#Maternidad Esos difíciles días cuando conciliar no es fácil

Yo en esos días buenos… porque en los malos ni una foto me saco, jajaja

Nadie nunca dijo que ser mamá es fácil. Pero ser mamá, trabajar e intentar mantener el equilibrio en la cuerda floja tampoco es fácil, y si bien hay días en que todo sale bien, hay algunos que hace repensar todo lo que estás haciendo.

Hace un par de días tuve una de esas crisis en que me hubiese gustado dejar todo tirado, mandar todo al carajo, pega, casa, Transantiago, amigos… todo, literalmente. No es fácil, porque muchísimas veces no descanso, no tengo un tiempo para ver una serie sola, más de alguna vez me cuesta sentarme a almorzar tranquila en la pega (porque como varios, me siento a almorzar frente al computador). Otras tantas cuando llego a casa tengo que preparar once y las niñas están tan cansadas de ir y venir que aguantan un rato en la mesa y luego se quieren dormir.

Y mi tazón de té y mi pan me miran a lo lejos. Y mi estómago me avisa que llevo 3 horas sin comer. Y recuerdo que en el trabajo dejé pega pendiente, que tengo que resolver un tremendo atado, o simplemente que no tengo ropa limpia y planchada para el día siguiente.

Hay días en que me siento como en una batalla: una batalla para levantar y vestir a la Sofía, batalla para poder comer una fruta en ayunas (y que mi cuerpo funcione mejor de lo que normalmente hace), una batalla para que Olivia se vista tranquila, una batalla para salir a la hora de la casa, una batalla para poder coordinar mi trabajo y la hora con el psicólogo o con algún trámite que justo tengo que hacer, una batalla con mis piernas para que se muevan un poco más rápido. Una batalla con mi mente, que está cuestionando todo lo que hago, a pesar de que trato de dejarla apagada.

Y bueno… a todas nos ha pasado

Así pasan estos días, me cuestiono, me doy vueltas una y otra vez en solucionar y en bajar la carga, pero mi mente me obliga a rendir, a pesar de que mi cuerpo no da más.

Estos son los días en que me pregunto por qué estudié lo que estudié, por qué trabajo en lo que trabajo, por qué decidí ser madre, por qué decidí estar en pareja con Feña. Y así me la paso todo el día.

Hasta que logro parar. Me miro al espejo y recuerdo: “está fue la vida que decidí vivir, disfrútala”.

Y como diría el meme… “LUEGO SE ME PASA”.

Y continúo con mi mantra: “Amo ser mamá, amo trabajar, amo estar enamorada de Feña, amo a mi familia, amo las cosas buenas y también las malas, porque esas son las que me hacen aprender”

 

Publicado por

María de los Ángeles

Soy mujer, madre de dos retoñas de 4 años y 2 meses. Soy Community Manager por deformación profesional pero mis estudios están por el lado de la Ciencia Política... Meta en la vida: ser feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s