo te comprometiste sin que yo te lo pidiera.

Estuviste en cada ida a la urgencia que tuvimos que hacer, en la gran mayoría de los actos del jardín a los que teníamos que participar, la cuidaste en clases cuando yo tenía que seguir estudiando y no tenía con quién dejarla, corriste a comprar pañales cuando no tenía o le compraste un pijama cuando te pasaste al supermercado “por una chela”. 

Me apañaste cuando sentí que todo iba mal, cuando tuve que trabajar para pagar la U y muchas veces fuiste tu a buscar a Sofía al jardín, la llevaste a mi trabajo y me ahorraste tener que pedir permiso para salir antes.

Feña, Mange y SofíaEres tú el que año a año ha recibido los regalos del día del padre. Eres tú el ejemplo que Sofía tiene de un papá, al que nunca le dice papá pero ella te presenta como su papá. Eres tú al que todos los años celebramos, a pesar de que tengas unos turnos horrorosos, a pesar de que tu mejor regalo sea dormir 24 horas, te despiertas para que Sofía te sorprenda con algún regalo que te dijo toda la semana que tenía escondido.

Eres tú al que consulto las cosas de Sofía, eres tú el referente de papá de Sofia, y a pesar de todos los errores que cometes -y cometo-, ella te extraña y desea estar contigo todo el día en cama viendo películas. Es Sofía quién sueña con ir a Master Chef porque quiere ser como tú. 

Has sido un gran papá y en este día del padre quiero agradecerte estar acá, a mi lado, hacerte cargo de la responsabilidad que otro dejó de lado, hacerlo porque quisiste y no por mero compromiso, porque como me has dicho, te enamoraste de mi y de Sofía al mismo tiempo. Porque fue ella quién te escogió el día que nos conocimos y te dejó que la tomaras en brazos para que yo descansara un poco.

¡Feliz día para ti!

¿Cómo elegir el cepillo de dientes correcto para tus hijos?

#CapitánAquafresh

aquafresh cepíllate#BajaAPPAquafreshCepíllate

 

  • El tamaño, la textura de las cerdas y la forma del mango son algunos de los aspectos a considerar a la hora de seleccionar un cepillo para tus hijos.
  • La aplicación Aquafresh Cepíllate acompaña a los niños durante 2 minutos de cepillado, tiempo que recomiendan los odontólogos para lograr una buena higiene dental.

La correcta elección de un cepillo dental para los pequeños de la casa es clave para prevenir la aparición de caries. Al igual que los dientes de los adultos, los de leche se deben cepillar por lo menos dos veces al día para mantenerse sanos y fuertes. Generar el hábito de cepillarse los dientes cada día, ayuda a tus hijos a mantener una dentadura impecable.

De acuerdo a la odontopediatra Marcela Tapia, las características que los papás deben considerar a la hora de escoger el cepillo de dientes indicado son las siguientes:

  1. Tamaño y forma del mango. “Para permitir mejor movilidad durante el cepillado, el cepillo debe adaptarse a la boca del niño”, explica Marcela.
  2. Mango adaptable. Debe ser de goma para facilitar el agarre y manipulación[1].
  3. Cabeza redondeada. Para alcanzar las zonas más complejas sin dañar las encías y lugares más sensibles de la boca, el cepillo debe contar con una cabeza redondeada.
  4. Cerdas suaves. De esta forma, también cuidamos sus delicadas encías.
  5. Hacer que el cepillado sea entretenido. Marcela Tapia recomienda que los niños participen en la elección de su cepillo favorito. Además invita a los padres a acompañar a los pequeños cepillándose juntos frente a un espejo. “La tecnología ha pasado a ser un gran aliado didáctico y efectivo en la promoción de hábitos en los niños”, afirma.

Aquafresh cuenta con una aplicación que busca fomentar el lavado de dientes, ayudando a los padres en esta tarea. La app Aquafresh Cepíllate acompaña a los niños a cepillarse durante 2 minutos, tiempo recomendado por los odontólogos para lograr una buena higiene dental. A través de canciones y la compañía de los Aquafreshfriends (Billy, Lilly y Millky), los pequeños hacen de esta rutina un momento único y divertido.

También existen productos especialmente diseñados que aportan a hacer este momento más lúdico. Constanza Tornquist, brand manager de Aquafresh cuenta que “la línea de cepillos de dientes Aquafresh Kids está pensada para hacer más entretenido el cepillado de dientes, lo que va de la mano con nuestro compromiso por la salud bucal”.

UN CEPILLO PARA CADA EDAD

La línea Aquafresh Kids tiene un cepillo para cada etapa de crecimiento:

Baby Teeth. Para niños de 3 a 24 meses. Es un cepillo dental de cerdas suaves multi-ángulo para rodear cada diente, mientras reduce el riesgo de daño en las encías. Tiene un mango de fácil agarre y se complementa con la pasta dental Baby Teeth, sin flúor, con sabor a manzana-banana, que es segura en caso de deglución.

Little Teeth. Especialmente diseñado por expertos para los niños entre 2 y 5 años. Este cepillo tiene un mango ancho, antideslizante y fácil de maniobrar para manos pequeñas. En tanto, su cuello flexible ayuda a proteger las encías. A su vez, la crema dental para este segmento proporciona un suave cuidado, con baja abrasividad junto con el beneficio de protección contra los ácidos del azúcar (entregado por el flúor) para fortalecer y defender activamente los dientes contra las caries causadas por dulces y golosinas. También cuentan con personajes divertidos que a los niños les encantan”, agrega Constanza.

Big Teeth. Alrededor de los 6 años, comienzan a aparecer los dientes definitivos. Para este segmento, Aquafresh cuenta con un cepillo que está diseñado con cerdas mixtas para limpiar esas pequeñas zonas entre los dientes que son difíciles de alcanzar, cuidando las encías. Asimismo, cuenta con un chupón que permite fijar el cepillo a una superficie. Para complementar, la crema dental para Big Teeth es suave y espumosa. Cuenta con flúor que fortalece el esmalte y protege tanto los dientes de leche como también los definitivos.

ACERCA DE GSK              

‎GSK® – Empresa multinacional de origen británico dedicada al cuidado de la salud guiada por la ciencia. Tiene una trayectoria de 300 años ayudando a transformar las vidas y el futuro de millones de personas alrededor del mundo. Con una importante historia mundial en innovación, GSK ha sido pionera en el desarrollo de medicamentos, vacunas y productos para el cuidado de la salud, los que ponen al servicio de pacientes y consumidores alineados con su misión de: hacer más, sentirse mejor y vivir más tiempo. Con más de 100.000 empleados alrededor del mundo, GSK está presente en 150 países y posee 72 centros de fabricación, 9 de los cuales están en América Latina.

[1] Niños menores de 6 años de edad deben ser supervisados por un adulto durante el cepillado.

¿Te gustaría aprender sobre Mindfullnes para mamás? Mira este nuevo taller

“Maternidad Mindful” es una adaptación del programa norteamericano Mindful Motherhood Training (MMT), pensado especialmente para ayudar a las embarazadas y mamás chilenas a manejar el estrés y la ansiedad, mejorar la regulación emocional y fortalecer el apego con sus hijos.

mindfullnes para mamásDe las hormonas a las estrías, de los dolores de parto a los cambios de pañales… la maternidad es una aventura como ninguna otra. Los rápidos cambios en el cuerpo, en el estilo de vida y en la propia identidad de las mujeres que se convierten en madre requieren una cierta agilidad mental. La atención plena puede ayudarlas a enfrentar el desafío y a acercarse cada día a sus hijos con los ojos y un corazón abiertos.

Ser consciente de la experiencia momento a momento, sin evaluarla o juzgarla. Aprender a vivir plenamente el presente, con una actitud abierta y curiosa. Esa es la invitación del mindfulness, una práctica que ha penetrado fuertemente en Occidente y que deriva de la milenaria tradición budista.

De acuerdo a diversos estudios, convertirse en madre es una experiencia crítica para las mujeres. El embarazo y la maternidad modifican su cuerpo, su mente, su corazón y su vida para siempre y, en muchos casos, las nuevas madres necesitan apoyo para transitar por esta nueva etapa. Es por eso que en Estados Unidos se creó hace una década el MMT, que el facilitador Javier Aguirre Helfmann adaptó en Chile pensando en los desafíos de la maternidad en nuestro país y las dificultades con que se encuentran las embarazadas y madres para mantenerse emocionalmente reguladas.

Este programa aplica a la maternidad los postulados del Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR) y el Mindfulness Based Cognitive Therapy (MBCT).  El foco está en que las madres se vuelvan más conscientes de su propia experiencia del momento presente, fortaleciendo la habilidad para tolerar y regular los efectos de situaciones estresantes sin caer en comportamientos reactivos y cultivando su capacidad para estar totalmente presentes en el momento, para ellas mismas y para sus niños. “El objetivo es ayudar a las mujeres embarazadas y a las mamás a reducir el estrés y la ansiedad, a mejorar su regulación emocional, a adquirir comportamientos saludables y de autocuidado y a fortalecer aún más los vínculos con sus hijos”, explica Javier Aguirre Helfmann, a cargo de este entrenamiento.

A través de prácticas centrales del mindfulness, como la meditación sedente, el movimiento consciente, la alimentación consciente y el mindfulness en la vida diaria, las mamás aprenderán a sembrar y cultivar semillas de atención plena en sus vidas, lo que les ayudará a desarrollar la capacidad de estar presentes en el aquí y ahora, en sus cuerpos, y en un estado de nutritiva y sana conexión con sus niños. Lejos de ser una actitud pasiva o resignada, aprender como madre a volverse consciente y atenta a las experiencias tal como se presentan es la base ideal desde la cual tomar decisiones y realizar acciones que estén alineadas con los valores y metas propias, en todos los ámbitos de la vida.

“Maternidad Mindful” es un programa de 8 sesiones, que se realizan 1 vez por semana, e incluye prácticas regulares en casa, que permiten profundizar lo que se comparte en clases. De acuerdo a su creadora estadounidense Cassandra Vieten, presidenta del Institute of Noetic Sciences, el fin es ayudar a las mamás a encontrar un sentido de paz y confort, un disfrute del simple y sutil placer de la vida en maternidad. Una promesa a la que reconocidas madres, como la actriz Alicia Silverstone, se han sumado entusiastas.

 

Dónde y cuándo

Grupo 1 Lunes 19:30 hrs. (CUPOS COMPLETOS)

Grupo 2: Miércoles 10 hrs

Grupo 3: Sábados 10:00 hrs

Centro de Terapias Alma Urbana (Pocuro 2910)

 

Más información:

 

Las sesiones son impartidas por Javier Aguirre Helfmann, facilitador de mindfulness, cofundador del proyecto educativo Mindfulness4Kids. Se formó en la Academy for Mindful Teaching (AMT) como entrenador del método “¡La Atención Funciona!”, un completo programa de atención plena creado por la terapeuta holandesa Eline Snel. Además, se graduó del programa “Mindful Educator Essentials”, impartido por la Mindful Schools de Estados Unidos, y realizó el curso de Formación en Mindfulness Infantil, dictado por Christopher Willard (Psy.D.).

En su desempeño como facilitador de mindfulness, Javier Aguirre Helfmann ha realizado talleres particulares en distintas comunas de Santiago y talleres grupales en ludotecas, centros de terapias y librerías (Rukayén, Going Up, Alma Urbana, Librería Lolita); Relator de charlas de difusión de la práctica mindfulness infantil (Clínica Las Condes, Centro Acuna); Facilitador y relator de Mindfulness en el ámbito laboral. Entrenador del programa Maternidad Mindful. En la actualidad, dicta además un programa semestral de mindfulness para niños en el Colegio San Ignacio El Bosque.

 

Inscripciones y consultas: contacto@m4k.cl o al +56996791523

Valor: $80.000

Natura te invita a Creer para Ver con su hermoso mug

La línea Creer para Ver cuenta con productos cuyas ventas van destinadas en un 100% al proyecto Comunidades de Aprendizaje (CdA), que busca mejorar la calidad en las escuelas del país.

Natura, empresa de belleza de origen brasileño lanza un nuevo producto de la línea Creer Para Ver. Se trata de un Mug ideal para estos días de invierno, que se integra a los entretenidos artículos que ya están disponibles.

El Mug está hecho de un material con gran resistencia a los golpes y elementos corrosivos como detergentes, se puede usar en el microondas, lavar en lavavajillas y no absorbe olores. A este se suman dos productos más: un pack de delantales de cocina para papá e hijo y rompecabezas para niños.

Es importante recordar que Creer Para Ver es una colección cuyas ventas van destinadas en un 100% al proyecto Comunidades de Aprendizaje (CdA), que busca mejorar la calidad de la educación en Chile.

“En Natura tenemos la convicción de que la educación de calidad es capaz de transformar a las personas y a todo un país, ya que promueve las sociedades más justas y permite ampliar las oportunidades y las fronteras de los desafíos. Por eso invitamos a las personas a adquirir los productos de Creer para Ver, ya que estarán ayudando a la educación de los niños y jóvenes de nuestro país”, aseguró la Gerente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Natura Chile, Lucía Martínez.

El proyecto Comunidades de Aprendizaje (CdA), propone herramientas y estrategias para involucrar a las familias y a toda la comunidad en la educación, promoviendo equidad y cohesión social. La idea es lograr una transformación en la escuela, a través de un proceso y nuevas metodologías que permiten que los niños aprendan de una forma distinta.

La iniciativa recibe el apoyo del Ministerio de Educación desde 2016 y también tiene una alianza con la Universidad Adolfo Ibáñez, Focus, Ágape Educación, Plural Consultores, Fundación Educación 2020 e Instituto Natura de Brasil. En Chile se han intervenido 26 escuelas en 12 comunas y 6 regiones del país, beneficiando a más de 5.680 hasta el momento.

Los productos Creer para Ver pueden ser adquiridos por internet en www.natura.cl. Más información sobre esta línea y la inversión social en: http://www.natura.cl/nuestrasmarcas/natura-creer-para-ver/


 

La importancia de los ritos para fortalecer la identidad familiar

Por Fundación CAP

  • Están en todas partes y situaciones, pero se requiere hacerlos parte de la propia historia, como lo propone el programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP.  Estas “ceremonias domésticas” nos ayudan a celebrar momentos y hacer perdurar experiencias, generando identidad, sentido de pertenencia y orgullo.

Cuando los niños son pequeños, los adultos tienen la posibilidad de crear con ellos momentos especiales, rituales que ayuden a captar la experiencia, llenarlos de sentido, emoción y los conecten con ellos. Estos espacios se encuentran en la vida cotidiana: en  las actividades habituales, en el libro que se lee antes de dormir, en la comida que se comparte, en la forma de celebrar los cumpleaños y también en situaciones que no pasan todos los días, como la llegada de un hermano, el cambio de casa o la entrada al colegio o jardín, entre otros.

Los ritos están en todas partes y en cada momento, pero se requiere estar atentos para hacerlos parte de la vida y de la historia familiar. “Se cruzan con nuestro propio camino como adultos, con aquello que hacíamos cuando niños, con el presente que estamos viviendo y con el futuro que soñamos. Expresan quienes somos y lo que valoramos, nos ayudan a celebrar momentos relevantes, mantener y hacer perdurar experiencias, nos permiten generar identidad, sentido de pertenencia y orgullo”, explica la psicóloga del Programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP, Claudia Soto.

La pregunta clave para incorporar estas costumbres familiares es: ¿Qué nos gustaría que recuerden nuestros hijos cuando sean adultos? “Al respondernos eso estaremos dándonos cuenta de qué ritos son importantes y deseamos instalar y mantener en nuestro hogar, cómo lo hemos estado haciendo y cómo podemos esforzarnos para que perduren”, apunta.

Los niños generan habitualmente nuevos rituales, disfrutan la repetición diaria, piden a los adultos volver a hacer una actividad que les resultó entretenida, recuerdan fechas y momentos importantes y quieren celebrarlos. “No obstante, muchas veces los adultos por la rapidez con la que vivimos y por cumplir con numerosas obligaciones, no nos damos el tiempo. Pero si nos detenemos, seguramente veremos su significación y crearemos momentos que trascenderán  generaciones”, comenta la psicóloga.

Consejos para generar y mantener ritos familiares

  • Buscar símbolos concretos que tengan sentido para todos y hacerlos visibles en la casa (fotos, recortes, etc.).
  • Poner un  nombre especial a un momento del día que disfruten en familia, como “la hora del cuento al acostarse”, “la comida en familia”.
  • Contarle a los niños los rituales que hacían con sus familias cuando pequeños y porqué aún los recuerdan.
  • Dar importancia a las celebraciones como cumpleaños, aniversarios, entrada al colegio, entre otros y decidir cómo les gusta celebrarlas.
  • Transformar una actividad simple en algo importante: guardar el libro favorito de los niños en una caja para volver a leerlo en algunos años más o escribir hitos importantes de su desarrollo y celebrarlos.
  • Dar espacio a la creatividad y espontaneidad, rescatando la emoción y sentimientos que están a la base de los ritos.

El programa “Aprender en Familia”, creado y desarrollado por Fundación CAP, ha beneficiado a 30 mil niños y sus familias, de un total de 60 escuelas municipales en las regiones de Atacama, Coquimbo, Metropolitana y del Biobío, desde 2010. Su principal desafío es potenciar el aprendizaje y desarrollo de los estudiantes  –en su mayoría con alta vulnerabilidad social– involucrando a sus padres y/o apoderados en su proceso educativo. Con una duración de tres años, es un programa único en Chile. Desde 2016 comenzó a aplicarse en 21 jardines infantiles de las regiones Metropolitana y del Biobío, sumando así a 1.700 niños, de los 6 meses a los 5 años. Contempla el trabajo en tres áreas: Vincular al establecimiento educacional con las familias, capacitar a los padres para potenciar sus habilidades parentales y fortalecer las redes de apoyo.

Más allá de los libros: fomentando el desarrollo del lenguaje de los niños en la familia

Por Diana Leyva, Psicóloga, PhD, y Fundación Educacional Oportunidad

Así como en otros países de América Latina, en Chile los libros infantiles son de alto costo y por lo tanto, no muy accesibles para las familias de menores ingresos. Para muchas de ellas, las bibliotecas públicas se encuentran en general a grandes distancias, lo que dificulta el acceso a la literatura infantil.

Teniendo en cuenta esta situación, la psicóloga colombiana Diana Leyva realizó una investigación con familias participantes del proyecto “Un Buen Comienzo” de Fundación Educacional Oportunidad, con el fin de buscar formas alternativas de desarrollar el lenguaje y las habilidades de lectura emergente (nombre de las letras, escritura de ellas) sin la necesidad de estar en contacto directo con libros.

Fue así como Diana Leyva grabó conversaciones entre niños de prekínder y sus adultos significativos, y luego las analizó, encontrando interesantes resultados tales como que existe una forma de conversar con los niños que promueve habilidades de lenguaje y lectura emergente: el lenguaje descontextualizado.

¿Qué es el lenguaje descontextualizado?

Se trata de un nombre largo para algo que hacemos probablemente todos los días: hablar con nuestros hijos sobre eventos o situaciones que ya sucedieron o que van a suceder en el futuro. Esta forma de conversar hace que ellos movilicen más recursos en sus mentes para expresarse, y de esa forma tengan pensamientos y respuestas complejas que equivalen a la lectura de un cuento. Por ejemplo, podemos preguntarles qué quieren hacer para su cumpleaños, cómo decorarán el árbol para navidad o a qué jugaron cuando visitaron a sus primos.

Estos efectos son tan potentes, que incluso son independientes del nivel educativo de los padres y de las actividades educativas que se realicen en el hogar.

Hablar también sobre lo malo

Si bien utilizar el lenguaje descontextualizado al hablar con los niños siempre es positivo, estos resultados son mayores y más profundos cuando conversamos con los niños sobre recuerdos, sentimientos o experiencias negativas. A pesar de que son las conversaciones más difíciles de tener, la investigación demostró que son éstas las que más benefician a los niños en cuanto a sus habilidades de lenguaje y lectura emergente, además de ser una oportunidad para los niños de reflexionar y resolver situaciones adversas a través de la conversación. Así, hablar sobre cómo se sintieron cuando pelearon con su hermano o incluso sobre sus emociones ante la muerte de una mascota querida, puede sentar las bases de cómo enfrentan las dificultades a futuro y ayudarlos a hacerlo de manera crucial.

 

#DíadelPadre La culpa de los padres frente a la crianza

A sólo días de celebrar el Día del Padre, un especialista de la Universidad del Pacífico explica qué tipo de culpa sienten los hombres cuando se enfrentan a la necesidad de compatibilizar el tiempo laboral con el familiar y entrega algunos consejos para disminuir ese sentimiento culposo. 

La culpa que produce el tener que trabajar fuera de la casa hoy no sólo es un tema de las madres, sino que también de los padres, quienes cada vez están más comprometidos con la crianza de sus hijos. Así, son muchos los factores que inciden al momento de sentir culpa respecto a la crianza de los hijos.

“Se incluye nuestra propia crianza como hijos, la relación de la pareja de padres, las expectativas que tenemos de nuestros hijos y su crianza, el tiempo que pasamos con ellos, la calidad de los momentos, la educación que les entregamos, las posibilidades económicas, etc., así como la percepción de que los hijos estén sufriendo”, señala el coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara.

Esto provoca que tanto padres como madres busquen proteger a los hijos. “El esfuerzo de los padres generalmente será proveer el espacio para que no ocurra ese contexto de sufrimiento, aunque por lo general es la madre la que contiene desde el ámbito emocional, porque se afecta más por el sufrimiento de los hijos. En esto también influyen los estilos de crianza que tienen los padres y los estilos vinculares de éstos con sus progenitores”, indica el psicólogo.

Si bien el profesional cree que en general la madre trabajadora siente más culpa que el padre que trabaja, debido a que culturalmente se le asigna el rol de la crianza de los hijos, es un sentimiento que no es algo ajeno a los varones.

“Los padres tienden a vincularse en forma tardía, a diferencia de la madre que está vinculada desde la concepción con los hijos. Por lo tanto, la culpa masculina más bien se manifiesta como frustración respecto de los esfuerzos que han realizado para conseguir tal o cual objetivo en la crianza, a diferencia de lo femenino, en donde la culpa se manifiesta con mayor angustia respecto del vínculo o relación con los hijos y se recrimina por no estar lo suficientemente presente”, aclara.

“En general, la experiencia clínica nos dice que se han agudizado los sentimientos de culpa, pero principalmente en las mujeres, ya que las posibilidad de tener un equilibrio respecto del trabajo y la familia se hace más difícil con las rígidas jornadas laborales. En esto aún quedan cambios socioculturales que debemos gestar para dar mayor preponderancia a los hombres en la crianza”, agrega Vergara.

¿Cómo se manifiesta la culpa en los padres? “Principalmente se da cuando los padres no se sienten satisfechos con las decisiones vocacionales de sus hijos, o con la elección de la pareja o con el estilo de vida, cuando hay un corte en lo que hacen los hijos y lo que ellos proveen. Aceptar la diferencia y encontrar los puntos en común en esa diferencia es lo que presenta mayor dificultad a los padres. Y es por esto que en terapia es posible construir puentes para que la comunicación pueda producirse y exista transformación en el vínculo”, indica el docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico.

Asimismo, el especialista comenta que cuando la pareja está distanciada o separada, es posible que haya mayor culpa. “El sentimiento de inseguridad y la responsabilidad por el sufrimiento de los hijos se percibe como mucho mayor. Ahora, siempre dependerá de cómo sea abordado el proceso de separación por los padres, porque la culpa aparece cuando la misma situación de separación y la relación entre los cuidadores o progenitores ha generado sufrimiento para el sistema familiar. Además, cuando el ausente no se hace presente, el presente carga con la rabia por la ausencia del otro y, por tanto, se observa mucho que se establecen dinámicas generadoras de culpa como elemento transaccional”, explica el especialista.

La culpa: una oportunidad 

El psicólogo de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara, plantea que es importante comprender que el sentimiento de culpa no es algo negativo per se, sino que más bien puede ser una oportunidad de cambio en el modelo de relacionarnos.

“La culpa puede representar una instancia de vulnerabilidad, en la cual existe la posibilidad de revisar nuestro actuar, integrar los aspectos que nos causan ruido como padres en la crianza y, eventualmente, definir un espacio reparatorio, tanto para con nosotros mismos como también para con nuestra familia. Esto quiere decir que efectivamente si hay culpa en relación a la crianza, como padres podemos revisar nuestras expectativas respecto de nosotros mismos y evidenciar qué elementos corresponden a nuestra propia autoexigencia y qué elementos corresponden a un proceso individual de los hijos, donde deberemos acompañar más que imponer”, precisa.

Finalmente, el profesional comparte algunos consejos que podrían ayudar a disminuir este sentimiento culposo:

  • Tener un sentido de identidad claro y un reconocimiento del otro como alguien distinto y separado de uno. No permitir la autonomía y la diferenciación es uno de los males de nuestro tiempo, ya que no se aborda un proceso natural del ser humano y se vive como inadecuado, cuando la diferenciación es parte del proceso de construirnos como individuos.
  • Tener confianza en la crianza realizada y en los recursos de los hijos.
  • Aprovechar las posibilidades de conversación que existen en la parejarespecto de la crianza de los hijos.
  • Contar con una comunidad que aporta constructivamente al desarrollo del niño,sin descalificar la crianza de los padres, sino que tomando las dificultades como posibilidad de crecimiento.

Y tu hij@, ¿también te pidió un spinner?

Atentos con el boom de los spinners.

Hay de todos los colores, de variadas formas e incluso con luces, pero la gracia es una sola: giran y giran por mucho rato gracias a un rodamiento central. Es el famoso spinner, el nuevo juguete de moda. ¿A qué se debe su éxito? ¿Sirve para la ansiedad o la concentración como dicen? Un psicólogo de la Universidad del Pacífico analiza el fenómeno.

fidget spinner
Imagen del Confidencial .com

El spinner es el juguete del momento. Aunque fue creado hace dos décadas, sólo hace algunas semanas se convirtió en superventas en Estados Unidos, con decenas de millones de unidades vendidas. Éxito que rápidamente llegó a Chile, con quiebres de stock incluidos. Con precios que oscilan entre los $1.500 y $8.000, todos los niños quieren tener uno, lo que ya ha generado algunas controversias y también problemas en los colegios.

Su formato más popular, el Fidget Spinner, es una pieza de plástico en forma de trébol, que cabe en la palma de una mano. Gracias a un rodamiento central y contrapeso en sus brazos, puede girar durante minutos a toda velocidad. Parece ser bastante básico, pero millones de videos en Youtube muestran los “trucos” que se pueden hacer con él, los que hipnotizan a niños y adolescentes. ¿A qué se debe su popularidad?

“Primero, es un fenómeno de consumismo. Está presente en Youtube, nuestros niños están en las redes sociales, los compañeros lo utilizan, etc. No es un fenómeno nuevo. Antes fueros los tazos, los yo-yo, los bley bley, infinidad de juguetes de moda. Y hoy los juguetes están siendo cada vez más minimalistas, en términos de que no hacen grandes cosas, pero cumplen un rol de suplir la necesidad de estar respondiendo constantemente a múltiples estímulos y de entretener. Vivimos en una sociedad bombardeada de estímulos, donde parece que los estímulos de la sala de clase o de estar haciendo una sola cosa a la vez ya no es suficiente y hay que mantener la mente ocupada en otra cosa, lo cual me parece que es un fenómeno que se ha ampliado con las nuevas tecnologías. Esto es; estoy hablando contigo, pero a la vez estoy mirando el celular; estoy con la familia, pero igual estoy pendiente de lo que pasa en el trabajo. Necesitamos estar constantemente llenándonos de estímulos”, opina el coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara.

Quienes promocionan su venta, aseguran que el spinner sirve para aliviar el estrés y calmar la ansiedad de niños con hiperactividad e incluso con autismo. Sin embargo, hay controversias al respecto.

“Podría llegar a cumplir ese fin, en la medida que para la persona sea simbolizado como un elemento que permita tomar conciencia de la ansiedad y canalizarla a través de este elemento externo, como lo han sido las pelotitas antiestrés, que antes uno apretaba para manejar la ansiedad, o como lo fueron las pulseras de goma u otros elementos que han servido para mantener las manos ocupadas mientras se está haciendo otro tipo de cosas. La verdad es que no hay ningún estudio serio que pruebe una implicancia significativa en la reducción de la ansiedad”, precisa el profesional.

“En sí, el spinner no es bueno ni malo. Puede servir a la entretención, a desarrollar un proceso de atención, dependiendo del uso que se le dé, pero en el contexto de la sala de clases ha sido repudiado por los colegios, con justa razón, considerando que se está poniendo la atención, como proceso psicológico, en este elemento y se pierde parte de la conciencia que se debiera estar en lo que ocurre en el aula”, comenta el psicólogo.

En este sentido, Vergara aclara que cualquier elemento podría cumplir ese objetivo. “Podría ser mover el lápiz de cierta manera, o mover el pie aceleradamente cuando estamos nerviosos, que eso también calma la ansiedad. El spinner en sí mismo no tiene ningún elemento curativo”, puntualiza.

Sin embargo, tampoco es un juguete que sea particularmente nocivo. “Tanto padres como apoderados y docentes, deben mantener delimitado el espacio de uso. Es como el uso de la música para el estudio. Hay niños que funcionan perfecto estudiando con música, otro niños no. Entonces eso es importante de observar. Si mi hijo está utilizando eso como un elemento distractor y de procastinación del estudio, probablemente sea importante acotar a otra instancia el uso del spinner”, apunta el docente de Psicología de la U. del Pacífico.

Spinner en el colegio

El hecho de que el spinner sea pequeño y silencioso ha ayudado a que se masifique rápidamente al interior de las salas de clases, donde muchas veces se ha transformado en un factor de distracción. Sin embargo, el psicólogo Felipe Vergara plantea que no se trata de demonizar el spinner, sino de entender que cada cosa tiene su tiempo y lugar.

“Aunque sea la moda de hoy, los docentes, profesores e instituciones deben tener instancias que puedan servir para delimitar ese espacio. No castigar su uso, sino más bien delimitar el uso a los recreos, al ámbito fuera de la sala de clases y no en el proceso de enseñanza-aprendizaje, de modo que los niños puedan sumarse a lo que está pasando en el aula”, indica.

En ese sentido, los niños tienen que aprender que no todos los momentos tienen que ser de recreación. Hay momentos que tienen que ser de aprendizaje, que pueden ser entretenidos, pero que no son de recreación y eso es parte de la vida. “No podemos dejar que el ámbito de la sala de clases se convierta en un espacio en donde estoy aburrido y tengo que tener un elemento externo para volver a entretenerme. Es precisamente del aburrimiento que surge la necesidad inventiva del ser humano. Por otro lado, el problema reside en otro ámbito: en las metodologías de aprendizaje que estamos desarrollando, en las formas que abordamos el involucramiento del estudiante en ese proceso”, advierte el especialista.

En lo que compete a los padres, no se trata de prohibir el juguete que está de moda y que todos tienen. “Hay un factor identitario puesto ahí. Es un punto en común para compartir con otros estudiantes, con los cuales en otras circunstancias no compartiría. Genera esto de participar en comunidad en torno a un fenómeno”, menciona.

No obstante, tampoco se trata de darle al niño todo lo que pide. En ese sentido, Vergara afirma que debemos enseñarles a los niños a ganarse lo que necesitan y a tomar decisiones, que finalmente es de lo que se trata el proceso de escolarización. “Si la lógica de consumo está diciendo ‘consuma este producto’, que el niño le tome el valor a, tal vez, haber ganado ese dinero para comprar un spinner y darse cuenta en realidad de en qué está invirtiendo, si realmente le va a servir o no. Ahí además estamos reforzando la toma de decisiones, la capacidad de sopesar el costo y el valor que tiene ganarse las cosas”, concluye el docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

#Educación Las mejores aplicaciones para aprender matemáticas

¿Tus niños necesitan reforzar matemáticas? Conoce algunas aplicaciones móviles ideales para que pueden aprender distintas operaciones y entrenarse en los cálculos de forma entretenida.

educación matemáticasPara nadie es novedad la atracción que ejercen las pantallas en los más pequeños del hogar. Jugar y pasar etapas de juegos online, ya sea en tablets o smartphones, es parte del día a día de los niños. Sin embargo, hoy podemos aprovechar la tecnología y esta nueva forma de entretención para descargar aplicaciones educativas que les permitan aprender jugando.

Por ello, el jefe de carrera de Animación Digital y Diseño de Videojuegos de la Universidad del Pacífico, Gonzalo Lara, recomienda las siguientes apps para que los pequeños estudiantes ejerciten matemáticas de manera divertida y/o refuercen contenidos de años anteriores:

  • Rey de las matemáticas:Divertida aplicación que permite a los alumnos ascender de granjero a rey, desplegando todas sus habilidades matemáticas. La versión gratuita incluye suma, resta y otros cálculos matemáticos, mientras con la versión completa aparecerán operaciones como división, potencias, fracciones y más. Disponible en Android y en iOS.
  • Mathboard: Aplicación de matemáticas para estudiantes de todas las edades y con diferentes niveles. Cuenta con una guía para que los niños solucionen los problemas paso a paso. Se pueden programar exámenes semanalmente para que no olviden las operaciones elementales de manera divertida. Aplicación disponible en iTunesy en Google Play.
  • Maths vs. Zombies: El mundo está invadido por zombis y solo un escuadrón científico puede salvarnos. Ése es el escenario que plantea la aplicación, que deja en manos del alumno la tarea de salvar a la humanidad, poniendo en práctica sus habilidades matemáticas. Intuitiva y atractiva para los niños, está destinada a escolares de entre siete y nueve años. Está disponible para AndroidiOS.

 

Consejos para aprender y practicar el inglés en familia

Por Fundación Educacional Oportunidad

ingles niñosEnseñar, acercar y reforzar el inglés de los grandes y pequeños de la casa puede ser una actividad entretenida para todos. Si padres e hijos se ponen como meta aprender juntos esta lengua extranjera, no es necesario que unos enseñen a otros, sino que pueden ir aprendiendo juntos con la guía de los padres y puede convertirse en una actividad familiar. ¿Cuál es la clave para lograrlo? Está en jugar juntos y acercarse al idioma a partir de actividades cotidianas.

Desde hace 11 años, Fundación Educacional Oportunidad se ocupa de promover la enseñanza del idioma inglés en la educación pública desde la edad temprana, a través de su proyecto WE LEARN, implementado actualmente en las comunas de Paihuano y Vicuña –en la IV Región de Coquimbo-, y en Coinco –VI Región de O’Higgins-.

Basados en nuestra experiencia enseñando inglés a niños de prekínder a 8° básico desde sus propias realidades e intereses, entregamos los siguientes consejos que pueden ayudarte a mejorar el inglés de tu hijo y el tuyo propio en la casa, ya que si los niños asocian el aprender inglés como una actividad que genera lazos con sus adultos significativos, lo relacionarán a algo grato que será un complemento a aquello que puedan aprender en la escuela.

A continuación nuestros consejos:

  • Pronunciar nombres de personas famosas, grupos musicales, juegos, programas de TV y películas son un buen punto de partida para reconocer que hay muchas palabras ya conocidas por todos. Por ejemplo: Justin Bieber, Peppa Pig, Star Wars, Spiderman, Superman, Batman, etc.
  • Etiquetar lugares u objetos del hogar con el nombre en inglés o en ambos idiomas, por ejemplo door, window, bedroom, kitchen, table, chair, shower, bath, etc.
  • Jugar juntos juegos de mesa del tipo lotería, memorice, bingo o UNO, y que tengan escrito los nombres de las imágenes en inglés, reforzando así el vocabulario.
  • Reconocer y escribir lista de anglicismos puede ayudar al vocabulario. Por ejemplo: clip, show, chat, club, mouse, sandwich, pizza, restaurant, sweater, jumper, cocktail, flash, mall, hobby, closet, software, blues. Lo mismo con marcas tales como: Nike, Apple, Microsoft, Dunkin’ Donuts.

Buscar palabras en inglés en revistas y diarios y recortarlas para luego armar un collage y/o buscar significados/traducción en español.

  • Buscar sitios web bilingües o aplicaciones para celulares o tablets, que tengan juegos, cuentos y canciones, donde los niños se entretengan y aprendan al mismo tiempo. Aquí hay que tener cuidado con los tiempos y vigilar que la exposición a la tecnología no sea demasiado prolongada. Algunas sugerencias: http://learnenglishkids.britishcouncil.org/es/parents, http://learnwithchavo.com
  • También se recomienda ver con ellos series y películas infantiles en inglés. De esta manera, los niños van acostumbrando el oído desde pequeños a un segundo idioma y los adultos pueden aprender inglés desde lo más básico asociando imágenes conocidas con las palabras inglesas que oyen. Lo mismo ocurre con la música, hacerlos escuchar canciones en inglés y tratar de reconocer algunas palabras. UN EXTRA: si a usted o a su hijo le gusta cantar, el popularizado karaoke es una excelente oportunidad de practicar la pronunciación imitando a su artista favorito.
  • Seleccionar letras de canciones y personajes de series o películas conocidas y jugar a personificarlas. Por ejemplo: “ABC” de los Jackson 5, “Don´t worry, be happy” de Bobby McFerrin, Pets/Mascotas, Cars/Autos, Beauty and the Beast/La Bella y la Bestia, The Little Mermaid/ La Sirenita.

Por último, pero no por ello menos importante, hay que procurar que todas estas actividades sean realizadas como juego, por ello hay que tener cuidado con la forma de corregir al niño, ya que le puede causar rechazo o timidez. No tenga miedo a equivocarse y ser corregido por su hijo o hija, y refuerce el hecho de que están aprendiendo juntos.

¡Que lo disfruten! Have fun!